Dinamarca

Al cumplir 50 años, Joaquín de Dinamarca habló por primera vez de la muerte de su padre

El hijo menor de la reina Margarita II recordó el “cariño” y el “apoyo” que el difunto príncipe Enrique le brindó en sus peores momentos y, además, habló de la decisión de su hijo de dedicarse al modelaje.

S.C.

“Papá fue un apoyo maravilloso durante mi divorcio”, dijo el príncipe Joaquín de Dinamarca recordando a su padre, el fallecido príncipe Enrique. Al cumplir 50 años, el hijo menor de la reina Margarita II concedió una extensa entrevista al semanario danés Alt for Damerne en la que habló sobre su vida como miembro de la monarquía y se sinceró por primera vez sobre los sentimientos y recuerdos que guarda de su madre, quien murió el 13 de febrero de 2018. Nacido el 7 de junio de 1969, Joaquín ha estado a lo largo de los años detrás de una serie de controversias: en su juventud ha sido criticado por la prensa danesa, entre otras cosas, por gastar demasiado dinero, fue duramente criticado tras el divorcio de su primera esposa, Alexandra Manley, y más recientemente sobre su presunta enemistad por “celos” con su hermano mayor, Federico.

En la entrevista, el príncipe Joaquín contó por primera vez que él y el príncipe Enrique tenían vínculos muy estrechos: “Tengo que decir que mi padre fue un maravilloso apoyo para mí después del divorcio (en abril de 2005). Lo experimenté como una persona increíblemente fuerte, cálido y cariñoso. Y al mismo tiempo, también comencé a interesarme por lo que él realmente estaba haciendo”, dice. “Sabía que era escultor y escribía poesía, y estaba profundamente interesado en lo espiritual. Pero nos acercamos más y más el uno al otro en esos años y tuvimos una relación increíblemente cercana”. En la gran entrevista, el príncipe también contó abiertamente cómo experimentó la muertes de su padre, diciendo que fue una de las experiencias más difíciles de su vida en las últimas décadas.

“No importa qué tan grande creas que eres, das un paso gigantesco hacia la adultez cuando llevas a tu padre a la tumba”

JOAQUÍN DE DINAMARCA

Joaquín describió que el fallecimiento de Enrique, que a los 75 años padecía un avanzado estado de demencia senil, y pocas semanas antes de su muerte fue hospitalizado a toda prisa después de que se descubrió un tumor en el pulmón izquierdo, fue rápida y explica que su padre no sufrió en el momento en que expiró, en el Castillo de Fredensborg mientras estaba junto a su esposa e hijos. “No importa qué tan grande creas que eres, das un paso gigantesco hacia la adultez cuando llevas a tu padre a la tumba”, expresó Joaquín. “Después de todo, tuve mucha suerte de haber sido grande cuando perdí a mi padre, así que lo tuve junto a mí durante muchos años”. “Para algunos es una sombra que desaparece cuando un padre muere”, relató. “Tuve una relación increíblemente estrecha con mi padre hasta el momento en que murió. Para mí, representaba el respeto, la disciplina y la seguridad. Además, era divertido. Inolvidable”.

En la entrevista, el príncipe también lanza una defensa a su hijo mayor, el príncipe Nikolai, quien decidió dedicarse profesionalmente al modelaje: “Nikolai fue el primer nieto de la reina, y tal vez al principio hubo gran atención en él. Pero se le debe permitir que se convierta en un ciudadano danés lo más normal posible”. El joven príncipe de 19 años, que ocupa el 7º puesto en la línea sucesoria al trono danés, abandonó la Escuela de Sargentos del Ejército para centrarse en su carrera, gracias a la cual participa en desfiles de alta costura y aparece en numerosas revistas. Una decisión del príncipe Joaquín defiende de las críticas: “Creo que fue una decisión muy adulta y madura la que tomó”. “Atreverse a lidiar con él mismo y con los daneses, y menos con la familia, incluso con las expectativas de su padre, es algo muy valiente de su parte”, agregó en la entrevista. Pero aunque el príncipe Joaquín respeta la decisión de su hijo, según el experto en asuntos de la monarquía y escritor Søren Jakobsen, sus sentimientos son de mucha más perplejidad de lo que muestra en la entrevista. “Externamente, el príncipe Joaquín es amoroso y comprensivo, pero en el corazón está triste y se guarda el coraje. Se ve que la condesa Alexandra ha influido en la decisión de Nikolai y el príncipe Joaquín no quiere una discusión pública con su exesposa”.

QUIÉN ES EL PRINCIPE JOAQUÍN. Segundo hijo de la reina Margarita II de Dinamarca y de Enrique de Laborde de Monpezat, nació el 7 de junio de 1969. Ha sido empleado por AP Møller Maersk Group en Hong Kong y Francia, y operó una granja de agricultura y silvicultura en el Castillo Schackenborg, que heredó de un aristócrata fallecido sin descendencia. Realizó un curso de entrenamiento militar y en 2015 fue nombrado coronel de la reserva en el Ejército y se unió al mismo año como experto especial en las Fuerzas Armadas danesas. El 24 de mayo de 2008 se casó con la francesa Marie Agatha Odile Cavallier, quien se convirtió en princesa de Dinamarca y condesa de Monpezat después del matrimonio. La pareja tiene dos hijos, el príncipe Henrik, de 10 años, y la princesa Athena, de 7. Antes, estuvo casado con Alexandra Christina Manley desde 1995 hasta 2004, y con ella tuvo a los príncipes Nikolai (19 años) y Félix (16). Después de su divorcio, Alexandra perdió su título de princesa y fue titulada condesa de Frederiksborg.

Anuncios