Africa

Revelan los secretos de la reina egipcia que tuvo un romance prohibido

Coronada hace 1.500 años como “rey”, Hatshepsut decidió adoptar los atributos masculinos para que su autoridad no se viese cuestionada.

En el Antiguo Egipto solo los hombres podían heredar el trono. Así que cuando Tutmosis II, esposo y medio hermano de la astuta Hatshepsut, falleció, esta intentó a toda costa que su hijo, un inexperto Tutmosis III, no accediese al trono y accediese ella. Se iniciaba así el largo reinado de una faraona que acabó enamorada de un arquitecto. Como el trono en el Antiguo Egipto estaba reservado a los hombres, Hatshepsut decidió adoptar los atributos masculinos para que su autoridad no se viese cuestionada. Se dio cuenta también de que para lograrlo tenía que reinar mejor que cualquier otro rey.

En un documental recién estrenado por la cadena de televisión británica Channel 5, ‘The Nile: Egypt’s great river with Bettany Hughes‘, la presentadora desvela los secretos del templo funerario de Hatshepsut y, a juzgar por los relieves de sus muros, del amor prohibido de la faraona Hatshepsut por Senenmut. Además de arquitecto, durante los más de 20 años de reinado de la faraona, el hombre trabajó como canciller real. Sin linaje real y de origen modesto, el amor de ambos estaba sentenciado desde el principio, como revelan los grabados de los muros del colosal templo funerario, situado en la ribera occidental del río Nilo y frente a la actual ciudad de Luxor.

Gracias al documental de Channel 5 se revela que estos grabados guardan abundantes referencias a Hatshepsut y a su romance con Senenmut. El documental asegura que Senenmut parece estar presente por todas partes, pero no a la vista de todo el mundo. “Escondiendo estos grabados de puertas para adentro, quizás Hatshepsut estaba intentando mantener su relación con Senenmut en secreto”, explica el documental. Senenmut supervisó la construcción de la que sería la tumba de ella y de su amado y se involucró en la educación de la hija de Hatshepsut. Durante mucho tiempo, los egiptólogos barajaron la posibilidad de que la faraona hubiese dado un trato especial al arquitecto.

Senenmut, hijo de Ramose, quien ocupó un alto cargo en la corte de  Tutmosis II, acaparó numerosos títulos bajo la protección de la reina: gran arquitecto real, jefe de los aposentos reales, superintendente de palacio, mayordomo de la esposa del Dios, responsable de los sellos reales… Su reconocimiento queda reflejado en una inscripción del templo de Karnak en la que bajo su imagen se lee: «El más grande entre los grandes, en el país entero, uno que escucha lo que debe ser escuchado, el único entre los únicos, el mayordomo de Amón. Soy el que entra en el palacio real siendo amado, y cuando sale de él es alabado, regocijando el corazón del rey diariamente, el amigo, el gobernador del palacio, Senenmut». 

Ni siquiera existía una palabra para ‘reina’ en el Antiguo Egipto. Así que no es de extrañar que se preocupase porque nadie cuestionase su legitimidad. En los grabados y en las estatuas a Hatshepsut se la representa con una frondosa barba egipcia. “Te da la sensación de que quería superar a cualquier hombre”, se explica en el documental. El diseño del templo de Hatshepsut es progresivo: no hay otro templo con semejante arquitectura. ¿Cómo logró acceder al trono sin problemas tras el fallecimiento de su marido Tutmosis II? Aseguró estar casada con el rey de los dioses y que, por tanto, tenía tanto derecho de sentarse en el trono como cualquier otro faraón. Y funcionó: fue coronada “rey” en 1473 a.C.

[Prohibido estrictamente copiar completa o parcialmente los contenidos de SECRETOSCORTESANOS.COM sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original. Puede encontrarnos en Twitter, Facebook o Instagram]