Familia Real Britanica

La duquesa de York sorprendida al descubrir el triste destino de la madre del Príncipe Alberto

Sarah Ferguson produce un nuevo documental sobre la antepasada de Isabel II fue desterrada de por vida cuando su hijo tenía cinco años.

S.C.

Sarah Ferguson está profundizando en la historia de su familia real para un nuevo documental, y se manifestó sorprendida por un descubrimiento trágico sobre la madre del príncipe Alberto, el esposo de la reina Victoria. La duquesa de York, quien demostró su destreza detrás de la cámara cuando coprodujo la película de 2009 The Young Victoria, se encuentra en Alemania investigando la vida de la princesa Luisa de Sajonia-Gotha-Altenburg (1800-1831) quien tenía solo 16 años cuando se casó con el duque Ernesto de Sajonia-Coburgo-Saafeld. “Este un viaje hacia el misterio de lo que era una madre extraordinaria detrás de un hombre como el Príncipe Alberto”, explicó.

En una entrevista con la revista británica Hello! Sarah, exesposa del príncipe Andrés y madre de las princesas Beatriz y Eugenia, reveló uno de los descubrimientos más impactantes que hizo mientras viajaba con el doctor Ulrike Grunewald, subdirector de redacción de la compañía de televisión alemana ZDF a las ciudades alemanas de Coburgo, Gotha y St Wendel. La duquesa contó cómo la princesa Luisa, antepasada de sus hijas, fue separada de sus dos hijos pequeños (Alberto y Ernesto) y enviada a una pequeña aldea alemana con la prohibición perpetua de volver a verlos “A los cinco y siete años, los niños Alberto y Ernesto II perdieron a su madre, que fue descartada y abandonada por su esposo Ernesto I, duque de Sajonia-Coburgo-Saalfeld, y enviada a un pequeño pueblo llamado St Wendel”, contó Sarah.

“Lo que haya hecho para disgustar a Ernesto, que parecía estar cansado y aburrido de ella y que quería divorciarse, tener que dejar a sus dos hijos y no volver a verlos nunca fue, para mí, más allá de las palabras. La duquesa de York agregó que está desesperada por saber lo que la princesa Luisa había hecho “tan terriblemente mal” como para ser alejada de sus hijos el 26 de agosto de 1824, el quinto cumpleaños de Alberto, y ponerla en un carruaje, “descartada y borrada de la historia”. Sarah dijo que “no podía comprender” la separación de sus dos hijas y admitió que la historia la conmovió cuando su propia madre, Susan Barrantes, se fue de su casa cuando era una niña pequeña.

La duquesa de York dijo que espera que su misión le otorgue a la princesa Luisa una voz y agregó que se sintió “tranquila y calmada” cuando estuvo junto a su tumba: “Me siento muy orgullosa de que le demos a Louise su voz y la honremos por su increíble vida”, dijo Sarah. El doctor Ulrike había dicho previamente al diario británico Daily Mail que tenían la llave del mausoleo y “quieren ver si [la princesa Luisa] está enterrada junto a su primer marido”. La difunta princesa había estipulado en su voluntad que no quería que la enterraran junto al hombre que nunca la había amado. La duquesa y Ulrike dijeron que también investigarán un rumor que dice que el padre del príncipe Alberto no fue el Duque de Coburgo, sino un oficial de la Corte de Coburgo.

Anuncios