Bicentenario de la reina Victoria

La “miserable” infancia de la reina Victoria es un mito, según una investigación reciente

REVELACIÓN Aunque dijo a su hija mayor que había “llevado una vida muy infeliz de niña”, los recuerdos de la soberana británica eran de hecho mucho más “complejos y matizados”.

La reina Victoria de Gran Bretaña, cuyo bicentenario de nacimiento se conmemoró este 24 de mayo, describió su infancia en el Palacio de Kensington como miserable, pero esto puede ser un mito de su propia creación, según una nueva investigación. La monarca recordó “escenas dolorosas y desagradables” mientras crecía en este palacio londinenses, sometida a una vigilancia estricta por su madre, la duquesa viuda de Kent, y el secretario de aquella, sir John Conroy. Una vez, ya siendo adulta, la reina Victoria le dijo al padre del príncipe Alberto: “nunca tuve una infancia feliz”. A su tío Leopold I, rey de los belgas, le contó que había sufrido una “infancia triste”.

Pero ahora, los curadores de la organización benéfica Historic Royal Palaces (HRP), que administra los palacios de Kensington y Hampton Court, entre otros sitios emblemáticos de la corona británica, pintan una imagen totalmente diferente. Tracy Borman, curadora adjunta de la HRP, dijo al diario británico The Telegraph: “Su infancia ha sido tergiversada por completo, en gran parte por la propia Victoria, que la recordó como un momento horrible, miserable, restringido e infeliz en su vida. En realidad, eliminando lo que dijo más tarde sobre su niñez y analizando las evidencias contemporáneas, es muy claro que la niñez de Victoria en su mayor parte fue feliz”.

Lea además: 12 datos sobre la extraordinaria vida de la reina Victoria a 200 años de su nacimiento

Se cree que Victoria creó ese “mito” cuando hizo frente a la conmoción de perder a su marido y a su madre, la duquesa de Kent, en el lapso de pocos meses en el año 1861: “Victoria estaba absolutamente angustiada y comenzó a recordar su infancia bajo el luto. Esta sombra se proyectó sobre todo en su pasado, y ella no podía verla de manera positiva. Ya no podía ver nada feliz en su vida…” La investigación se publicará en un próximo libro de la HRP y la Yale Universiti Press, titulado The Young Victoria, sobre los años que la llevaron a convertirse en reina. La autora principal del libro fue la difunta Deirdre Murphy, que había sido curadora principal en el Palacio de Kensington, hasta su muerte por cáncer el año pasado, de tan solo 42 años.

Tracy Borman rindió homenaje a su amiga y colega, pidiendo que se completara su libro: “Fui su gerente de línea durante cinco años. Acabamos de empezar desde el principio. Es desesperadamente triste. Ella me pidió que terminara el libro, pero es mucho su trabajo”. “Pude obtener sus notas de investigación, lo que ayudó a llenar los vacíos”, relató. “Este libro es el resultado de su trabajo como curadora en Kensington durante 15 años. Estuvo obsesionada con Victoria durante la mayor parte de ese tiempo. Es trágico que no lo viera publicado pero al menos sabía que iba a publicarse”. Recordó, además, que los libros de historia han repetido en general, las afirmaciones de Victoria sobre una infancia desgraciada y que los resultados de Murphy derriban el mito: “Deirdre hizo 15 años de una investigación valiosa e increíble. Tamizó toda la evidencia, la compiló y la miró de una manera diferente, con mucho mayor detalle que cualquier otro historiador reciente para darnos esta nueva imagen”.

Murphy había estudiado minuciosamente las cartas y los diarios, al darse cuenta de que, además de perder a su madre y a su marido, los tristes recuerdos de la infancia de la reina también se debían a la pérdida de su padre a los ocho meses de edad y a su creencia de que no podía confiar en el gobernante de su casa, el “monstruo y demonio encarnado”, Sir John Conroy. Aunque Victoria le dijo a su hija mayor, Vicky, que había “llevado una vida muy infeliz de niña”, sus recuerdos eran de hecho mucho más “complejos y matizados”, revela la investigación de Murphy. Los escritos de Victoria se referían a sus “queridos recuerdos de la infancia” y al Palacio de Kensington como “mi viejo y querido hogar”, y la evidencia contemporánea muestra que su vida estuvo rodeada de muchos compañeros de juego y mascotas, juguetes, paseos en burro y viajes a la playa. Desde la edad de 12 años, la princesa llenó sus diarios con alegres descripciones de viajes a la ópera y el ballet, visitas de amigos y familiares “muy queridos y amados”, y disfraces con trajes exóticos.

“Era una princesa arquetípica y mimada”, dijo Borman sobre la que fue nieta del rey Jorge III y sobrina de los sucesivos Guillermo IV y Jorge IV. “Ella tenía todo lo que posiblemente podría desear, vivía repleta de regalos… Hemos desenterrado imágenes de las vacaciones en la costa de Victoria. Hay 200 imágenes en este libro. Una proporción bastante alta nunca ha aparecido en un libro antes”. Las imágenes del próximo libro son inéditas e incluyen una fotografía de la entonces princesa Alejandrina Victoria de Kent cuando era una bebé, un busto de cera de sus nueve años, particularmente realistas con rasgos pintados y cabello real, y un bosquejo de sus once años. En 1899, The Graphic estuvo entre los periódicos que informaron que Victoria fue bautizada en la Sala de la Cúpula, uno de los espacios más grandiosos del Palacio de Kensington, pero Murphy descubrió relatos contemporáneos que sugieren que el evento tuvo lugar en los apartamentos privados del duque y la duquesa de Kent. “Hemos estado diciendo a los visitantes durante años que Victoria fue bautizada en la Sala de la Cúpula y ahora tenemos que repensar nuestro propio mapa de Kensington de acuerdo con algunas de las investigaciones de Deirdre”.

Siga leyendo: Pobre niña rica: la triste infancia de la reina Victoria, víctima del “Sistema Kensington”