Abdicación en Japón

Según una encuesta, el 66% de los japoneses apoya el derecho femenino en la sucesión al trono

A días de la abdicación del emperador Akihito, el diario Asashi Shimbun consultó a 3.000 japoneses de todas las edades. Concluye, además, que alrededor del 70% se siente complacido e identificado con la Familia Imperial.

Un sondeo realizado en Japón arrojó que tres cuartos de los japoneses se identifican con la familia imperial, un récord entre todas las encuestas realizadas por el periódico Asahi Shimbun en los últimos 60 años. La encuesta se realizó en todo el país por correo, de marzo a abril, semanas antes de la entronización de un nuevo emperador el 1 de mayo. De las 3.000 personas que recibieron el correo, 2.043 -el 68 por ciento- dieron respuestas válidas. Entre otras cosas, a los encuestados se les preguntó si apoyan a las mujeres emperadoras y los “jokei-tenno” -es decir, los niños que nacieron entre mujeres emperadoras- que se convertirán en emperadores. El setenta y seis por ciento y el 74 por ciento de los encuestados apoyan la posibilidad de que las emperadoras y jokei-tenno, respectivamente.

En una encuesta de febrero de 1959, inmediatamente antes del matrimonio del entonces príncipe y actual emperador Akihito con la plebeya Michiko Shoda, el 60 por ciento de los encuestados dijo que estaba familiarizado con la familia imperial. Las cifras correspondientes cayeron a un rango entre 40 y 50 por ciento en las encuestas en diciembre de 1978 y diciembre de 1982. En las dos encuestas, los índices de quienes dijeron que no estaban familiarizados con la familia imperial eran más altas. En otra encuesta realizada en enero de 1989, inmediatamente después de que Akihito sucediera en el trono a su padre, Hirohito, el 54 por ciento de los encuestados dijo que se identificaba con la familia imperial. La cifra correspondiente aumentó a 67 por ciento en una encuesta en abril de 1993, inmediatamente antes del matrimonio del príncipe Naruhito -futuro emperador- y diplomática educada en Harvard Masako Owada, al 71 por ciento en mayo de 1994 y al 76 por ciento en la última encuesta.

Las cifras tienden a ser más altas cuando los miembros de la familia imperial están ampliamente cubiertos en los medios de comunicación debido a eventos importantes como matrimonios y entronizaciones. Por sexo, el 73 por ciento de los hombres y el 79 por ciento de las mujeres respondieron en la última encuesta que estaban familiarizados con la familia imperial. Entre las mujeres de 40 y más años de edad, la respuesta superó el 80 por ciento. En particular, las mujeres de 50 años, el mismo grupo de edad que Masako, marcó la tasa más alta del 84 por ciento.

Por grupo de edad, el 60 por ciento de los encuestados de entre 18 y 29 años de edad dijeron que estaban familiarizados con la familia imperial. Por otro lado, las cifras correspondientes entre los de 50, 60 y el grupo de edad de 70 y más fueron 81 por ciento, 80 por ciento y 79 por ciento, respectivamente. Mientras tanto, el 61 por ciento de los encuestados dijo que si el emperador manifestaba un sentimiento de querer abdicar, el gobierno debería permitirle hacerlo. El 35 por ciento de los encuestados respondió que el gobierno debería emitir dicho juicio con cautela dependiendo de las circunstancias. El gobierno decidió desembolsar un presupuesto para el “daijosai”, una ceremonia de ofrenda de arroz por el nuevo emperador que se celebrará en noviembre, debido a que es de naturaleza pública y religiosa.

Con respecto a la decisión, el 53 por ciento de los encuestados dijo que le asignaban un gran valor, mientras que el 38 por ciento respondió que no. A los encuestados también se les pidió que eligieran varias respuestas con respecto a los roles que esperan que desempeñe el nuevo emperador. La mayor cifra del 66 por ciento eligió alentar a las personas al visitar áreas afectadas por desastres; El 55 por ciento seleccionó visitar países extranjeros o conocer a personas importantes del extranjero; y el 52 por ciento eligió orar por la paz a través de servicios conmemorativos para los muertos en la guerra. A los encuestados también se les preguntó si a los miembros femeninos de la familia imperial se les debería permitir establecer ramas imperiales (“miyake”) después del matrimonio para que puedan permanecer en la familia imperial. El cincuenta por ciento apoyó la idea, mientras que el 37 por ciento se opuso.