Coronación en Tailandia

Aguas sagradas, tesoros y rituales para la coronación que convertirá a Rama X en un “rey-dios”

La entronización de un monarca budista tailandés es tradicionalmente la última etapa para convertirlo en un thewaracha, un monarca divino.

Tailandia celebrará durante tres días la coronación del rey Maha Vajiralongkorn. El Gran Palacio de Bangkok será el escenario de las celebraciones, que serán los días 4, 5 y 6 de mayo de 2019. La coronación tendrá lugar el día 4 en una ceremonia budista en el Gran Palacio de Bangkok a la que asistirán los miembros de la familia real, del Consejo Privado del Rey, del Gobierno y funcionarios de alto rango. El 5 de mayo continuarán las celebraciones en palacio y el monarca desfilará por las calles de la capital donde se espera que miles de tailandeses se congreguen. Al día siguiente tendrá lugar un acto con súbditos tailandeses y una audiencia con embajadores y cónsules de diversos países, también en Bangkok. Se dice que Rama X escogió las fechas para su coronación. La ceremonia tendrá lugar al mismo tiempo, a principios de mayo, como la coronación de su padre en 1950, pero durará solo tres días , no cinco, como en ese entonces. “Un signo de modestia, tal vez, pero sobre todo una declaración de que el legado del difunto rey continuará. Para cuando el rey Rama X esté coronado, Tailandia habrá salido del oscuro atardecer del noveno reinado”, escribió Edoardo Siani, antropólogo cultural de Tailandia en la Universidad de Kyoto.

Las principales ceremonias reales en Tailandia suelen ser muy ornamentadas, pero el primer ministro tailandés, Prayuth Chan-ocha, dijo en junio del año pasado que Vajiralongkorn había expresado el deseo de que su coronación se llevara a cabo de una manera “relativamente modesta”, aunque siempre de acuerdo con la elaborada tradición real. “Será el momento oportuno para la coronación, en conformidad con las tradiciones, y para la celebración nacional y la dicha del pueblo”, dijo el gobierno tailandés. Aunque se celebrará casi tres años después de la muerte de su antecesor, la coronación de Vajiralongkorn no se retrasó tanto como la del rey Bhumibol. El anterior monarca sucedió a su hermano en junio de 1946 cuando aquel murió a causa de un disparo en la cabeza en lo que, de forma oficial, fue un suicidio. El joven rey Bhumibol fue proclamado pero solicitó no ser coronado hasta tanto no terminara sus estudios en Europa y hubiera elegido una esposa, en 1950. Un mes antes de su coronación, Bhumibol se casó con la princesa Sirikit Kitiyakara.

palacio
EL GRAN PALACIO DE BANGKOK, DEL SIGLO XVIII, SERÁ ESCENARIO DE LA CORONACIÓN.

La coronación de Vajiralongkorn seguirá los rituales establecidos por los reyes del reino de Sukhotai, en los siglos XIII al XV, y heredados por los reyes de la dinastía Chakri en el siglo XVIII. En tal ocasión -el 4 de mayo- el rey recibirá los atributos de su poder espiritual y temporal en el Salón del Trono Bahadrabith, debajo de la Gran Sombrilla Blanca, símbolo de su majestad, siguiendo un protocolo forjado por los sucesivos reyes Chakri.

En 1851, el rey Mogkut (Rama IV), estableció la fecha de su coronación como una ocasión especial, sobre la base de que en toda monarquía del mundo los súbditos celebran con júbilo el ascenso al trono de su soberano y que así debía ser en Tailandia. Mongkut ordenó entonces que se invitara a un grupo de monjes budistas al Gran Palacio para entonar cánticos (“sutras”) durante dos jornadas a partir del decimotercer día del sexto mes lunar como parte de las celebraciones de su coronación.

corona 4
RÉPLICA DE LA “GRAN CORONA DE LA VICTORIA” DE LOS REYES TAI

Con el paso del tiempo, el protocolo real fue haciendo de la coronación real algo más solemne y sofisticado, desarrollando el ceremonial civil y militar en la corte e introduciendo ritos religiosos y sobre todo mostrando gran parte de ellos al público, haciéndolo partícipe de las celebraciones de la coronación. Actualmente, los festejos duran tres días, iniciando en el Gran Palacio con una comida ofrecida a los monjes en el Salón del Trono Dusit Maha Prasart, seguida por una ceremonia budista en el Salón Amarindra Vinichai, en la que se recuerda a los ancestros de la dinastía.

