Luxemburgo

Una catedral del siglo XVII es la morada final del gran duque Juan de Luxemburgo

La sepultura del patriarca de la familia granducal se encuentra bajo un templo construido por los jesuitas, en la cripta de la dinastía Nassau.

La tumba del gran duque Juan de Luxemburgo, fallecido a los 98 años, se encuentra en la Catedral de Notre Dame de la capital del gran ducado, donde tradicionalmente se celebran funerales, bodas reales y otras ceremonias religiosas relacionadas con la dinastía Nassau. En ese mismo altar, el fallecido soberano se casó con la princesa Josefina Carlota, hija de los reyes de Bélgica, en 1953, y también allí se casaron los actuales soberanos, Enrique y María Teresa, y los herederos al trono, Guillermo y Estefanía. Fue el primer ministro luxemburgués, Xavier Bettel, quien confirmó detalles de los funerales del gran duque después de calificarlo como un “héroe” y un “símbolo de la nación”.

El cuerpo del exmonarca, quien reinó entre los años 1964 y 2000, tendrá su lugar en la cripta de la iglesia del siglo XVII junto a las tumbas de su esposa, la princesa Josefina Carlota de Bélgica y de sus padres, la gran duquesa Carlota (gobernante entre 1919 y 1964) y el príncipe Félix de Borbón-Parma. En la cripta de la catedral se encuentran, además, las tumbas del gran duque Guillermo IV y su esposa, María Ana de Braganza, de la gran duquesa María Adelaida (monarca entre 1912 y 1919) y de las princesas Antonia y Adelaida, hermanas de Juan. Otras muchas placas se encuentran todavía sin leyenda, a la espera de los futuros ocupantes de la cripta. En la inscripción sobre el lugar se lee la frase en latín “Per me reges regnant”, que se traduce como “Por mí reinan los reyes” (Libro de Proverbios 8:15). Además de los monarcas de la modernidad, la cripta también contiene un rey medieval, el rey Juan de Bohemia, más conocido en Luxemburgo como “Jang de Blannen” (1296-1346).

La historia de la catedral, en el centro de la capital gran ducal, está vinculada a la de la Compañía de Jesús. En 1594, los jesuitas se establecieron en la ciudad que entonces formaba parte de los Países Bajos españoles, donde abrieron una universidad en 1603. Una década más tarde se inició la construcción de templo, que se extendió entre 1613 y 1621. En 1778, años después de que la Compañía de Jesús fuera suprimida por el Papa Clemente XIV, el templo se convirtió parroquial, bajo el nombre de Saint-Nicolas-et-Sainte-Thérèse. En 1794, acogió la estatua milagrosa de Notre-Dame, edredón de los afligidos, que antiguamente se encontraba en una capilla fuera de las murallas de la ciudad, y en cuyo honor se rebautizó la catedral en el siglo XIX.

Anuncios