Japón

Japón da inicio a la Era Reiwa, el reinado de la “hermosa armonía”

Reiwa marca el reinado del emperador Naruhito. Es la era 248 de la milenaria historia de Japón.

A las 00 horas de este 1 de mayo, siete horas después de la abdicación del emperador Akihito, el calendario tradicional de Japón cambió: finalizó el año 31 de Heisei y comenzó el año 1 de Reiwa (令和)., el reinado del emperador Naruhito. El ideograma está formado por dos kanji, que juntos se traducen como “hermosa armonía”. Reiwa es la era 248 de la milenaria historia de Japón, que utiliza el sistema de calendario de estilo chino desde el año 645. Hasta ahora “kotaishi” (príncipe heredero), Naruhito se convertirá ahora en “Tenno Heika”, su majestad el emperador de Japón

El nombre del reinado de Naruhito, por primera vez desde el siglo VII, fue tomado de un clásico de la literatura japonesa, dado que los anteriores provenían de la literatura china. Se trata de Libro V del Man’yōshū” (Colección de la miríada de hojas), la más antigua recopilación existente de poesía japonesa. “Por primera vez en la historia, basamos el nombre de nuestra era en la literatura japonesa”, dijo el primer ministro Shinzo Abe, quien explicó que el Manyoshu es familiar para muchas personas en todo Japón, independientemente de su posición, y representa la cultura nacional. “Espero que el nombre de la nueva era esté profundamente arraigado en las vidas de la gente de Japón”, dijo.

Una edición impresa en papiro del último periodo Edo del “Manyoshu”, la primera colección existente de poesía japonesa, que se compiló hace casi 1.200 años.

Un comité especial formado por el gobierno fue el encargado de escoger el nombre del nuevo reinado a partir de una lista propuesta por sus miembros, entre los cuales se encontraban Sadayuki Sakakibara, ex presidente de la Federación de Negocios de Japón, Shinya Yamanaka, profesora de la Universidad de Kyoto, quien ganó el Premio Nobel de Fisiología o Medicina en 2012 por desarrollar las llamadas células madre pluripotentes inducidas y el galardonado novelista japonés Hariko Hayashi. “Es un nombre magnífico”, comentó Yamanaka. “Reiwa se interpreta mejor como ‘hermosa armonía’”, dijo Masaru Sato, el cónsul general adjunto y director del Centro de Información de Japón en Nueva York. “‘Reiwa’ se refiere a la belleza de las flores de ciruelo después de un duro invierno, y se considera que significa la belleza de las personas cuando unen sus corazones para cultivar una cultura”.

El inicio de Reiwa pondrá fin los 30 años de la Era Heisei (cuya traducción es “lograr la paz”, “paz alcanzada” o “la paz prevalece en todas partes”), que comenzó el 8 de enero de 1989 con la muerte del emperador Hirohito y el ascenso al trono del actual emperador. Heisei no solamente denominará al reinado de tres décadas de Akihito sino que, según la costumbre, será el nómbre póstumo del monarca. Mientras tanto, desde su abdicación, Akihito es conocido con el título oficial de “joko heika”, su majestad el emperador emérito, un título que no se utilizaba desde Kokaku, el último emperador que abdicó, en 1817.

“El nombramiento de una nueva era imperial es un evento significativo aquí en Japón”, explicaba el diario Japan Times. “El gengo, como se le llama, desempeña un papel integral, tanto en la práctica como en la psicología, en la vida de los japoneses. En una nación donde el gengo ha sido apreciado durante mucho tiempo como una forma de identificar un año, como en “Heisei 31”, que corresponde a 2019, en muchos documentos oficiales y sistemas informáticos, su cambio también ha tenido implicaciones prácticas de gran alcance. Los funcionarios municipales locales, ingenieros de computación y fabricantes de calendarios, por ejemplo, han pasado meses preparándose para los cambios necesarios”.

Desde la primera era, la Taika 大化 (645-), hasta la era Heisei 平成 (1989) ha habido 247 nombres de eras imperiales, que originalmente no cambiaban en cada reinado, sino en circunstancias especiales. A partir de la era Meiji se impuso la norma de que hubiese un solo nombre de era por cada emperador, algo que era distinto durante el Período Edo, cuando este podía cambiarlo varias veces durante su reinado tras una guerra devastadora, un terremoto, una epidemia o un gran incendio como medio para marcar un nuevo comienzo tras la calamidad. Por ejemplo, la era Keiō (1865-1868), que precedió a la era Meiji (1868-1912), no debió su inicio ni su fin a la subida al trono, abdicación ni a ningún otro hecho relacionado con los emperadores de la época.

