Japón

La monarquía japonesa da inicio a uno de los rituales más misteriosos y sagrados para el nuevo emperador

Un ritual de adivinación marcó el primer paso hacia el “Daijosai”, una ceremonia cargada de misticismo.

El lunes se celebró en el Palacio Imperial de Tokio un rito de adivinación imperial con caparazones de tortuga para preparar la ceremonia más importante que realizará el emperador Naruhito después de su entronización, el Daijosai o la “Gran Ofrenda” imperial. En un ritual ancestral denominado “Saiden Tentei no Gi”, un grupo de adivinos observó las grietas que aparecieron cuando se calentaron los caparazones de tortuga para seleccionar dos prefecturas (regiones japonesas), Tochigi y Kioto, cuyos cultivos abastecerán de arroz para la próxima ceremonia de ofrenda a mediados de noviembre. “Estamos muy sorprendidos, pero es un honor que se haya elegido nuestro arroz”, dijo un funcionario de la prefectura de Togochi.

El Daijosai es realizado por cada nuevo emperador solo una vez durante su reinado, al principio, y después de su ceremonia de entronización. Se dice que el ritual, realizado por útima vez en 1990, siguió en gran medida el estilo estipulado en la legislación de la Casa Imperial que se promulgó durante la Era Meiji, cuando se promovió la deificación de los emperadores, y se abolió después de la Segunda Guerra Mundial. En esa ceremonia, que se celebra de noche y a la que no asiste ningún testigo, el emperador ofrece arroz recién cosechado a los espíritus de sus antepasados imperiales y las miles de deidades del cielo y la tierra que componen el panteón shinto, mientras que él también come el arroz, y también reza por la paz y las abundantes cosechas para el país y su gente.

Caparazones de tortugas marinas verdes de la cadena de islas Ogasawara en el Pacífico, a unos 1.000 kilómetros al sur de Tokio.

La Casa Imperial dijo que habían preparado los caparazones de tres tortugas marinas verdes de la cadena de islas Ogasawara en el Pacífico, a unos 1.000 kilómetros al sur de Tokio, para crear ocho piezas para el rito de adivinación, que se llevó a cabo por primera vez en 29 años. La última vez fue después de la muerte del emperador Hirohito y la sucesión de su hijo, en 1990. Mientras que el comercio internacional de tortugas verdes está prohibido en virtud de la Convención de Washington, se utilizaron en la ceremonia conchas de los animales capturados con un permiso especial de la cadena de islas Ogasawara. Las conchas se conformaron para medir 24 centímetros de largo y 15 cm de ancho, con un espesor de 1 milímetro. Ramas de cerezos fueron utilizados como leña en el rito, aunque otros detalles de la ceremonia, incluyendo cómo se evalúan las grietas, se mantienen en el más absoluto secreto desde hace siflos.

Según algunos historiadores, a lo largo de los siglos la monarquía nipona ha utilizado la adivinación con caparazón de tortuga -costumbre originalmente nacida en China-, con más frecuencia en el pasado, con el fin de decidir las fechas de los ritos imperiales más importantes. Pero actualmente solo se usa para designar a las dos prefecturas que proporcionarán arroz para la ceremonia Daijosai, según la agencia. Dado que los artesanos que trabajaron en la preparación de los caparazones de tortuga tras el cambio de la era anterior habían fallecido o se habían retirado, el papel fue para el artesano de la base con sede en Tokio Takao Morita. “Tuve que aprender a través de prueba y error, ya que era mi primera vez (haciéndolos)”, dijo el jugador de 68 años.

En un ritual ancestral denominado “Saiden Tentei no Gi”, un grupo de adivinos leyó de dónde debía provenir el arroz que el emperador ofrecerá a los dioses.

Morita recibió una solicitud de la agencia alrededor de marzo del año pasado, luego de que el emperador Akihito indicara su deseo de renunciar. Morita dijo que generalmente utiliza caparazones de tortugas carey, que tienen un tamaño de aproximadamente 40 cm, para fabricar marcos de gafas y artículos decorativos. Pero los caparazones que le entregó la casa imperial tenían 1 metro de largo. También fue la primera vez que procesó los huesos debajo de las conchas, en lugar de la superficie de las conchas a las que está acostumbrado. “Se diferenció de mi trabajo habitual, pero pensé que podía hacerlo”, dijo Morita. Como la corte no le dio instrucciones específicas, examinó documentos antiguos para investigar las conchas. Morita tuvo que trabajar en el pedido especial al mismo tiempo que su negocio habitual, pero solo comenzó a procesar las carcasas de este año. Logró entregar las piezas finales a casa imperial en abril pero dijo que no se sentía nervioso. “Trabajé cuidadosamente con cada pieza individual”, dijo el artesano. “Aunque fue la misma operación del día a día, sentí que un peso me abandonó después de que me entregaron”.

