Gran Bretaña

Así fue cómo Lord Snowdon convirtió la coronación del Príncipe de Gales en un éxito mediático

Hace 50 años, el fotógrafo y esposo de la princesa Margarita organizó la ceremonia en el castillo de Caernarfon.

La investidura de Carlos de Inglaterra como Príncipe de Gales, el 1 de julio de 1969, hace 50 años, fue concebida no solo para dar continuidad a la tradición monárquica que data del siglo XIV, sino también para promover la imagen de la monarquía en momentos de intensas críticas públicas y periodísticas sobre los costos que significaban mantener a la familia real. Aunque se trataba de un rito moderno inventado, con el único precedente de la entronización del príncipe Eduardo en 1911, la casa real y el gobierno hicieron uso de una brillante coreografía, con todos los adornos del romance medieval.

El hecho de que la investidura haya sido considerada como un éxito mediático se debió al arte y la energía del fotógrafo de origen galés Anthony Armstrong-Jones, conde de Snowdon (1) y esposo de la princesa Margarita, que ofició como organizador y maestro de ceremonias de esa ceremonia que, en palabras de la reina, fue “espectacular e impresionante”. Originalmente escéptica ante la idea de darle ese trabajo a su cuñado y no al Duque de Norfolk (cortesano encargado de organizar las grandes pompas reales), le escribió una carta de agradecimiento diciéndole que estaba encantada de que se hubiera demostrado que estaba equivocada.

Mientras el príncipe de Gales se daba a a tarea de conocer todas las ciudades y pueblos de gales, y de aprender el idioma galés, Lord Snowdon se concentró en organizar su coronación. “El duque de Norfolk me dijo: “Bueno, Tony, tú sabes de este tipo de cosas. Simplemente continúa haciéndolo”, recordó Snowdon, quien murió en 2017. Basado en sus habilidades profesionales como fotógrafo y diseñador, creó un concurso de principiantes para las seis horas de transmisión televisiva.

La gran tarima que construyó en en el centro del patio del castillo se basaba en algo que había diseñado previamente para el aviario del Zoológico de Londres. También fue Snowdon el que creó el trío de simples tronos que parecían ser de piedra, dos de ellos sin respaldo para permitir una visión general, y el pabellón de plexiglás cuadrado sobre ellos que simbolizaba un dosel. Estaba decorado teatralmente con tres plumas, el símbolo del Príncipe de Gales, hechas de poliestireno expandido para ahorrar dinero.

El presupuesto de Snowdon fue de £ 55.000, bastante poco para una ceremonia de ese tipo. “Si Enrique V hubiera tenido plexiglás, habría hecho lo mismo”, dijo. Las alfombras rojas se extendieron a lo largo del interior de césped del castillo (tuvo que advertir a la reina que sus tacones se hundirían) y las decoraciones heráldicas se mantuvieron al mínimo. Snowdon quiso, según contó, que la fortaleza de Caernarfon, del siglo XIII, representara una “desolación majestuosa”.

Reconocido inventor e ingeniero capaz, Lord Snowdon también fue inmensamente práctico. Exigió que las 4.000 sillas de invitados, tapizadas en tweed galés, fueran teñidas con un color que no corriera en caso de lluvia, fenómeno típicamente inglés. Cuando los trompetistas que anunciarían con fanfarrias a la multitud en el exterior le dijeron que necesitaban un director, Snowdon lo colocó en el techo de la oficina de correos local ubicada frente al castillo, donde podían verlo los músicos, pero no la audiencia. Para los huéspedes atrapados detrás de pilares con una vista restringida, construyó una serie de espejos convexos para reflejar la ceremonia.

Galería de fotos

(1) El título de Conde de Snowdon le fue otorgado por la reina Isabel II cuando se casó con la princesa Margarita en 1960 y como un guiño a sus propios origenes galeses. Tiene asociaciones reales de siglos de antigüedad, llevadas por los príncipes galeses y la Casa de Gwynedd antes de 1282.

Anuncios