Asia & Oriente Medio

La drogadicción y el desenfreno marcan a los jóvenes de la Familia Real de Sharjah

Como muchos jóvenes árabes, los príncipes Mohammed y Khalid disfrutaron de las libertades y placeres que ofrece Occidente, pero terminaron trágicamente. El luto del anciano emir.

Darío Silva D’Andrea

Con la cabeza inclinada y los ojos cerrados, el anciano Emir de Sharjah se paró sobre el féretro fúnebre de su hijo mientras las oraciones de 20.000 dolientes llenaban la mezquita. A su lado había gobernantes de los otros estados ricos en petróleo que comprenden los Emiratos Árabes Unidos, mientras recibían mensajes de condolencia del rey de Arabia Saudita, del sultán de Omán, del emir de Kuwait, y de los reyes de Bahrein y Jordania. Cada uno de ellos envió sus deseos de que Alá pudiera conceder misericordia sobre el alma del difunto, el príncipe Khalid bin Sultan Al Qasimi.

El martes de la semana pasada, el jeque Sultan bin Muhammad Al-Qasimi, soberano de Sharjah, debería haber estado celebrando su 80 cumpleaños, pero en su lugar tuvo que anunciar que su hijo de 39 años había sido encontrado muerto en un departamento en Londres con vistas al selecto Hyde Park. De acuerdo con la tradición musulmana, el cuerpo del joven fue rápidamente devuelto al Emirato, lo que permitió que el entierro tuviera lugar al día siguiente. Pero, trágicamente, eso está lejos del final de la historia.

Príncipe de la moda

La repentina muerte del jeque Khalid puso de relieve las tragedias que han acosado a una dinastía aparentemente nacida con todas las ventajas en la vida. Habiéndose formado inicialmente como arquitecto, Khalid fue en contra de los deseos de su familia al decidir cambiar de carrera y entrar en el mundo de la alta moda. Su firma de moda “Qasimi” exhibió sus creaciones en las mejores pasarelas europeas y sus creaciones ganaron la admiración de numerosas celebridades. Más recientemente se centró en la ropa masculina, y su última colección se inspiró en la “tensión política en curso en el Medio Oriente”.

Pero aunque la dinastía Qasimi finalmente llegó aceptó la carrera profesional que el fallecido jeque había optado seguir, su vida privada ahora es objeto de una investigación por parte de la policía británica, que encontró su cuerpo sin vida el pasado 2 de julio. Los primeros resultados de las investigaciones arrojan que el príncipe murió después de una “orgía de drogas” con sustancias de Clase A.

Desde la prensa europea contó que el jeque tenía fama organizar muchas fiestas, rodearse de mujeres hermosas y prostitutas VIP, y de tener una inclinación por las drogas ilegales que aumentaban su rendimiento sexual. En diferentes entrevistas, Khalid dio la sensación de no saber realmente a dónde pertenecía. “Siempre me consideré un forastero dondequiera que esté”, dijo una vez a una revista de moda. “Soy demasiado occidental para encajar en el Medio Oriente, y demasiado Medio Oriente para encajar en el Oeste”.

25 años antes, la víctima fue su hermano

Oficialmente, la muerte de este príncipe musulmán fue catalogada como “inexplicable”. Se realizó una autopsia antes de que el cuerpo fuera repatriado a los Emiratos Árabes Unidos y se realizó una amplia gama de pruebas de toxicología, cuyos resultados podrían tardar dos meses en conocerse. Para el padre del jeque, el emir Sultan, el proceso a través del cual las autoridades británicas intentarán desentrañar las circunstancias de su muerte sin duda le parecerá terriblemente familiar.

Hace veinte años, su otro hijo varón también murió repentinamente en Gran Bretaña. Una sobredosis de heroína mató al príncipe Khalid a los 24 años de edad en la mansión que la familia al-Qasimi posee en una extensa finca rural en Sussex. En el momento, se pensó que el príncipe era un joven sin rumbo. Los vecinos recordaron sus intentos desesperados de escapar de su existencia privilegiada al dirigirse al pub local para beber cerveza (cosa prohibida en los Emiratos Árabes) o alejarse de sus agentes de seguridad para visitar a una chica vecina.

Al igual que con muchas otras familias adineradas del Medio Oriente, Gran Bretaña ofrecía múltiples atractivos para la familia Al-Qasimi. Cuando el jeque Sultan ascendió al trono de Sharjah, el tercero más grande de los siete estados que conforman los Emiratos Árabes Unidos, con 32 años de edad en 1972, ya se había beneficiado de una educación a la inglesa. Obtuvo un doctorado en Historia en la Universidad de Exeter y un doctorado en Geografía Política de Durham. Fue en Inglaterra donde compró distintas residencias, dignas de un jeque árabe, por millones de dólares.

Si bien los asuntos de Estado significaban que el emir Sultan pasaría la mayor parte de su tiempo en los EAU, su familia visitaba el Reino Unido regularmente. Tenía una hija y un hijo, el jeque Mohammed, con su primera esposa y tres hijas y un hijo, el jeque Khalid, con la segunda consorte. Los nombres de las esposas nunca fueron revelados. Los dos varones fueron educados en selectos internados británicos, aunque les resultó difícil encajar. Los que conocieron a Mohammed lo describen a un chico solitario, atrapado por el privilegio pero sin una ambición guía en la vida.