El anterior Saiden Tentei no Gi se llevó a cabo en 1990 después de que el emperador Emérito Akihito fuera entronizado el año anterior, y entonces fueron las prefecturas de Akita y Oita fueron seleccionadas en esa ocasión para proveer el arroz que luego se entregará a los dioses. Los ritos imperiales son generalmente financiados por la propia familia imperial, pero los gastos relacionados con las conchas de tortuga, así como los pagos por el arroz que se va a cosechar, están cubiertos por los contribuyentes como gastos de la corte porque son parte de una serie de sucesos de la sucesión imperial. Algunos han cuestionado el significado de la tradición de la adivinación. “Nadie en este día moderno cree que realmente puede determinar (las prefecturas)”, escribió el fallecido Shinobu Kobayashi, que sirvió como chambelán del emperador Hirohito, en su diario. Pero Kobayashi también escribió que llevar a cabo el rito tradicional tiene un significado en sí mismo y que su realización no debe ser puesta en duda.

El “Daijosai” es una de las ceremonias más misteriosas y sagradas de ascensión al trono

El “Daijosai” es una de las ceremonias más misteriosas y sagradas de ascensión al trono y que, desde el siglo III, se celebra tras el ascenso al trono siguiendo la tradición de la religión shintoista. Se trata de una magna ceremonia religiosa estrictamente privada que se celebra en un templo shinto por la noche. El emperador Naruhito, vestido con elaborados ropajes imperiales del siglo VII, se dirigirá al recinto sagrado llamado “Kashikodokoro”, el sancta sanctorum del Palacio Imperial de Tokio, para dar las gracias en persona al espíritu de su antepasada divina, Amaterasu Omikami, por haberle permitido la sucesión al trono. Según la mitología shintoísta, la diosa fue la encargada de enviar a la Tierra a su bisnieto, Jimmu, para convertirse en el primer emperador de Yamato, como se conocía originariamente a Japón. Según la leyenda, la familia imperial desciende de Jimmu, quien habría sido coronado en el año 660 a.C., aunque ello no está comprobado de forma histórica.

El Daijosai del emperador Akihito en 1990 se celebró en el recinto sagrado llamado “Kashikodokoro”.

Según la tradición, durante el Daijosai el emperador dormirá en el sitio sagrado sobre un lecho construido al estilo japonés con paja de arroz. Algunos historiadores afirman que durante esa ceremonia nocturna, velada a los ojos de los plebeyos e incluso de los cortesanos, el emperador cohabita carnalmente con la diosa, representada por una sacerdotisa shintoista, reafirmándose (contra la Constitución de 1947) como un “arahitogami”, o una deidad descendiente de deidades, tal y como se sostenía hasta el reinado de su abuelo, Hirohito. El Daijosai, mantenido intacto durante siglos, exige además que el emperador realice ofrendas de bienes materiales a la diosa, que suelen estar representados en unas finas vasijas de porcelana colmadas con arroz. La “Gran ofrenda de arroz” supone una exaltación de la fecundidad, punto central de la religión shinto, simbolizada por el arroz que comparte el emperador, además, con sus antepasados y con las 80.000 divinidades a quienes agradecerá por su coronación y suplicará por la paz y las cosechas abundantes para el país y la gente.

COSTOS. La Agencia de la Casa Imperial dijo en diciembre que los gastos para el Daijosai costarán ¥ 2.720 millones, un aumento nominal de ¥ 470 millones en comparación con el rito anterior celebrado en 1990. Sin embargo, se planea reducir el complejo de “Daijokyu” utilizado para la ceremonia en un intento por reducir el gasto, pero un fuerte crecimiento en los costos de personal y materiales aumentará los desembolsos totales. Los gastos para la construcción del templo, incluidos los costos de desmantelamiento, ascenderán a 1.991 millones de yenes, un 31 por ciento más que en la ceremonia de 1990. El príncipe Akishino, primero en línea sucesoria, criticó la decisión del gobierno de utilizar fondos estatales para el rito al preguntarse si es apropiado cubrir el gasto de un evento “altamente religioso” con fondos públicos, sugiriendo que el costo del rito debe pagarse con dinero utilizado para financiar los gastos privados de la familia Imperial.

[Prohibido estrictamente copiar completa o parcialmente los contenidos de SECRETOSCORTESANOS.COM sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original]

Anuncios