Abdicación en Japón

Adiós Heisei: qué significa para la sociedad japonesa la llegada de la Era Reiwa

En la vida diaria, el uso del sistema gengō está disminuyendo lentamente a medida que Japón se integra con la economía global, pero ocupa un lugar especial en la psicología de muchos nipones.

En Japón, el reinado de cada emperador tiene su propio nombre, que aparece en lugares como monedas, papeles oficiales y periódicos, y con una rara abdicación a finales de abril, hubo muchas especulaciones sobre cuál sería el nuevo gengō. El lunes, las autoridades anunciaron que la nueva era se llamará Reiwa, e iniciará el 1 de mayo, el mismo día en que el príncipe heredero Naruhito se convierta en el 126° emperador.

El nombre de la nueva era es uno de los cambios más grandes, práctica y psicológicamente, para Japón, que el 30 de abril dirá adiós a la era Heisei, que desde el 7 de enero de 1989 denomina al reinado del emperador Akihito. Las oficinas públicas y las agencias gubernamentales, que en su mayoría usan el sistema de eras (gengō) en sus programas informáticos y papeleo, se han estado preparando durante meses para evitar fallos.

Para facilitar la transición, las autoridades anunciaron el nuevo gengō, dos caracteres chinos que el Gabinete eligió de una breve lista propuesta por los académicos. “Hemos estado trabajando en este cambio durante aproximadamente un año”, dijo Tsukasa Shizume, un funcionario en el suburbio tokiota de Mitaka, donde se cambiará el nombre de la era en 55 tipos de documentos en 20 secciones administrativas. El plazo de un mes debería ser suficiente, dijo. Fujitsu y NEC Corp. estuvieron ayudando a los clientes a garantizar que el interruptor no bloquee sus sistemas.

“Los programas han sido diseñados para facilitar el cambio de nombre”, dijo Shunichi Ueda, un funcionario de NEC. “Si las personas desean probar sus sistemas informáticos, pueden usar un gengō de prueba y ver si funciona”. La mayoría de las empresas principales utilizan el calendario occidental en sus sistemas informáticos, por lo que no les afectará tanto, aunque las empresas más pequeñas pueden tener algunos problemas, dijo. En el Barrio de Minato en Tokio, los funcionarios tacharán a Heisei en miles de documentos y estamparán el nuevo gengō encima.

Será el primer cambio de era de una época informatizada, lo que hace que algunos teman un “error” como se temía con el paso al año 2000. Es complicado, no cabe duda, pero pocos ponen en entredicho el cambio de era. El director del fabricante de calendarios Todan defiende esta práctica. “Es más fácil recordar el pasado con las eras: por ejemplo, nos acordamos de la burbuja que estalló al comienzo de la era Heisei”, recalca Kunio Kowaguchi, en referencia al desplome de la economía japonesa en los años 1990.  “A los japoneses les encanta partir de cero. Una nueva era, un nuevo estado de ánimo”, resume Matoba. El emperador queda asociado para siempre a su era, señal de la importancia concedida a este sistema.

El nombre de la era es más que una forma de contar los años para muchos japoneses. Es una palabra que captura el estado de ánimo nacional de un período, similar a la forma en que “los años 60” evoca sentimientos o imágenes particulares, o cómo los historiadores se refieren a las épocas “victoriana” o “eduardiana” de Gran Bretaña, vinculando la política y la cultura de un período. a un monarca. “Es una forma de dividir la historia”, dijo Jun Iijima, un abogado de 31 años que nació el año pasado en Showa, la era del padre del príncipe heredero Akihito, el emperador Hirohito, conocido póstumamente por ese gengō. “Si solo estuvieras contando años, el sistema occidental podría ser suficiente. Pero el gengō le da un cierto significado a un período histórico “.

La denominación del próximo reinado responde a una tradición nacida a mediados del siglo VII. Los preparativos para su selección se iniciaron hace meses en el seno del Gobierno, al igual que los debates, en el más estricto secreto. Aunque la tradición, legitimada por una ley de 1979, dicta que el nombre de cada nueva era imperial será anunciado una vez que el anterior monarca fallece, esta vez hubo que hacer una excepción. Los fabricantes de calendarios, la administración, los colegios u hospitales usan la fecha de la era en sus documentos, junto a la del calendario gregoriano, y tendrán poco tiempo para organizarse. Las monedas también tienen que ir acuñadas con el nuevo sello.

Desde la primera era, la Taika (645-), hasta la actual era Heisei (1989) ha habido 247 nombres de era. A partir de la era Meiji se impuso la norma de que hubiese un solo nombre de era por cada emperador, algo que era distinto durante el Período Edo, cuando este podía cambiarlo varias veces durante su reinado tras una guerra devastadora, un terremoto, una epidemia o un gran incendio como medio para marcar un nuevo comienzo tras la calamidad. Por ejemplo, la era Keiō (1865-1868), que precedió a la era Meiji (1868-1912), no debió su inicio ni su fin a la subida al trono, abdicación ni a ningún otro hecho relacionado con los emperadores de la época.

La Era Showa, nombre del reinado del emperador Hirohito, duró 64 años 1989, y generalmente se identificó con la recuperación de Japón y la creciente prominencia global en las décadas posteriores a la Segunda Guerra Mundial. El nombre de la era imperial también es una forma de “nacionalismo suave”, dijo Ken Ruoff, director del Centro de Estudios Japoneses de la Universidad Estatal de Portland. “Es uno de estos recordatorios constantes de bajo nivel de que Japón cuenta los años de manera diferente y que Japón tiene una monarquía”, dijo.

Los kanji son cuidadosamente elegidos para tener un significado aspiracional. Heisei, que significa “lograr la paz”, comenzó el 8 de enero de 1989, en medio de grandes esperanzas de que Japón desempeñaría un papel más importante en los asuntos globales después de décadas de crecimiento económico sólido. Heisei comenzó con la caída del muro de Berlín y la salida de la consola Gameboyde Nintendo, y fue escenario de catástrofes como el terremoto y el tsunami de marzo de 2011 o el ataque con gas sarín de la secta Aum en el metro de Tokio en 1995. Poco después, la burbuja de la economía de Japón se desplomó, iniciando un largo período de estancamiento y deflación. El ascenso de China y Corea del Sur disminuyó la prominencia internacional de Japón, y una serie de desastres, entre ellos el terremoto de Kobe de 1995 y el mega terremoto de 2011, el tsunami y las crisis nucleares, empañó la imagen de la era Heisei.

En la vida diaria, el uso del sistema gengō está disminuyendo lentamente a medida que Japón se integra con la economía global. Una encuesta reciente del periódico Mainichi Shimbun mostró que el 34 por ciento de las personas dijo que usaba principalmente gengō, el 25 por ciento principalmente del calendario occidental, y el 34 por ciento usaba casi lo mismo. En 1975, el 82 por ciento dijo que usaba principalmente gengō. Ambos calendarios utilizan meses occidentales. Las licencias de conducir japonesas ya comenzaron a imprimirse en ambas fechas en lugar de solo gengō. Iijima, la abogada, dice que el papeleo legal usa el nombre de la era porque eso es lo que usa el sistema judicial. Pero en la vida cotidiana usa ambos. Para los eventos globales, piensa en términos del calendario occidental, como los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001, y utiliza ambos sistemas de citas para eventos domésticos. (S.C.)

Siga leyendo: “Reiwa”: la antigua poesía japonesa inspira el nombre del reinado de Naruhito

Anuncios