Familia Real Britanica

La renovación de la casa de Enrique y Meghan costó 3 millones de dólares

El público británico aportó £ 2.4 millones para renovar Frogmore Cottage en las cercanías del Castillo de Windsor.

D.S.

La renovación de la nueva residencia del príncipe Enrique de Inglaterra, su esposa Meghan y su hijo Archie costó 2,4 millones de libras (3,05 millones de dólares o 2,7 millones de euros), según las cuentas anuales de la familia real, publicadas este martes. “Las infraestructuras obsoletas fueron sustituidas para garantizar el futuro a largo plazo de la propiedad“, que data del siglo XIX, justificó en rueda de prensa el encargado de la gestión de las cuentas reales, Michael Stevens.

Las labores de renovación, que se prolongaron seis meses, permitieron entre otras cosas reunir en una sola residencia las cinco unidades que constituían el Frogmore Cottage, una casa en el dominio del Castillo de Windsor, unos 40 km al oeste de Londres. Si bien la pareja pagó los accesorios, el fondo público cubrió el costo de reemplazar los sistemas principales de calefacción, electricidad, gas y agua, además de reemplazar las vigas del techo y las vigas del piso. También pudieron instalar un “cierto estándar” de cocina, baño, pisos y muebles empotrados.

Stevens, que tiene el título de Guardián del Monedero Privado, dijo de Frogmore Cottage: “La propiedad no había sido objeto de obras durante algunos años y ya había sido destinada a la renovación en línea con nuestra responsabilidad de mantener” los palacios reales. La renovación demoró alrededor de seis meses y se completó poco antes de que el hijo de los duques de Sussex naciera el 6 de mayo, pero algunas obras, como pintar el exterior, se incluirán en el próximo año fiscal. La casa es parte de las Crown Estate (Propiedades de la Corona), y fue un regalo de la reina que ha sido “informada del progreso del proyecto”, se informó.

Frogmore será la “residencia oficial y única” de la familia Sussex, utilizada como su hogar privado, mientras que su personal trabaja en el Palacio de Buckingham. Una remodelación similar para el Apartamento 1A del Palacio de Kensington (Londres) entre 2013 y 2014 para los duques de Cambridge terminó costando alrededor de £ 4.5 millones a lo largo de dos años financieros. La residencia oficial de Cambridge, anteriormente el hogar de la princesa Margarita, requería reparaciones importantes en el techo y la eliminación del asbesto. Los duques pagaron entonces por una segunda cocina familiar para complementar la “cocina de trabajo” utilizada para eventos oficiales.

La reestructuración de Frogmore Cottage contribuyó a un gasto total de £ 67 millones (85 millones de dólares) de los 82 millones (104 millones de dólares) recibidos del Tesoro británico para el mantenimiento de los palacios reales y los deberes oficiales de la reina. Según Michael Stevens, los 15 millones de libras no gastados se guardarán para futuras obras en el Palacio de Buckingham, cuya renovación comenzó en 2018 y se prevé que dure seis años. Los beneficios generados por el patrimonio de la Corona se ceden al Tesoro británico, en virtud de un acuerdo de 1760. En 2018-2019 representaron 345,5 millones de libras (439 millones de dólares).

En contrapartida, el Tesoro concede una subvención que debe cubrir los gastos anuales de la reina, llamada “Sovereign Grant” y que representan el 15% de los beneficios. Desde 2018, la familia real recibe un 10% complementario para cubrir las obras de renovación del Palacio de Buckingham. Del total de gastos, 23 millones de libras sirvieron para pagar al personal, y 2,3 millones se dedicaron a recibir a casi 160.000 invitados, con 1,7 millones dedicados a alimentos y bebidas.

La historia de Frogmore Cottage

Construida en 1680 por el arquitecto de Carlos II y renovada en 1792, la casa debe su nombre a la enorme cantidad de ranas (frogs) que habitan la zona, a orillas del Támesis. Fue utilizada como retiro por la reina Carlota y sus hijas, cuando los ataques de demencia de Jorge III hacían imposible la vida junto a él, y después por la madre de la reina Victoria, la duquesa viuda de Kent, cuando fue desterrada de la Corte. Frogmore Cottage (no confundir con Frogmore House, en la misma propiedad real) también sirvió de hogar para el querido “munshi” indio de Victoria, Abdul Karim, para la gran duquesa Xenia de Rusia (instalada allí tras la Revolución rusa por gracia de su primo, Jorge V) y para la reina María durante la Segunda Guerra Mundial. La última habitante de la casa fue la gran duquesa Xenia Alejandrovna de Rusia, hija de Alejandro III y hermana del último zar, Nicolás II.

Xenia y su hermana Olga y su hermana huyeron a Crimea en abril de 1917, durante la Revolución que diezmó a la familia imperial. Dos años más tarde, Xenia se dirigió a Inglaterra a bordo del “HMS Malborough”, enviado por su primo, el rey Jorge V, para rescatar a los Romanov. En Inglaterra, las hermanas vivieron en circunstancias muy modestas antes de que, en 1925, el rey ofreciera a Xenia vivir en la pequeña casa de Frogmore, a unos 30 kms. de Londres. A pesar de las enormes diferencias que existían entre los palacios imperiales rusos donde fue criada y esta cabaña en el campo, Xenia se sintió segura y vivió algunos años en paz, cerca de su familia británica. En 1936, tras la muerte del rey, se le comunicó que Frogmore Cottage sería destinada como residencia de la familia real inmediata, de modo que tuvo que mudarse a otra vivienda “de gracia y favor”, esta vez en una masión que era conocida por el apropiado nombre de Wilderness House (Casa de la soledad). Allí vivió Xenia durante casi veinticinco años hasta su muerte en 1960.

Anuncios