Newsroom

Marta Luisa de Noruega no renunciará a su título tras hallar el amor con un curandero y “hacker espiritual”

La hija de los reyes noruegos y Durek Verrett revelaron su relación prometiéndose amor eterno.

La princesa Marta Luisa, la hija mayor de los reyes de Noruega, utilizó Instagram para revelar esta semana que ha encontrado el amor con un chamán y un “hacker espiritual”. La princesa, de 47 años, compartió detalles de su floreciente romance en una sincera publicación en la que describió a su novio, Durek Verrett, como su “llama gemela” y prometió amarlo de “esta eternidad a la siguiente”.  El hombre se describe a sí mismo como un “guía espiritual”, “curandero” y “chamán de sexta generación” y afirma que puede reducir el envejecimiento al usar su poder para “acceder a los átomos” dentro del cuerpo humano. Un novio verdaderamente inesperado para una princesa europea, pero la casa real dio la cara a los críticos diciendo que ella no eligió a su novio “para satisfacer las normas”.

Verret viajó a Oslo a conocer a los padres de la princesa, el rey Harald V y la reina Sonia: “Son encantadores, increíbles. Fue la experiencia más bonita de mi vida”, dijo tras la visita al palacio real. Dos días después de anunciar su romance, Marta Luisa descartó que vaya a renunciar a su título de princesa tras las críticas a su noviazgo con el chamán estadounidense, con el que además realizará una polémica gira de conferencias. “No es algo que considere. Soy parte de esta familia y lo seré siempre”, dijo hoy Marta Luisa en una entrevista en el programa “Good morning Norway“, en la que estuvo acompañada por su novio, Durek Verret, en su primera comparecencia conjunta ante los medios.

El diario “Fædrelandsvennen“, uno de los principales periódicos regionales del país, había pedido en un artículo editorial su renuncia al título de “princesa”, una postura que ella dice no entender, al igual que el resto de críticas, que dice ya no le afectan. “He pasado por esto muchas veces antes. No es peor ahora, quizás más intenso, porque ha sido en pocos días”, dijo Marta Luisa. La primogénita de los reyes Harald y Sonia se defendió también de quienes insinúan que se aprovecha de su condición de princesa para promocionar su gira y recordó que no recibe asignación del Estado. “Soy una princesa y he nacido en esta familia. He elegido este estilo de vida y es mi forma de ganar dinero. Otros que hacen cosas similares también ganan dinero por ello”, afirmó.

Durek Verret trabaja con clientes de todos los ámbitos sociales, incluidas celebridades de Hollywood, músicos y estrellas de reality, profesionales y miembros de la realeza europea. Se refiere a sí mismo como un “innovador evolutivo, hacker espiritual, líder de empoderamiento de las mujeres y activista de derechos humanos”.

La pareja no quiso revelar si vivirán juntos o tienen planes de boda, aunque se mostraron muy cariñosos y se agarraron de las manos. Durante su primera aparición pública, el “chamán”, dijo sobre su novia: “A veces no puedo dejar de mirarla, ¿cómo no vas a querer a esta mujer?” Por otra parte, negó haber dicho, como publicaron varios medios noruegos, que puede curar la leucemia u otras enfermedades y dijo ser un firme creyente en la ciencia, aunque aclaró que su papel es ejercer de intermediario entre el mundo físico y el espiritual. Sobre sus apuestas afirmaciones de ser capaz de revertir la edad, el guía espiritual de famosos como la actriz Gwyneth Paltrow (a quien califica como su “hermana del alma”) dijo que la meditación y comer sano ralentizan el envejecimiento. Según su sitio web, puede poner a los clientes en trance para liberar “toxinas” del cuerpo, o conectarlos con seres queridos perdidos “al otro lado”. 

“Shaman Durek es simplemente un hombre con el que amo pasar mi tiempo y que me satisface. Así que gracias por respetar mis acciones y mi elección de pareja. Todo lo que sé en este momento es que nos amamos y estoy muy feliz”, dijo la princesa.  

Nacida en 1971, Marta Luisa, de 47 años y divorciada en 2016 del escritor Ari Behn -con quien tiene tres hijas de 10, 14 y 16-, se ha visto envuelta en polémicas con anterioridad con los medios noruegos. La más sonada se produjo doce años atrás, cuando impulsó con una amiga una escuela para promover el “contacto” con los ángeles, a la vez que alardeaba de tener poderes sobrenaturales, lo que desató peticiones de que renunciara a su título. La princesa, cuarta en la línea de sucesión al trono, y Verret comenzarán este domingo en Copenhague una gira que luego les llevará a cuatro ciudades noruegas y bautizada “La princesa y el chamán”, en la que los asistentes disfrutarán de un viaje “a los misterios de la vida” y contactarán “con su fuerza interior”.