Africa

Un pequeño reino tradicional africano llora a la reina madre en medio de una guerra dinástica

Muchos esperaban que la muerte de la reina Biira Mukirania uniera a la familia real de Ruwenzururu después de muchos años de desavenencias, pero no fue posible.

D.S.

El reino de Rwenzururu (Uganda) está de luto tras la muerte de la Reina Madre. Conocida con el título de “Nyamukama”, Christine Biira Mukirania falleció en tras una extensa batalla contra la diabetes y murió en el pueblo de Kirindi a los 85 años. el “omuzinga” (rey) Charles Mumbere y el príncipe jefe Christopher Kibibazanga no encontraran tiempo para resolver sus diferencias y se enfrentaron en cuanto al sitio de sepultura de su madre. El portavoz del reino, Tumusiime Yonah Maate, dijo que tenía la esperanza de que la muerte de la reina madre uniera a la familia real después de muchos años de desavenencias, pero no fue posible.

Mumbere y su hermano menor no tienen relación tras muchos años de tensiones y llegaron a enfrentarse en cuanto al sitio de sepultura de su madre. Finalmente, la reina fue sepultada donde lo deseaba el príncipe, en su hogar ancestral de Bundibugyo, y celebró un funeral al que no asistió el rey. Sin embargo, al ser entrevistado, un exfuncionario del reino dijo al diario ugandés The Observer que la ausencia del rey en el entierro fue dictada por restricciones culturales: “Como bien sabemos, los reyes de nuestra cultura no asisten a funerales”.

Durante el funeral celebrado el domingo en Bundibugyo, un representante del presidente ugandés Yoweri Museveni dijo que la reina madre reconoció un papel clave en la transformación de la región de Rwenzori y de todo el país. Simon Bikeke, un periodista residente en Kasese, que ha trabajado estrechamente con Biira, dice que la región de Rwenzori ha perdido un icono amante de la paz: “Estoy rindiendo homenaje a la dama que cuidaba la paz y ella ha estado moviéndose arriba y abajo para reconciliar a la gente en varias partes del reino de Rwenzururu”, dijo Bikeke.

Francis Baluku, residente de Maliba, dijo a la prensa local que la muerte de Biira es una gran pérdida para la gente de la región de Rwenzori: “A ella le gustaba el desarrollo. Cada vez que se la invitaba a cualquier evento de recaudación de fondos o cualquier actividad de desarrollo, se aseguraba de asistir y brindar su apoyo”. “Ella ha sido una madre muy comprometida, una modelo a seguir, una mujer de gran integridad y una mujer muy honesta”, agregó Baluku.

Uganda es una república cuyo presidente en 1993, Yoweri Museveni, restauró el poder ceremonial de los distintos reinos que componían antiguamente el país, especialmente el de Buganda, con el objetivo de asegurarse la fidelidad de los pueblos locales. Icon Isaya, rey de Ruwenzururu y consorte de la fallecida reina madre, murió en 1966, y dejó a su adolescente hijo Charles Wesley Mumbere como sucesor al trono. Pero mientras los reinos tradicionales que componen Uganda fueron abolidos por el presidente Milton Obote, Ruwenzuzuru continuó su vida normal como un reino.

En 1982, durante la segunda administración de Obote, el rey Mumbere aceptó revertir una declaración de la independencia de 1962 y denunciar la rebelión armada a cambio del reconocimiento como líder tradicional de las tribus de Bakonzo-Bamba. Dos años después, el gobierno le dio al rey una beca para estudios en los Estados Unidos, donde Mumbere tuvo la oportunidad de tener una educación adecuada mientras que el gobierno en Kampala aprovechó la oportunidad para darle la espalda a un joven demasiado incómodo.

Mumere afirmó haber sido coronado en 1966, tras la muerte de su padre, pero no ha sobrevivido ninguna fotografía ni ningún recuerdo de aquellas ceremonias, no se sabe tampoco si viven testigos de la celebración, llevadas a cabo en las montañas, aparte del mismo Mumbere. “No hay forma en que pueda dar detalles acerca de la ceremonia de coronación”, dijo. “Fue como cualquier otra en la que un rey es coronado”. La lucha real de Mumbere por su reconocimiento como Obusinga bwa Rwenzururu (rey de Ruwenzori) comenzó en 1993, luego del estatuto constitucional que restableció las instituciones tradicionales ugandesas, a lo que el presidente Museveni se negó.

En los últimos años de la década de 1990, Charles Mumbere, trabajó en los Estados Unidos como enfermero, regresó varias veces a Kampala para reunirse con el presidente, pero pronto la prensa comenzó a mostrar a Mumbere como un hombre amante de la diversión en el que el gobierno gasta demasiado. El polémico rey asegura identificarse como nadie con la cultura y el idioma tradicional konzo.

Actualmente el rey y su primer ministro en funciones, Johnson Thembo Kitsumbire enfrentan cargos de traición, terrorismo, asesinato, robo agravado y posesión de armas de fuego ilegales halladas tras una redada del ejército en su palacio real de Buhikira, en Kasese, en 2016, cuando fueron arrestados junto a otros 200 leales. Como una de las condiciones de su libertad bajo fianza a Mumbere se le prohibió viajar fuera de los distritos de Kampala (capital de Uganda) y Wakiso, y en mayo, en una declaración pública, el rey anunció a sus súbditos que estaba detenido bajo arresto dimiciliario por parte del Ejército ugandés.

Anuncios