Abdicación en Japón

Perfil | Naruhito y Masako de Japón, emperadores del linaje más longevo para el siglo XXI

Hay muchas esperanzas y harán que la casa imperial sea más internacional y a la vez esté más en contacto con la vida de los japoneses comunes.

El príncipe heredero japonés Naruhito y su esposa Masako representan muchas cosas nuevas para una pareja imperial: tienen educación universitaria, son multilingües y tienen años de experiencia de vivir en el extranjero, durante los cuales Naruhito incluso lavó su propia ropa. Mientras se preparan para forjar su identidad como emperador y emperatriz de Japón, hay muchas esperanzas y harán que la casa imperial sea más internacional y a la vez esté más en contacto con la vida de los japoneses comunes.

“Creo que hay oportunidades para que esta nueva generación de miembros de la familia imperial abrace causas que expandan un poco los límites”, dijo Shihoko Goto, analista de Wilson Center, citando la experiencia de Masako, de 55 años, como diplomática. “Tienen unos antecedentes únicos y tienen el interés, creo, y deben tener la habilidad para estar más comprometidos”, agregó la analista, destacando cuán lejos la familia ha llegado desde la Segunda Guerra Mundial, cuando el emperador Hirohito era considerado un dios.

El emperador Akihito y la emperatriz Michiko se acercaron al pueblo, especialmente para consolarlo luego de desastres. La abdicación de Akihito, la primera en casi 200 años, desató una discusión sobre si esa era la mejor manera de cumplir su rol. “Hubo claramente dos puntos de vista. Uno, que, como Akihito, el emperador debe ser activo e interactuar con la gente y el otro, que todo lo que necesita hacer es rezar”, dijo un exfuncionario de la agencia de la casa real a Reuters. “Pero, considerando el futuro, no creo que tengamos ambas opciones. Un emperador que simplemente existe no ganaría la confianza y empatía de la gente”, agregó.

Aunque Naruhito, de 59 años, pretende continuar el trabajo de sus padres, también dice que la monarquía necesita adaptarse. Analistas dijeron que eso podría significar hablar más y tener más influencia, aprovechando el valor de la familia como parte de la identidad de Japón. Naruhito, el primer emperador japonés que ha estudiado en el extranjero, es considerado una nueva raza de reyes, su visión forjada por las opciones que desafían la tradición de su madre, la emperatriz Michiko y Akihito, quien rompió con las antiguas tradiciones imperiales abriendo el palacio enclaustrado a la gente.

Akihito y Michiko, quienes nacieron plebeyos, eligieron criar a sus propios hijos en lugar de depender del personal del palacio para la crianza. Y apoyaron a Naruhito cuando eligió asistir a Oxford, donde investigó la historia de los sistemas de transporte del río Támesis durante su estadía allí desde 1983 hasta 1985. “Será un emperador fantástico”, dijo Keith George, de 57 años, un amigo de Naruhito desde sus días en Oxford. “Es una persona cariñosa. Es una persona humilde. Pero nunca ha olvidado sus deberes como el príncipe heredero, y nunca los olvidará como el emperador”.

La atención y la capacidad del príncipe heredero para minimizar su estatus real causaron una gran impresión. “No lo ve todo en términos de lo que significa para él. Lo mira en términos de lo que significa para las personas que lo rodean”, dijo George, ahora abogado, en una entrevista reciente con The Associated Press en Su oficina en Charleston, West Virginia. Las memorias de Naruhito sobre su experiencia en Gran Bretaña incluyen relatos humorísticos de su vida fuera de casa, incluyendo un percance con una lavadora de ropa desbordada.

Naruhito será el 126º emperador, pero su papel será sorprendentemente diferente al de su abuelo Hirohito. Solo con la rendición de 1945 de Japón en la Segunda Guerra Mundial, el Emperador Showa, que es como se llama ahora Hirohito, dejó de ser tratado como un dios viviente. Bajo la constitución pacifista de Japón inspirada en los Estados Unidos, el emperador no tiene poder político. En febrero de este año, Naruhito dijo que estaba dispuesto a asumir un nuevo rol que “se adapta a los tiempos”. Pero dijo que el trabajo de su padre será su guía. “Espero verlo desarrollar su propia manera de hacer las cosas en los próximos años”, dijo Toshio Shiraishi, un amigo de Naruhito por mucho tiempo. “El príncipe heredero ha observado de cerca el trabajo del Emperador Showa y el emperador actual y ha aprendido de ellos, mientras trata de averiguar cuál podría ser su papel”.

La futura emperatriz Masako, es un ex diplomática educado en Harvard que puede demostrar ser un adepto en sus viajes y actividades en el extranjero. Pero mucho dependerá de su salud, ya que se ha estado recuperando de lo que el palacio describe como depresión inducida por el estrés durante aproximadamente 15 años. Naruhito se ha mostrado determinante. Le tomó ocho años y dos rechazos antes de que lograra persuadir a Masako, a quien conoció en una fiesta en 1986, para que se casara con él. La princesa ha limitado en gran medida sus apariciones en público desde fines de 2003, luego de dar a luz a su única hija, la Princesa Aiko, y enfrentando la presión de tener un hijo. Naruhito la ha defendido y dijo que espera que Masako pueda expandir su papel lentamente.

La casa imperial se enfrenta a otras incertidumbres. Solo el hermano menor de Naruhito, el Príncipe Akishino, de 53 años, y el hijo de 12 años de Akishino, el Príncipe Hisahito, pueden ahora sucederlo como emperador ya que la Ley de la Casa Imperial confina ese papel a los herederos varones. La hija de Naruhito, Aiko, ahora de 17 años, no está en la carrera. Pero pase lo que pase, Naruhito necesitará “una fuerte voluntad” similar a la de su padre si quiere seguir su propio camino como emperador, dijo Takeshi Hara, profesor de la Universidad Meiji Gakuin y experto en la monarquía de Japón. George, el amigo de Oxford, dice que confía en que Naruhito puede manejar sus futuros deberes. Mientras se encontraban en Oxford, donde a menudo salían a tomar bebidas y cenas, el príncipe heredero admitió lo mucho que disfrutaba la libertad de ser un estudiante. Sin embargo, nunca lamentó su destino, dijo George. “Nunca vi ni sentí una vez que sintiera eso como una carga”, dijo.