Coronación en Tailandia

Tailandia gritó “¡viva el rey!” en el espectacular desfile de coronación de Rama X (Fotos)

Maha Vajiralongkorn, coronado oficialmente el sábado tras haber estado dos años y medio en el trono, desfiló por el centro histórico de Bangkok, en una extensa procesión.

Al grito de “song phra charoen” (“viva el rey”), miles de tailandeses saludaron este domingo a su monarca, Maja Vajiralongkorn, durante una esplendorosa procesión de más de cinco horas por las calles de Bangkok al día siguiente de su coronación. El monarca, también conocido como Rama X, vestido con un recargado traje tradicional amarillo y sombrero de ala ancha que simboliza su corona, fue llevado sobre un palanquín dorado cargado por 16 soldados de la guardia real y acompañado por 1.286 militares vestidos de gala o con atuendos tradicionales, bandas de música y sacerdotes hindúes.

La reina Suthida, una antigua azafata con la que el monarca se desposó y elevó al trono por sorpresa el pasado miércoles, desfiló junto al palanquín con un traje militar de gala rojo, ya que ella ostenta el rango de general, al igual que la princesa Bajrakitiyabha Narendira Debayavadi, primogénita del rey y de su primera esposa, la Princesa Suddhanarinath. A su paso, los súbditos, vestidos de amarillo -el color del rey-, agitaron las banderas y algunos juntaban las manos en señal de respeto. Las multitudes elevaban su mirada al monarca, algo que antiguamente estaba prohibido. “Amo y respeto a la monarquía”, dijo Sujitra Bokularb, una empresaria de 43 años que salió de su casa a las 4 am para obtener un lugar en la ruta del desfile. “Se nos ha mostrado la importancia de esta institución desde que éramos jóvenes y cuánto había hecho el rey anterior por nosotros. Creo que el nuevo rey continuará su legado“.

La procesión atrajo un número apreciable de publico que llegó en autobuses de todo el país, incluidos algunos grupos organizados de funcionarios, soldados y escolares, aunque mucho menos que los miles que asistieron a los funerales de su padre, el venerado Bhumibol Adulyadej, hace dos años. Esta es para los habitantes del reino una de las pocas ocasiones en que podrán acercarse al rey, que vive la mayor parte del tiempo en el extranjero y sólo se lo ve en ceremonias oficiales de acceso limitado, incluso para la prensa. La banda de música de 109 miembros tocó melodías compuestas por el difunto rey Bhumibol, quien era un músico entusiasta, y un solo músico tocaba sonidos inquietantes en una concha.

Además, se trató de la primera ceremonia de este tipo después de 69 años, ya que la última fue la de Bhumibol Adulyadej, el 5 de mayo de 1950, cuando la mayoría de los tailandeses aún no había nacido. “Es mi primera y última oportunidad de ver una coronación”, se entusiasmó Nattriya Siripattana, una comerciante de 57 años. “Soy un súbdito… Sólo lo veo en la televisión“, dijo por su parte Kanha Kitvej, una mujer de 80 años que desde el amanecer se instaló para ver pasar la procesión. “Estoy orgulloso de vivir en Tailandia y de tener un rey que nos cuida“, declaró Jakarin Kerdchok, uno de los numerosos voluntarios empleados para la ceremonia.

La procesión real partió del Gran Palacio a las 17.00 hora local, con un termómetro que marcaba aún más de 35 ºC, y recorrió unos 7 kilómetros durante más de cinco horas. “Me siento honrado de ser parte de la historia, siendo testigo de la coronación del Rey Rama X. Estaba llorando porque estaba muy orgulloso “, dijo Jureewan Leemawararat, residente de Bangkok citado por el diario local The Nation. Por su parte, Thanya Saowapak, quien viajó desde la provincia de Chaiyaphum días atrás para presenciar el evento, estuvo entre las personas que se apostaron en las cercanías del templo Rajabopidh para ver al rey.

Es la primera vez que presencio una ceremonia de coronación“, dijo Saowapak. “El rey volverá a unir y pacificar a la nación”. “Quería expresar mi agradecimiento a la dinastía chakri”, dijo Songkiat, un profesor de 33 años, que llegó a Bangkok a ver la procesión con sus alumnos para agradecer que Bhumibol donara los terrenos donde se encuentra su colegio en la capital. “Es una vez en la vida y quise venir con mi familia”, explicó Thiraphat, de 44 años, mientras esperaba a que comenzara la procesión junto con su mujer y su hijo de 12 años. “Espero que el rey siga con la labor de su padre. Espero que este país sea estable y haya paz”, agregó.

Al atardecer del domingo, el rey llegó al último de los tres templos budistas más importantes de Bangkok, el Templo del Buda Reclinado, donde se detuvo para rendir homenaje a Buda. En los dos templos que visitó anteriormente durante la procesión, también rindió homenaje a las reliquias de sus antepasados reales. Después de concluir su visita al Templo del Buda Reclinado, viajó 1,5 km de regreso al Gran Palacio, y el palanquín del rey pasó por una puerta a las 11:40 de la noche, aproximadamente seis horas y media después del inicio del viaje, un evento que no volverá a ser visto hasta que Tailandia corone a un nuevo rey.

Nuevos títulos para un nuevo reinado

El domingo por la mañana, el rey comenzó su segundo día de rituales de coronación otorgando nuevos títulos a los miembros de la familia real frente a una audiencia de dignatarios, incluidos altos funcionarios del gobierno y altos monjes budistas, una tradición importante al inicio de cada reinado. En el gran salón del trono Amarindra Vinijaya, del palacio, ante el retratos de su fallecido padre, Vajiralongkorn concedió el título de “Reina Madre” a la reina Sirikit, quien a sus 86 años se encuentra hospitalizada en delicado estado de salud. En cuanto a su fallecido padre, el rey Bhumibol Adulyadej, Vajiralongkorn le concedió el título póstumo de “Maha Raja” o Gran Rey.

Los nombramientos se formalizaron, como se hace tradicionalmente, mediante placas reales que llevan el nuevo título además de la unción con agua consagrada. El hijo de Vajiralongkorn y presunto heredero, el príncipe Dipangkorn Rasmijoti –de 14 años– fue otro de los miembros de la familia que recibió un nuevo título y condecoraciones reales para el nuevo reinado, junto a sus hermanastras, las princesas Bajrakitiyabha y Sirivanavari, y sus tías, las princesas Sirindhorn (que recibió un estatus igual al de reina) y Chulabhorn. Además recibió nuevos títulos la princesa Soamsawali, prima y exesposa del rey, quien asistió a la ceremonia en silla de ruedas semanas después de haber sufrido un ACV. En tanto, la cuarta y flamante esposa del rey, Suthida, fue titulada “Su Majestad la Reina”.