Keith Jones-Hughes, ex instructor de armas de la Armada Real, fue jefe de seguridad en la propiedad entre 1989 y 1991: “Solíamos llamarlo Mo, o Mo-Jo”, dijo. “Era un muchacho extremadamente agradable, pero estaba asombrado de su padre por el que sentía un gran respeto. Tuvo una mala racha y fue a cortejar con una chica local. Solíamos escapar y lo llevaba por un par de horas. Todo era bastante inocente, una vez entré y lo encontré mirando fotos con la familia”.

“Era un muchacho triste. Solía ​​comer con nosotros la mayor parte del tiempo, ocasionalmente en la cocina”, contó Jones-Hughes. “La mayoría de las veces solo se metía en problemas y le encantaba conducir en quads. Solía ​​decirle que debería hacer más para relacionarse con su padre, que era un hombre amable. Todo lo que él quería hacer era jugar, pero en su mundo se supone que debes tener algún tipo de objetivo de vida”.

“Tenía una hermana mayor, pero pasó la mayor parte del tiempo en Wych Cross con nosotros, los hombres de seguridad. Era una anomalía que no iba a ninguna parte y no tenía grandes planes. Recuerdo que cuando se fueron a Brighton como familia, Mo no viajó en el mismo autobús que ellos. La madre de Mo dirige una tienda en Sharjah y él solía decir cómo se había escabullido para ir a verla”.

Otro empleado de la casa real recordó que al jeque Mohammed le gustaba ir a tomar cervezas en el Hotel Roebuck, cerca de las puertas principales de la casa. “Le gustaba beber en los pubs locales, a pesar de su fe musulmana y sabíamos que su padre estaría furioso si se enterara, después de todo, el jeque Sultan era el hombre que prohibió el alcohol en Sharjah”.

A pesar de los grandes esfuerzos de su padre por encontrarle una carrera, a medida que crecía, el joven Mohammed comenzó a vivir un estilo de vida “playboy”. En una ocasión fue trasladado al hospital en Londres después de estrellar su automóvil deportivo Mercedes mientras competía con un primo en el desierto. Los esfuerzos paternos por lograr que termine su educación en EE.UU. también fracasaron. No solo fue expulsado por conseguir que otra persona le hiciera los exámenes, sino que, posteriormente, una investigación que escucharía, fue allí donde comenzó a tomar drogas.

“Nadie, por privilegiado que sea, es inmune al flagelo de las drogas”

Cuando la familia se enteró, el emir hizo todo lo posible para ayudarlo a dejar las drogas. En 1995, Mohammed fue internado en una clínica para adictos en Gran Bretaña durante tres meses, después de lo cual se inscribió en la academia de policía del estado petrolero del Golfo. Cuando regresó a sus funciones oficiales, fue acompañado por agentes de la policía de Sharjah para asegurarse de que no volviera a drogarse.

Pero en 1999, el jeque Mohammed acompañó a su familia en un viaje a Gran Bretaña, llegando al aeropuerto de Gatwick en un jet privado antes de ser conducido en un Rolls-Royce a la finca rural. Había estado ausente durante 18 meses. A su llegada, se dirigió inmediatamente a su suite de habitaciones y cerró la puerta con llave. Cuando no apareció a la mañana siguiente, un miembro del personal irrumpió por la ventana del baño.

El joven fue encontrado desnudo de cintura para arriba, desplomado en el suelo con una corbata usada como un torniquete atado fuertemente alrededor de su brazo. Una cuchara de postre y varias jeringas completaban la escena. Mohammed había tomado una dosis fatal de heroína, probablemente oculta en su habitación desde que era un adicto, después de no darse cuenta de que sus niveles de tolerancia ya no eran suficientes para resistirlo. “Nadie, por privilegiado y bien educado que sea, es inmune al flagelo de la adicción a las drogas”, dijo el forense.

No se sabe cómo afectó al príncipe Khalid la muerte de su hermanastro, pero su propia juventud no estuvo libre de problemas. Según el sitio web de su compañía, se le otorgó una beca de arte al llegar a Tonbridge antes de aprender francés y español en el University College London. Completó una licenciatura en Arquitectura antes de mudarse a Central St Martins para estudiar diseño de ropa de mujer.

“A los 14 años solía huir de la escuela los fines de semana y ayudé a un fotógrafo de moda con el que un amigo me había puesto en contacto; ese fue mi primer contacto con el mundo de la moda”, recordó el príncipe. Varios años después, en 2008, lanzó “Qasimi”. Una empleada dijo: “Khalid era muy popular dada la cantidad de dinero que tenía y el tipo de personas que conocía. No había escasez de mujeres atrás de él. Pero siempre trató a su personal femenino con respeto.

“Era un trabajador increíblemente trabajador y muy motivado, pero tenía muchas ganas de hacerlo”, agregó la empleada. Otra persona de la compañía dijo: “Khalid podría volverse muy impredecible y siempre supimos mantenernos alejados de él después de alguna de sus famosas fiestas”. Todavía no se sabe oficialmente qué pasó en las horas previas a la muerte del jeque Khalid, pero se cree que ofreció una turbulenta fiesta en su apartamento en Knightsbridge, valuado en US$ 113 millones. “Como muchos jóvenes árabes, el jeque Khalid disfrutó de las libertades que tenía en Londres”, dijo un allegado. “Pero ha terminado muy trágicamente”. Su padre, el anciano Emir de Sharjah, sumido en un profundo pesar, lo sabe muy bien.

[Prohibido estrictamente copiar completa o parcialmente los contenidos de SECRETOSCORTESANOS.COM sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original. Puede encontrarnos en Twitter, Facebook o Instagram]

Anuncios