Gran Bretaña, Recomendados

La Jarretera, la Orden de caballería de tinte medieval que nació en un galante baile cortesano

Los caballeros de la mesa redonda del rey Arturo pueden ser una leyenda, pero la orden de caballería más antigua de Gran Bretaña todavía está entre nosotros. Fue creada hace 670 años por el rey Eduardo III. Felipe VI de España y Guillermo de Holanda se unirán.

Darío Silva D’Andrea

Se le llama el “club más exclusivo” del mundo y no sin razón. Solo un puñado de personas en el mundo puede ingresar, pero solo cuando uno de sus miembros ha muerto para dejar un sitio vacante. Se trata de la Orden de la Jarretera o ‘Garter Order’, que es junto con el Toisón de Oro la orden de caballería más importante y antigua del mundo, concedida por los reyes de Inglaterra. Fue creada por Eduardo III en 1348, ochenta años antes de que Felipe III de Borgoña crease la Insigne Orden del Toisón de Oro. En aquel entonces, Inglaterra estaba en guerra con Francia, en lo que se conoció como la Guerra de los Cien Años, y la Peste Negra se extendía desde Europa a las Islas Británicas. La Inglaterra medieval estaba plagada y su rey tenía hambre de gloria, por lo que se cree que fundó la caballerosa orden inspirada en la saga del rey Arturo y sus leales caballeros, el legendario defensor británico contra los invasores sajones a fines del siglo V y principios del siglo VI.

EDUARDO III Y SU ESPOSA, PHILIPPA DE HAINAULT EN 1354
INVESTIDURA DEL “PRÍNCIPE NEGRO”, HIJO DE EDUARDO III, COMO CABALLERO DE LA JARRETERA EN 1348.

Cuando Eduardo III murió en 1377, el escriba medieval Jean Froissart incluso dibujó un paralelo entre los dos reyes: “Su belleza no se había visto desde los días del rey Arturo”, escribió. Mientras que los primeros registros de la orden se perdieron en el fuego, se han publicado numerosos guiones y libros a lo largo de los siglos que documentan la ilustre fraternidad. La Churchill Society de Londres prescribe una de las versiones del origen del nombre de la orden: según la leyenda, el rey estaba bailando con la condesa de Salisbury y a la dama se le resbaló hasta el suelo una liga de color azul que el rey recogió y le anudó de nuevo a la pierna. Para salvar el honor de la dama, el monarca inglés dijo: HONI SOIT QUI MAL Y PENSE (“Deshonrado sea aquel que piense mal”), y la frase se convirtió no sólo en el lema de la orden sino, también, en la de los sucesivos monarcas ingleses. La orden fue inspirada por el ejemplo del legendario grupo de los Caballeros de la Mesa Redonda del Rey Arturo, con el deseo de que fuera tan ilustre como la propia congregación de Camelot.

LEOPOLDO DE SAJONIA COBURGO EN 1831, CON EL TRAJE CEREMONIAL Y LAS REGALÍAS DE LA ORDEN.
LAS INSIGNIAS CON LA QUE LOS CABALLEROS SON INVESTIDOS POR EL REY.

La exclusiva Orden de la Jarretera se elaboró para incluir al Rey, el Príncipe de Gales y 12 “caballeros caballeros” (Knight companions) cada uno, a los que se suman ocho caballeros y damas reales (los miembros de la familia Real británica) y siete caballeros y damas extranjeros. Entre ellos se cuenta a la reina Margarita II de Dinamarca (nombrada en 1979), al rey Carlos XVI Gustavo de Suecia (1983), al rey don Juan Carlos I de España (1988), a la reina Beatriz de Holanda (1989), al emperador Akihito de Japón, (1998) y al rey Harald V de Noruega (2001). El gran duque Juan de Luxemburgo fue nombrado caballero en 1972 y su estandarte fue retirado del coro de la capilla de San Jorge, capilla oficial de la orden, tras su muerte en abril de este año. El rey Felipe VI de España y el rey Guillermo Alejandro de Holanda fueron los últimos Caballeros Extranjeros en incorporarse a la orden, pero serán investidos el próximo 17 de junio en el Castillo de Windsor. A lo largo de la historia han sido miembros de la Orden los mayores nombres de la historia del Reino Unido como los primeros ministros Winston Churchill o Benjamín Disraeli.