Los tesoros de la dinastía Chakri

amarin
EL TRONO PHATTHABIT

La entronización del nuevo rey, una ceremonia cargada de simbolismo budista, tiene lugar en el Phra Maha Monthien, un monumental palacio interno del Gran Palacio de Bangkok, ornamentado con varias pagodas y templos que guardan las cenizas de monarcas de la dinastía Chakri. En su interior se encuentra el Trono Phatthrabit, donde cada nuevo monarca recibe las Regalías de la Corona, los Utensillios Reales y las Armas del Soberano.

Dichos atributos -Regalías y Utensilios Reales-, son los símbolos del poder y las responsabilidades del monarca, entre los cuales la más importante es la Gran Corona de la Victoria (Phra Maha Pichai Mongkut), que el propio rey se pone en la cabeza durante la ceremonia. Construida de oro macizo, adornada con piedras preciosas y coronada con un gran diamante llamado Maha Wichien Mani, que fue añadido por el rey Rama IV, no es una corona como las que ostentan las monarquías occidentales: su forma es cónica, de múltiples niveles y termina en una aguja afilada.

Acto seguido, el rey recibirá la Espada de la Victoria (Phra Saeng Khan Chai Sri), que simboliza el papel del rey como guerrero que debe proteger a su pueblo. La hoja de la espada viene de Camboya; Su cuello, entre la manija y la lámina, se adorna con una imagen miniatura embutida oro del dios Vishnu montando su Garuda, un pájaro mítico considerado un dios menor (o semidiós) en el hinduismo y en el budismo. El rey Rama I, primer monarca de la dinastía Chakri, ordenó una empuñadura y vaina hecha en oro y incrustada con joyas en 1782.

El cetro real (Tharn Phra Gorn), otro de los atributos reales, está hecho de madera de casia enchapada en oro, con un mango redondeado en la parte superior y un pie de metal incrustado de oro. Es empleado como símbolo de la autoridad real por muchas culturas en todo el mundo y está asociado con la guía de los pasos del rey por el camino de la justicia y la equidad.

Diseño sin título (2)
LOS REYES MONGKUT, CHULALONGKORN, VAJIVARUDH Y PRAHADHIPOK EN SUS RESPECTIVAS CORONACIONES.
Bhumibol_
EL REY BHUMIBOL TRAS RECIBIR LA CORONA.

Las Zapatillas Reales (Chalong Phra Baat Cherng Ngorn) que recibe el monarca en la coronación, mientras tanto, son también de oro y están decoradas con diamantes y forradas en terciopelo rojo. Solo se utilizan en la coronación y simbolizan la aceptación de su pueblo para guiarlos.

Los otros elementos de la Regalía Real son el “Abanico Real”, hecho de hoja de palma y mango de oro, y el “Batidor Real”, profuso en diamantes, que son un símbolo de la obligación del rey de evitar cualquier mal que amenace a su pueblo. Los “Utensilios Reales” son para el uso personal del monarca, y comprenden el sistema de la nuez de Betel, la urna del agua, el recipiente de la libación, y el receptáculo. Estos objetos sirven para impresionar al pueblo y honrar el poder del rey. Los objetos se colocan siempre a ambos lados del trono del rey o su asiento durante la coronación.

Recuerdos de la anterior coronación

bhumibol 2
EL REY BHUMIBOL RUMBO A SU CORONACIÓN EN 1950

En mayo de 1950, el diario tailandés Bangkok Post describió así la coronación del rey Bhumibol Adulyajed: “Tres días de elaborados rituales comenzaron en la mañana del 5 de mayo, con un baño ceremonial dentro de un amplio recinto del Salón Amerind, donde el rey, entonces de 23 años, vestido con el atuendo de un sacerdote brahmán, de cara al Este, fue bañado con agua bendita vertida sobre sus hombros”.

“Más tarde, el rey, en traje de coronación, recibió a ocho representantes del gobierno en el Gran Salón de recepción”, continúa la crónica. “El joven rey tomó la corona, adornada con diamantes y otras piedras preciosas, y con un considerable peso de 7 kilos, y la puso sobre su cabeza (…) Después, se escucharon 101 disparos de cañón, mientras que las campanas de todos los templos del reino sonaron simultáneamente para anunciar la asunción del trono del nuevo soberano”.

