Familia Real Britanica

En un brillante banquete, Trump elogió ‘el espíritu de dignidad, deber y patriotismo’ de Isabel II

FOTOS & VIDEOS | Recibido en Londres, el presidente de EE.UU. recordó a esa “joven mecánica” de la Segunda Guerra que se convertiría en una “gran mujer”.

La reina Isabel II de Gran Bretaña brindó a la salud de Donald Trump, de los Estados Unidos y de la relación entre ambos países en un esplendoroso banquete de Estado celebrado este lunes en el Salón de Baile del Palacio de Buckingham, en Londres. Durante su discurso, el mandatario estadounidense pronunció un encendido elogio a la monarca, de 93 años, a quien calificó como “una gran, gran mujer” y “un símbolo constante de las tradiciones invaluables” de Gran Bretaña. “Ella ha encarnado el espíritu de dignidad, deber y patriotismo que late con orgullo en cada corazón británico”, dijo Trump al recordar su papel durante la Segunda Guerra Mundial: “Agradecemos a Dios por los valientes hijos del Reino Unido y los Estados Unidos que derrotaron a los nazis. En esa hora oscura, la gente de esta nación mostró al mundo lo que significa ser británico”, dijo, y agregó que su valentía aseguró que el destino del país “permaneciera en sus propias manos”.

“Esta semana, conmemoramos un gran esfuerzo de naciones justas y una de las empresas más grandes de toda la historia. Hace setenta y cinco años, más de 150.000 tropas aliadas se preparaban en esta isla para lanzarse en paracaídas a Francia, asaltar las playas de Normandía y recuperar nuestra civilización. Como recuerda Su Majestad, los británicos habían esperado, orado y luchado por este día durante casi cinco años. Cuando Gran Bretaña estuvo solo durante el bombardeo de 1940 y 1941, la máquina de guerra nazi lanzó miles de bombas en este país y justo en esta magnífica ciudad.

“El Palacio de Buckingham solo fue bombardeado en 16 ocasiones diferentes. En esa hora oscura, la gente de esta nación mostró al mundo lo que significa ser británico. Limpiaron los restos de las calles, mostraron a Union Jack desde sus casas destrozadas y siguieron luchando por la victoria. Sólo querían la victoria. El coraje de los hijos e hijas del Reino Unido aseguró que su destino siempre quedaría en sus propias manos. A lo largo de todo esto, la Familia Real fue el rostro resuelto de la inquebrantable solidaridad del Commonwealth. En abril de 1945, los periódicos mostraban una foto de la Reina Madre visitando la rama femenina del Ejército, mientras observaban a una joven reparar el motor de un camión militar. Esa joven mecánica era la futura reina, esa gran, gran mujer. Su Majestad inspiró a sus compatriotas en esa lucha para apoyar a las tropas, defender su tierra natal y derrotar al enemigo a toda costa.

“También rendimos homenaje al distinguido y valiente servicio del Príncipe Felipe en la Royal Navy durante la Segunda Guerra Mundial. El Día D, el amado padre de la reina, el rey Jorge VI, pronunció un discurso nacional conmovedor. Ese día, dijo: ‘Después de casi cinco años de trabajo y sufrimiento, debemos renovar ese impulso cruzado con el que entramos en la guerra y nos encontramos en su hora más oscura… Nuestra lucha es contra el mal y por un mundo en el que la bondad y el honor puede ser el fundamento de la vida de los hombres en todas las tierras’”. “Al honrar nuestra victoria y herencia compartidas, afirmamos los valores comunes que nos unirán por mucho tiempo en el futuro; Libertad, soberanía, autodeterminación, estado de derecho y referencia a los derechos que Dios todopoderoso nos otorga. En nombre de todos los estadounidenses, ofrezco un brindis por la amistad eterna de nuestro pueblo, la vitalidad de nuestras naciones y el reinado verdaderamente notable de Su Majestad la Reina”, cerró Trump.

En su discurso previo, la reina Isabel II le dijo al presidente Trump que estaba “muy contenta de que tengamos otra oportunidad” de reunirnos y demostrar la importancia de la relación entre el Reino Unido y los Estados Unidos. “Al enfrentar los nuevos desafíos del siglo XXI, el aniversario del Día D nos recuerda todo lo que nuestros países han logrado juntos”, dijo. “Después de los sacrificios compartidos de la Segunda Guerra Mundial, Gran Bretaña y los Estados Unidos trabajaron con otros aliados para construir una asamblea de instituciones internacionales, para asegurar que los horrores del conflicto nunca se repitieran”. “Si bien el mundo ha cambiado, siempre estamos conscientes del propósito original de estas estructuras: las naciones que trabajan juntas para salvaguardar una paz difícil de conseguir”, agregó.

En el salón de baile del Palacio de Buckingham, con sus seis brillantes candelabros, la inmensa mesa con forma de herradura y vestida de caballo blanco ha sido cargada con la vajilla de plata Grand Service de Jorge IV (1820-1830). Los 170 asistentes al banquete real disfrutaron de un un filete de mero al vapor con mousse de berros, espárragos y salsa de perifollo; cordero Windsor de temporada con relleno de hierbas, hortalizas de primavera y salsa de oporto; pudín de fresa con crema de verbena de limó, crema pastelera suave y fresas frescas. En cada servicio se mostraban pequeñas tarjetas blancas en relieve con una cresta real dorada y bordes dorados para mostrar dónde se sentarán los 170 invitados. Como es tradición, la reina, que no tenía su propia tarjeta, se sentó a la cabeza de la mesa, con el Príncipe de Gales a su izquierda y Donald Trump a su derecha. El príncipe, quien tomó el té con Trump por la mañana en su residencia, se sentó junto a la primera dama, mientras que la duquesa de Cornualles se sentó entre el presidente y el embajador de los Estados Unidos, Woody Johnson.

Quince miembros de la familia real asistieron a la cena además de la reina: el príncipe Carlos, la duquesa de Cornualles, el duque y la duquesa de Cambridge, el duque de York, el conde y la condesa de Wessex, la princesa real Ana y su esposo el vicealmirante Sir Tim Laurence, el duque y la duquesa de Gloucester, el duque de Kent, el príncipe y la princesa Michael de Kent y la princesa Alejandra. El duque de Sussex, que estuvo más temprano en el almuerzo privado que la reina ofreció a Trump, se ausentó al igual que la duquesa de Sussex, quien está de baja por maternidad, cuidando a su hijo Archie, de cuatro semanas de edad. Junto con Trump y la primera dama Melania asistieron cuatro de los cinco hijos del presidente: Ivanka Trump, con su esposo Jared Kushner, Donald Trump Jr, Eric Trump y su esposa Lara y Tiffany Trump. Asistió, además, la primera ministra británica, Theresa May, quien se sentó junto al príncipe Guillermo.

Anuncios