LAS INVESTIDURAS DE LOS NUEVOS CABALLEROS SE REALIZAN EN LA GARTER THRONE ROOM DEL CASTILLO DE WINDSOR.
LA CAPILLA DE SAN JORGE CONSERVA LOS ESTANDARTES DE TODOS LOS CABALLEROS VIVOS.

Al aceptar el honor, a los Caballeros Compañeros se les dice que “habiendo emprendido una guerra justa, en la que estarás comprometido, puedes permanecer firme, luchar valientemente, conquistar con valor y triunfar”. Mientras se otorgaba al Elector de Brandeburgo la Orden de la Jarretera en 1690, el embajador británico James Johnston la llamó la “Orden de la Madre”. “Nada excita en los hombres el deseo de gloria tanto como la señal y las marcas duraderas de honores… de estas marcas, las más eminentes se han apropiado de la caballería”, dijo. “Entre las Órdenes Militares, no hay ninguna que pueda disputar la antigüedad o la dignidad con la de la Jarretera, que de hecho puede llamarse Orden de la Madre; porque las otras grandes órdenes han surgido de esta raíz, formándose sobre el modelo de la misma”. En casi siete siglos solo 1.014 personas han recibido el ilustre honor de pertenecer a la Orden, sin embargo un puñado ha sido degradado y despojado de los honores en ese tiempo. Henry Scrope, el tercer Barón Scrope de Mashram que se convirtió en Compañero de los Caballeros en 1410, fue degradado y decapitado en 1415 por su aparente participación en la conspiración de Southampton, una conspiración para destronar al rey Enrique V Irónicamente, había sido un fiel confidente de los reyes y William Shakespeare lo describió como un “compañero de cama” del rey. “Su cabeza cortada fue enviada en una pica para pudrirse en las puertas de la ciudad de York, en el norte de Inglaterra”, escribió Time de su muerte.

INVESTIDURA DE NUEVOS CABALLEROS DE LA ORDEN DURANTE EL REINADO DE VICTORIA I.
LOS REYES JORGE VI E ISABEL DURANTE EL SERVICIO DE LA JARRETERA EN 1949.

Al ser nombrados por el monarca británico, los caballeros reciben insignias como la que fue enviada a Dinamarca por el rey Jacobo I en 1603 a su cuñado, el rey Christian IV y que hoy se expone en el castillo danés de Rosenborg (Copenhague). El nombre de Christian puede leerse en primer lugar en la lista de caballeros que creó Jacobo. De oro y diamantes, se cree que es la insignia más antigua de la Orden. Después de la muerte de Christian IV, la insignia de la Orden no fue devuelta, como es costumbre, sino que se conservó bajo la excusa de los disturbios civiles en Inglaterra en el momento, lo que resultó en la instalación de la República bajo la dirección de Oliver Cromwell. El servicio religioso de la Orden de la Jarretera, que se celebra en junio, no es retransmitido por televisión y tampoco permite el ingreso de fotógrafos, lo que le confiere un aura de misticismo medieval increíble. Sin embargo, se sabe que durante el breve servicio, celebrado en el coro de la Capilla de St. George del Castillo de Windsor, se entonan himnos anglicanos y se reza por los caballeros. La única parte visible de la ceremonia es la gran procesión de los caballeros, los guardias y los heraldos, en un ritual que se celebra casi idéntico a los del siglo XIX. Las investiduras de los nuevos caballeros no se celebra en la capilla, sino en el Salón Garter del Castillo de Windsor, antes del oficio religioso.

Anuncios