Europa

Olav de Noruega y Martha de Suecia: una inédita boda por amor celebrada hace 90 años

Reunió a multitudes en las calles y numerosos primos y tíos de sangre azul y fue la primera boda real en Noruega desde que Jacobo VI de Escocia se casó con Ana de Dinamarca, 340 años antes.

El 21 de marzo de 1929, hace 90 años, el príncipe Olav de Noruega y la princesa Martha de Suecia protagonizaron la primera boda real celebrada en suelo noruego después de 340 años. Los novios eran primos hermanos: él era el único hijo del rey Haakon VII, fundador de la dinastía, y de su esposa británica, la reina Maud. Ella era hija del príncipe sueco Carl y la princesa danesa Ingeborg.

Olav y Märtha, que tenían una abuela común en la reina Louise Josefina Eugenia de Dinamarca (1851-1926), se reunieron varias veces durante su infancia, pero no fue hasta que llegaron en los años 20 que se despertó entre ellos el interés mutuo. De acuerdo con el libro “En mis propias palabras”, Olav de Noruega dijo que no tenía ninguna duda de que el suyo fue un amor a primera vista. “Me interesó desde la primera vez que nos vimos, y creo que fue mutuo. Había suficiente amor a primera vista. Creo que puedo decir eso con seguridad”, dijo Olav.

El compromiso entre el príncipe heredero Olav y Märtha se celebró en secreto durante los Juegos Olímpicos de Verano en Ámsterdam en 1928, y la boda se celebró en la Catedral de Oslo, que en ese momento era la Iglesia de Nuestro Salvador. La boda, que reunió a multitudes en las calles y numerosos primos y tíos de sangre azul, fue la primera desde que el rey escocés Jacobo VI viajó a Oslo para casarse con la princesa danesa Ana, de 15 años, en 1602. El príncipe Alberto de Inglaterra, primo de Olav (y futuro rey Jorge VI) fue el padrino de la boda.

Olav y Martha se instalaron en una modesta finca en la zona de Skaugum, cerca de Oslo, donde nacieron tres hijos: la princesa Ragnhild (nacida en 1930 y fallecida en 2012), la princesa Astrid (nacida en 1932) y el príncipe Harald (nacido en 1937), que es el actual rey de Noruega. Martha se hizo popular muy pronto en Noruega, especialmente por ser una madre amorosa, sin dudas influida por el carácter amoroso con que su propia madre la crió a ella y a sus hermanas. “Mi madre era en muchos aspectos una pieza central de la familia”, recordó Astrid. “Ella era tan cariñosa y cercana, y nos dio generosamente su alegría y amor. Si no estaba tan ocupada, siempre se tomaba el tiempo para sus hijos. Tenía una paciencia maravillosa”.

La paciencia de Martha se puso a prueba en la Segunda Guerra Mundial, que la separó de su marido. Después de algunos días dramáticos escapando de las garras de los invasores nazis en Noruega, los caminos de Olav y y Märtha se separaron por un tiempo. “Olav quiso quedarse en Noruega porque pensó que serviría al país y aseguraría la monarquía noruega. Viajaba a menudo en Inglaterra con su madre y estaba fuertemente vinculado a la familia real inglesa”, dijo el biógrafo real Einar Østgaard.

Ella llevó a los niños a su Suecia natal y luego a los Estados Unidos, un destino seguro para la familia, mientras que Olav finalmente se instaló en Londres con su padre, el rey Haakon. Pasarían dos años antes de que la familia volviera a reunirse, en Washington, y repitieron el encuentro en Canadá en 1944. La pesadilla terminaría el 7 de junio de 1945, cuando se proclamó la liberación de Boruega y la familia finalmente pudo volver a poner sus pies en suelo noruego. Para el príncipe Harald, que tenía ocho años en 1945 y había vivido gran parte de su vida en el extranjero, fue un día inolvidable.

“En mi parecer, no me convertí en un príncipe hasta que regresé a casa en Noruega en 1945. Pero como crecí en una familia real, algo sentía”, dijo el rey Harald en una entrevista. Desafortunadamente los tres pequeños príncipes no pudieron disfrutar durante mucho tiempo de la felicidad de volver a ser una familia. “Märtha y yo celebramos nuestras bodas de plata, pero tres días antes fue internada nuevamente en el Hospital Real de Oslo”, contó Olav. “Fue la enfermedad del hígado la que volvió a golpear y falleció la noche del 4 al 5 de abril de 1954. Para mí fue una pérdida muy, muy grande. Sí, para todos nosotros. Mi padre, que también era su tío, la amaba. Y el amor fue mutuo”. La muerte de Martha dejó a su esposo completamente abatido. Tres años después, al morir su padre, fue entronizado como rey y lo hizo sin reina, tal y como permaneció los siguientes 34 años hasta su propia muerte. (S.C.)