Newsroom

Hallaron junto a una ruta el entierro real cristiano más antiguo de Gran Bretaña

Se trata de una cámara subterránea descubierta accidentalmente por obreros que parece ser el equivalente anglosajón de la tumba del rey Tutankamón.

Un enterramiento real de 1.400 años de antigüedad, que se encuentra debajo de un borde de la carretera en Essex (Inglaterra) ha sido calificado como uno de los hallazgos arqueológicos más significativos jamás realizados en Inglaterra y el “equivalente británico de la tumba de Tutankamon”. Descubierta entre un pub y un supermercado “Aldi”, se cree que es la cámara funeraria del príncipe Saexa de Essex, quien murió entre los años 580 y 605 a.C. y era hermano de Saebert, el primer rey anglosajón en convertirse al cristianismo. Según los expertos del Museo de Arqueología de Londres (MOLA), se trata del primer entierro principesco anglosajón cristiano que se encuentra en el Reino Unido.

La cámara, hallada entre una carretera y una línea férrea en la localidad sureña de Prittlewell en 2003, resultó ser una tumba de unos 1.400 años de antigüedad. Los anglosajones eran paganos, pero los 40 elementos cristianos encontrados en la cámara sugieren que la religión aún era importante en Inglaterra hace 1.400 años. La madre de Saebert y Seaxa era de la familia real de Kent, pero su tía materna, Bertha, era una princesa francesa que se casó con la familia real y trajo consigo sus creencias cristianas. Eso puede explicar las cruces de oro en los ojos del príncipe y las monedas en la cámara, que son claramente cristianas, mientras que la idea de una cámara funeraria es pagana.

El jueves se publicaron los nuevos detalles sobre el descubrimiento, que según los arqueólogos es el más importante de un entierro anglosajón en más de 70 años. Los tesoros desenterrados en el sitio incluyen una hebilla de cinturón dorada, los restos de un instrumento parecido a un arpa conocido como lira, cristalería reluciente y un elaborado recipiente para agua proveniente del Mediterráneo oriental, quizás de Siria. Los artefactos de lujo indican que el ocupante de la cámara era un hombre de alto nivel social, posiblemente un príncipe, dijeron los investigadores. Dos pequeñas cruces de hoja de oro encontradas en la parte superior del ataúd dejan entrever que se trata de un entierro cristiano.

“Hay artículos de lujo importados que han venido de lugares tan lejanos como Siria. Algunas de las materias primas quizás han venido de más lejos como Sri Lanka y el subcontinente indio”, dijo Liz Barham, una conservadora del Museo de Arqueología de Londres que trabajó en la excavación .“Este es un entierro realmente rico. Es una declaración, es una declaración teatral que se hizo sobre la familia, sobre esta persona”, comentó. Por su parte, Sophie Jackson, directora de investigación e intervención del museo, dijo que el descubrimiento es “nuestro equivalente de la tumba de Tutankamón”.

Los anglosajones eran descendientes de tribus germánicas que invadieron gradualmente Inglaterra desde el mar a partir del siglo V, luego del colapso del imperio romano. Llegaron a gobernar el país hasta la conquista normanda en 1066. Unos fragmentos de esmalte dental (los únicos restos humanos hallados) revelaron que tenía más de 6 años, y el tamaño del ataúd sugiere que su estatura era de unos 1,73 metros. Jackson agregó que el entierro se llevó a cabo en una época en que el cristianismo competía con creencias paganas más antiguas en Gran Bretaña. “Habrían estado justo en la transición entre tener entierros paganos con todas tus cosas, pero también tener estas cruces”, dijo.