Familia Real Britanica

El príncipe Guillermo ‘no tendría ningún problema’ si uno de sus hijos fuera homosexual

El duque de Cambridge hizo estos comentarios durante una visita al Albert Kennedy Trust, una asociación LGTB británica.

S.C.

El príncipe Guillermo, nieto de Isabel II de Inglaterra, afirmó el miércoles que “no tendría ningún problema” si uno de sus hijos fuese homosexual pero que sí le preocuparía la presión que pudiese sufrir por ello. Hizo estos comentarios durante una visita al Albert Kennedy Trust, una asociación LGTB británica que ayuda a jóvenes excluidos debido a su orientación sexual. El duque de Cambridge, de 37 años, es el segundo en la línea sucesoria al trono y junto a su esposa Catalina tienen tres hijos: el príncipe Jorge de cinco años, la princesa Carlota de cuatro y el príncipe Luis que cumplió un año en abril.

Durante el encuentro, un joven gay le preguntó cómo reaccionaría si uno de sus hijos fuese homosexual, a lo que respondió que “no tendría ningún problema” con ello. “Yo apoyo cualquier decisión que tomen, pero desde el punto de vista de los padres me preocupa cuántas barreras, palabras de odio, persecución y discriminación pueden llegar a afectarlos. Eso es lo que me preocupa un poco”, afirmó, asegurando que él y Catalina lo han “hablado mucho para asegurarse de que están preparados”. “Apoyo plenamente cualquier decisión que ellos tomen, pero me preocupa desde el punto de mi vista de padre, las barreras, palabras de odio, persecución, todo eso, y la discriminación que pueda sufrir”, agregó.

Guillermo también habló de quedarse “horrorizado” por el reciente ataque homofóbico en un autobús de Londres, lo que subraya lo chocante es que “cosas por el estilo sigue sucediendo”.  Al enterarse del prejuicio experimentado por los jóvenes ayudados por la fundación, dijo: “Estoy tan triste por ustedes, que persecución así sigue ahí”. Las cosas han progresado, pero no tanto como necesitan”. Diciendo que estaba preocupado de que no todo el mundo considera ser LGBT “normal y genial”, el duque agregó: “Solo comencé a pensar en ello desde que tuve hijos. Es algo por lo que estoy nervioso, no porque me preocupe que sean homosexuales o algo así. Es más sobre el hecho de que estoy preocupado por la presión, como todos ustedes saben, van a enfrentar y cuánto más difícil podría ser su vida”. 

Conociendo a los jóvenes que se han enfrentado a la falta de vivienda y problemas mentales como resultado de venir a sus familias, el duque de Cambridge enfatizó lo importante que es para los padres apoyar a sus hijos independientemente de su sexualidad. Las palabras del nieto de la reina Isabel II son las más sinceras provenientes de todos los miembros de la Familia Real en público sobre el tema hasta la fecha. Cuando sea rey de Gran Bretaña, el duque de Cambridge será el jefe de la Iglesia de Inglaterra y es probable que se convierta en el jefe de una Mancomunidad en la que, hasta la fecha, 37 países tienen leyes que criminalizan la homosexualidad. Uno de los jóvenes con los que se reunió el príncipe dijo después: “Escucharlo decir ‘Yo apoyaría a mis propios hijos si estuvieran en la comunidad LGBT’ fue genial. Saber que alguien tan importante te respalda es algo grandioso”.