Gran Bretaña

Quiénes son los royals más longevos de la monarquía británica

Isabel II cumplió 93 años este 21 de abril y su vida es una acumulación de récords. Sin embargo, todavía no es la persona más longeva de su dinastía.

La reina Isabel II, monarca más longeva de la milenaria monarquía británica, cumplió este domingo 93 años. En 2015 superó a la reina Victoria como monarca más anciana y en 2016 la superó como la monarca con más tiempo de permanencia en el trono. Sin embargo, Isabel todavía está muy lejos de convertirse en el miembro de la realeza más antiguo, ya que tiene a otras cinco personas ocupando el podio. La persona más longeva de la monarquía fue la tía de Isabel II, la princesa Alicia, viuda del duque de Gloucester, quien murió el 2004 a los 102 años de edad. Fue una de las nueras del rey Jorge V. En 1935 contrajo matrimonio con el príncipe Enrique, duque de Gloucester, con quien tuvo dos hijos. El mayor, Guillermo, murió en un accidente de aviación en 1972, mientras el menor, Ricardo, es el actual duque de Gloucester.

Otra de las nueras de Jorge V ocupa el segundo lugar en el ranking: se trata de la reina Isabel, Reina Madre, viuda de Jorge VI y madre de Isabel II. La monarca vivió una vida extraordinariamente larga: nacida en 1901, provenía de la nobleza escocesa y en 1922, tras rechazar la petición de mano del Príncipe de Gales, se comprometió con el príncipe Alberto, duque de York, hijo de Jorge V. En 1936, al abdicar su hermano, Alberto se convirtió en el rey Jorge VI mientras Isabel fue coronada como reina consorte. En 1952, tras enviudad, se creó para ella un título especial: Reina Madre. Murió en 2002 a los 101 años y fue sepultada en Windsor.

El príncipe Felipe, duque de Edimburgo y consorte de Isabel II, pasó a ocupar la semana pasada el tercer puesto del ranking, al cumplir 97 años y 10 meses. Nacido como príncipe de Grecia y nacionalizado británico con el apellido Mountbatten, Felipe se casó en 1947 con la entonces princesa Isabel de Inglaterra. El duque, quien se retiró de sus funciones públicas cuando tenía 96 años, es el consorte más longevo de la historia británica y, al mismo tiempo, el que más tiempo se mantuvo en su puesto. En febrero de 2013, se había convertido en el miembro masculino más longevo de la familia real británica, superando el récord establecido por el príncipe Arturo, duque de Connaught y Strathearn (tercer hijo de la reina Victoria), quien murió en 1942 con 91 años y 260 días.

El cuarto puesto lo ocupa la princesa Alice, condesa de Athlone, una de las nietas de la reina Victoria, quien murió a los 97 años y 10 meses en 1981 y fue la última sobreviviente de la familia victoriana. Asistió a los funerales de la reina Victoria, a las coronaciones de Eduardo VII, Jorge V, Jorge VI e Isabel II y fue testigo de la crisis de la abdicación de Eduardo VIII y las dos guerras mundiales. En 1917 fue una de las princesas que pasaron a formar parte de la flamante Casa de Windsor cuando Jorge V la creó para diferenciarse de sus parientes alemanes. La última nieta sobreviviente del rey Jorge III y último miembro de la Casa de Hannover, la princesa Augusta de Cambridge, ocupa el quinto lugar en el ranking de personas más longevas de la realeza: nació en 1822, durante el reinado de Jorge IV, asistió a la coronación de su prima, la reina Victoria, y murió en 1916 a los 94 años y 4 meses de edad, tras haber sido testigo de cinco reinados. Isabel II superará a la princesa Augusta en septiembre de 2020. (S.C.)

Anuncios