Bhumibol se convirtió de esta forma en el heredero de una dinastía de reyes que oficiaban como semidioses de su pueblo. En los siglos XVIII y XIX, sus ancestros fomentaron entre los devotos budistas siameses la tradición de un rey todopoderoso y semividino, un Boddhisattva o ser humano en las últimas etapas antes de transformarse en Buda o Iluminado. Se prohibía a los plebeyos mirarle al rostro y, si el “Nai Luang” (El Más Grande Señor) les concedía la bendición de acercárseles, había que postrarse hasta tocar el rostro con el suelo, costumbres sagradas que continúan intactas.

Rama X no esperó a ser coronado para comenzar a transformar las instituciones tailandesas

descarga (2)

Vajiralongkorn, el décimo monarca de la dinastía Chakri, ascendió al trono después de la muerte de su padre, el 13 de octubre de 2016, quien falleció a los 88 años. El nuevo monarca había un periodo de luto considerable para honrar la memoria de su padre, quien reinó durante 70 años y llegó a ser reverenciado como un semidios por los tailandeses, antes de ser proclamado monarca.

En una ceremonia celebrada en el palacio capitalino Dusit, Vajiralongkorn fue proclamado rey de Tailandia el 1 de diciembre de 2016, con carácter retroactivo desde el fallecimiento de su padre. El príncipe adoptó el título tradicional de Rama X y un nuevo nombre, Maha Vajiralongkorn Bodindradebayavarangkun, que significa “Vajiralongkorn Descendiente en Carne y Sangre del dios Indra, Señor Supremo de todos los Ángeles”.

Las regalías de la dinastía Chakri, protagonistas la coronación real en Tailandia

El actual soberano, ahora de 66 años, no es reverenciado como su padre. Conocido por su escandalosa vida sentimental, pasó gran parte de su vida en el extranjero desconectado de los quehaceres de la Corona y no heredó la popularidad de la que gozó Bhumibol, cuya muerte sumió a Tailandia en el más profundo luto durante un año. Desde su ascensión al trono, Vajiralongkorn fortaleció sus poderes con la aprobación de varias reformas legales que, entre otros, han puesto bajo su única autoridad el vasto patrimonio de la Corona y varias agencias estatales responsables de su seguridad.

La información sobre la monarquía tailandesa es un asunto muy sensible en el país debido a la ley de lesa majestad, que castiga con penas entre 3 y 15 años de cárcel a quienes critiquen o emitan comentarios que se consideren insultantes para la familia real. El monarca, además, cuadriplicó la cantidad de policías de élite encargados de su protección personal y, sobre todo, tomó el control de cinco organismos responsables de la supervisión de los asuntos reales, financieros y de su seguridad, que estaban en manos del gobierno o de las Fuerzas Armadas.

thai-crown-prince-0
MAHA VAJIRALONGKORN ES EL 10º MONARCA DE LA DINASTÍA CHAKRI

En Tailandia, no se puede criticar libremente a la familia real, puesto que el delito de lesa majestad puede ser aplicado a cualquier crítica, aunque sea mínima, a la monarquía. Este puede ser sancionado con penas de entre tres a quince años de prisión. Después de haber aumentado de forma significativa tras el golpe de estado en 2014, las sanciones por la ley de lesa majestad fueron suavizadas tras la llegada al trono de Vajiralongkorn. Sin embargo, las supuestas extravagancias de Rama X y sus múltiples divorcios debilitaron la figura del actual monarca, que se ve condicionada por la sombra de su padre, considerado como prácticamente un dios por una parte de los tailandeses, especialmente los miembros del ejército y las élites conservadoras. Tras haberse formado en un instituto en Reino Unido, Vajiralongkorn estudió en la Academia militar de Duntroon en Australia. Su hijo, el príncipe Dipangkorn Rasmichoti, de 11 años, es el heredero al trono.

Perfil | Rama X, el rey excéntrico, controvertido, distante e imprevisible

Prohibido estrictamente copiar completa o parcialmente los contenidos de SECRETOSCORTESANOS.COM sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.