Africa

Un rey tradicional del África ofreció una donación para reconstruir la Catedral de Notre-Dame de París

Amon N’Douffo V se comprometió a ayudar en la reconstrucción del templo donde su antepasado, el príncipe Louis Aniaba, fue bautizado en el siglo XVIII.

S.C.

Un rey tradicional del continente africano anunció una donación multimillonaria para la reconstrucción de la Catedral de Notre-Dame de París, sumándose a una extensa lista de multimillonarios, personalidades de la cultura, empresas y gobiernos del mundo que ofrecieron su dinero. Se trata del rey Amon N’Douffou V, quien desde el año 2005 gobierna ceremonialmente en el exótico Reino de Sanwi, ubicado en el extremo sureste de Costa de Marfil y cuya capital es Krindjabo. “Las imágenes (del fuego) perturbaron mi sueño y no pude pasar la noche, porque esta catedral representa un fuerte vínculo entre mi reino y Francia”, dijo este soberano de Costa de Marfil. También reveló: “Estoy en plena consulta con mis notables, haremos una donación para la reconstrucción de este monumento”.

Hasta el momento, cuatro recaudadores oficiales nombrados por el Ministerio de Cultura francés recabaron hasta la fecha más de 400 millones de euros para restaurar la catedral. La Fundación Notre-Dame (FND), una asociación caritativa católica, fue la que recogió más fondos, con 211,3 millones de euros. En paralelo, la asociación Friends of Notre Dame de París recaudó 4,6 millones de euros (incluyendo 600.000 euros procedentes de Estados Unidos) de la parte de 32.000 donantes. Los grandes donantes, mecenas y apoyos extranjeros como el rey Mohammed VI de Marruecos o el gobierno de Serbia, aportaron 206,7 millones de euros. Según varias promesas, la colecta de la FND debería alcanzar dentro de poco entre 213 y 280 millones de euros. 

Costa de Marfil fue un protectorado francés en 1843, y luego una colonia de 1893 a 1960. Pero la razón de esta decisión del rey Amon N’Douffou V se encuentra en otros lugares. Está relacionado con un hecho que ocurrió a fines del siglo XVII, en la época del Rey Sol, Luis XIV de Francia. En 1688, el príncipe Aniaba, un noble local, había sido llevado a Francia por el Chevalier d’Amon como promesa de lealtad a Luis XIV. Bautizado en Notre-Dame por Bossuet, a quien se le había confiado la instrucción religiosa de este príncipe africano, había tomado el nombre del monarca, su padrino, convirtiéndose en Louis Aniaba. Capitán en el regimiento real, fue el primer oficial negro del ejército francés, Aniaba recibió el 12 de febrero de 1701, en la catedral de París de Notre-Dame, la insignia de la “Orden de la Estrella de Nuestra Señora”, una orden de caballería que había elegido instituir. Su descendiente es el rey ceremonial del pueblo de Sanwi.

This entry was posted in: Africa

por

Darío Silva D'Andrea es el creador y autor de Secretos Cortesanos.