Bicentenario de la reina Victoria

El Palacio de Buckingham abre sus puertas para homenajear a la reina Victoria en su bicentenario

Este año marca el 200 aniversario del nacimiento de la reina Victoria de Gran Bretaña. El lugar donde vivió abre una exposición especial sobre su vida para conmemorarlo.

Una exposición en el Palacio de Buckingham, Londres, explorará la vida de la reina Victoria (1819-1901) y sobre cómo ella convirtió el palacio en la residencia real que se conoce actualmente. Lo más destacado será un retrato de la joven reina pintada por Thomas Sully poco después de mudarse a su nuevo hogar, junto con las insignias personales de Victoria, la Estrella y el Collar de la Orden del Baño.

Victoria, tatarabuela de la actual reina Isabel II y una de las monarcas más poderosas de su tiempo, nació el 24 de mayo de 1819 en el palacio de Kensington y convirtió Buckingham en la sede oficial de la monarquía.La joven reina se mudó al palacio en 1837 cuando solo tenía 18 años. “Apenas tres semanas después de su reinado, se mudó al Palacio de Buckingham, a pesar de que el edificio estaba incompleto y muchas de las habitaciones estaban sin decorar y sin amueblar”, explica la Royal Collection Trust, encargada de gestionar el patrimonio cultural de la corona británica.

“El palacio había estado vacío durante siete años después de la muerte del tío de Victoria, Jorge IV, quien había encargado a gran costo la conversión de la Casa de Buckingham en un Palacio a los diseños de John Nash. El rey nunca ocupó el palacio, y su sucesor, Guillermo IV, prefirió vivir en Clarence House durante su breve reinado. Los ministros de la Reina le aconsejaron que se quedara en el Palacio de Kensington, su hogar de la infancia, hasta que el Palacio de Buckingham pudiera alcanzar un nivel adecuado, pero Victoria quería mudarse de inmediato y comenzar su nueva vida”.

Victoria se casó con su primo hermano, el príncipe Alberto de Sajonia-Coburgo y Gotha, el 10 de febrero de 1840. Durante los siguientes 17 años, tuvieron nueve hijos, ocho de los cuales nacieron en el Palacio de Buckingham. Ya en 1845 estaba claro que el palacio ya no era lo suficientemente grande como para dar cabida a la familia en rápida expansión de la pareja real. El escritor John Ruskin había presenciado los problemas con las otras habitaciones del Palacio para el entretenimiento, describiendo una ocasión en la Corte como “el amontonamiento más incómodo”.

El 10 de febrero de ese año, Victoria escribió una carta al Primer Ministro, Sir Robert Peel, sobre “la urgente necesidad de hacer algo en el Palacio de Buckingham” y “la falta total de alojamiento para nuestra pequeña familia en crecimiento”. El 13 de agosto de 1846, el Parlamento otorgó a Victoria £ 20,000 para completar y extender Buckingham y se recaudaron fondos adicionales de la venta del retiro costero de Jorge IV, el Royal Pavilion, a Brighton Corporation por £ 50,000.

Victoria y Alberto transformaron su hogar en un lugar para el entretenimiento y los negocios oficiales. El Ala Este, conocido hoy por su famoso balcón, se agregó al frente, encerrando lo que anteriormente había sido un patio abierto. También se agregó un nuevo salón de baile a las Salas del Estado, que sirvió como un espacio para que la reina albergara una serie de bailes oficiales.

Durante su tiempo juntos en el Palacio de Buckingham, el matrimonio celebró tres magníficas bailes de disfraces “temáticas”. Estas ocasiones fueron tanto celebraciones de la historia británica como un escaparate para la industria textil del país, ya que se alentó a los invitados a encargar trajes elaborados para dar trabajo a los tejedores de seda de Spitalfield, cuyo negocio estaba en fuerte declive.

El famoso “Stuart Ball” (Baile Estuardo) del 13 de julio de 1851 tuvo como tema el período de Restauración, con invitados vestidos al estilo de la corte de Carlos II, del siglo XVII. El vestido utilizado por la reina Victoria para este baile se incluye en la muestra junto con un esbozo del diario de la monarca que muestra a ella y al Príncipe Consorte vistiendo sus disfraces. En mayo de 1856, se inauguró el salón de baile, seguido poco después por un baile para marcar el final de la Guerra de Crimea y para honrar a los soldados que regresaban: “Alberto, incluso, a quien en general no le gusta State Balls, lo disfrutó y podría haberme quedado hasta las 4, estoy seguro”, escribió la reina en su diario.

La fascinante historia detrás de la época de Victoria en el palacio se inaugurará el 20 de julio y estará abierta al público hasta el 29 de septiembre de 2019.