Entronización del Emperador Naruhito

El imponente Trono de los emperadores de Japón será exhibido al público

Al igual que su padre y su abuelo, el emperador Naruhito proclamará su entronización desde el “Takamikura” el próximo 22 de octubre.

D.S.

Como parte de los preparativos de la próxima entronización del emperador Naruhito de Japón, el gobierno pondrá el trono imperial en exhibición pública en las ciudades de Tokio y Kioto después de la ceremonia del 22 de octubre. Los turistas extranjeros y locales podrán verlo de forma gratuita primero en el Museo Nacional de Tokio (del 22 al 25 de diciembre y del 2 al 19 de enero de 2020), y posteriormente en el Palacio Imperial de Kioto, que es el sitio donde se conserva, ya que se envían a Tokio una vez en la vida de cada emperador (del 1 al 22 de marzo). Junto al imponente trono del emperador se exhibirá el trono de la emperatriz y los trajes ceremoniales que Naruhito y su esposa, Masako, utilizarán en el ritual “Sokuirei Seiden no Gi”

El trono del emperador se llama “Takamikura”, tiene un peso de 8 toneladas y 6,5 metros de altura. La tradición indica que su diseño representa el descenso mitológico a la Tierra de Ninigi-no-Mikoto, el nieto de la diosa del sol Amaterasu, quien fue enviado por los dioses míticos para gobernar el archipiélago japonés. El emperador Naruhito, que vestirá para la ocasión una túnica naranja oscuro llamada “Korozen no goho“, cuyo diseño se remonta al siglo IX y solo es usado por los emperadores durante ceremonias importantes, ascenderá a ese trono a la 1 de la tarde del 22 de octubre para leer su discurso de proclamación. De esta forma se convertirá ceremonialmente en el 126º emperador de una línea dinástica que remonta sus orígenes al años 660 a.C.

Los emperadores de Japón solo se sientan en el Takamikura solo una vez en su vida, cuando anuncian oficialmente que han heredado la corona imperial. Se cree que el Takamikura comenzó a utilizarse por los emperadores del siglo VIII pero ya no se conserva el original. La estructura actual se ha utilizado desde la ceremonia de entronización del emperador Yoshihito (1879-1926) en 1915, y se conserva en la Sala Shishinden de la antigua residencia imperial de Kioto. Fue enviado a Tokio por primera vez en 1928, para la coronación de Hirohito (1901-1989) y en 1990, con motivo de la entronización de Akihito, fue transportado desde Kioto por un helicóptero de la Fuerza de Defensa en una operación secreta tras una amenaza de bomba de un grupo radical.

El uso del trono de Takamikura provocó una controversia religiosa en ese momento, ya que se consideraba como un símbolo del emperador que había sido considerado divino bajo el sintoísmo, la religión tradicional del país, en la que el emperador es venerado como un descendiente de la diosa del Sol. Los críticos dijeron que el uso del trono para una ocasión estatal violaría la Constitución de la posguerra, que prohíbe al Estado involucrarse en actividades religiosas. Sin embargo, un alto funcionario de la Agencia de la Casa Imperial aseguró ahora que “las condiciones sociales cambiaron”, lo que hizo posible transportar el trono por tierra esta vez.

En la próxima ceremonia el Takamikura se ubicará en la espléndida sala estatal Matsu-no-Ma (“Sala de Pino”), donde se llevará a cabo la ceremonia de entronización de Naruhito. Dentro de la estructura, desde la cual el emperador leerá su anuncio de entronización, se colocan tradicionalmente los Sellos Imperiales, la Espada Imperial y el Espejo Imperial, emblemas del poder temporal de cada emperador. A su lado se ubicará el trono llamado “Michodai” que actualmente se guarda en el palacio de Kyoto y que es utilizado por las emperatrices consortes. En tal ocasión, la vestimenta de la emperatriz Michiko consistirá en el tradicional “jūnihitoe”, compuesto por 12 trajes superpuestos con un peso de diez kilos y lucirá un peinado llamado “nihongami” que sigue la tradición de la Era Heian (794-1185), cuando las mujeres de la nobleza nipona empezaron a dejarse crecer el pelo como símbolo de belleza.

Anuncios