Cada emperador establecía el nombre de la nueva era, que se extinguía con su muerte, y ese nombre pasaba a ser el nombre póstumo del monarca fallecido. Cuando, tras el fin de la Segunda Guerra Mundial, se dio paso a una nueva Constitución reformándose también la Ley de la Casa Imperial, el fundamento legal de la imposición del nombre de la era quedó muy debilitado. De hecho, el nombre de la era entonces en curso, Showa, siguió usándose puramente “por costumbre” y a menudo se propuso su abandono. Pero finalmente Showa recibió fundamento legal mediante la “Ley de Nombres de Era” (junio de 1979) y las Directrices para el Procedimiento de Selección de los Nombres de Era (octubre de 1979), que significaron una clarificación de dicho proceso de fijación.

Los 247 nombres de era que hubo hasta la fecha suman un total de 504 kanjis. No obstante, hay algunos que se han utilizado en repetidas ocasiones, por lo que se han usado solo 72 caracteres distintos. El kanji utilizado con más frecuencia es 永 (ei, eternidad), que aparece 29 veces, seguido de 天 (ten, cielo) y 元 (gen, origen), con un total de 27 veces; 治 (ji, orden) ha aparecido en 21 ocasiones, y 応 (ō, correspondencia) en 20. Estos cinco caracteres aparecen en el 46 % de los nombres de era, es decir, en 115 de ellos. La razón por la que se utilizan los mismos caracteres en tantas ocasiones tal vez tenga que ver con la voluntad de otorgar a la nueva era un nombre acorde a lo que se espera de ella. En cuanto al kanji “wa” que integra el nombre de la era Reiwa, se interpreta como “paz” o “armonía” y ya había aparecido en 19 ocasiones.

Por otra parte, históricamente los nombres de era no han sido una simple conjunción de caracteres con buenos augurios, sino que solían ser extraídos de Los cuatro libros y cinco clásicos” (Sishu Wujing), un pilar de las enseñanzas del confucionismo, entre otros escritos similares. El nombre de Heisei, por ejemplo, deriva de la enseñanza de “alcanzar la paz tanto en el interior como en el exterior del país, en el cielo y en la tierra”, tomada de las “Memorias históricas” y del “Clásico” de historia. Además, aunque no es algo que se conozca de forma oficial, también se dice que la primera letra del nombre de era no debe repetirse respecto a las anteriores, para que la inicial del nombre de la nueva era pueda distinguirse con las de las sucesivas eras: M (Meiji), T (Taisho), Showa (S) y Heisei (H).

Casi el 74 por ciento del público japonés dijo que aprueba el nombre que Reiwa. La encuesta, realizada por “Kyodo News”, también mostró que la tasa de apoyo para el gabinete del primer ministro Shinzo Abe aumentó 9,5 puntos porcentuales a 52,8 por ciento, desde la encuesta anterior realizada en marzo gracias a este momento, considerado históricos por muchos japoneses. En una encuesta de opinión de emergencia de dos días a nivel nacional, realizada después de que el nuevo nombre de la era Imperial se presentara el lunes, el 73,7 por ciento dijo que le gustaba el nombre, mientras que el 15,7 por ciento no. Mientras tanto, casi el 85 por ciento vio la elección del gobierno de un nombre de un clásico japonés, en lugar de una fuente china, como algo positivo.

La extinta Era Heisei, que comenzó el 8 de enero de 1989 tras la muerte del emperador Hirohito, denominó un período de paz sin precedentes en las últimas tres décadas, interrumpido solo por crisis naturales como el Gran Terremoto de Hanshin y el ataque de gas sarín en el sistema de metro de Tokio, ambos en 1995, y el Gran Terremoto de Japón en 2011. “Hubo muchos desastres naturales durante la era Heisei”, dijo Yukari Okada, una mujer que celebró a las puertas del palacio imperial el anuncio de la nueva era. “Espero que en la próxima era la gente sufra menos y disfrute más de la vida”.

Lea aquí todas las noticias sobre la histórica abdicación