Abdicación en Japón

La familia imperial espera salir de las sombras en el próximo reinado

Akihito, al explorar lo que significa ser un “símbolo”, interactuó de manera proactiva con los miembros del público bajo el principio de “compartir la alegría y el dolor con la gente”.

El príncipe heredero Naruhito, quien heredará casi todas las actividades que llevan a cabo el emperador Akihito y la emperatriz Michiko desde hace 30 años, expresó su intención de heredar también su enfoque: “Me gustaría cumplir con mis deberes como símbolo (del estado) al estar siempre al lado de los ciudadanos japoneses, y compartir la alegría y el dolor con la gente, como lo han hecho el emperador y la emperatriz“. Las actividades oficiales del emperador japonés se expandieron enormemente durante la era Heisei, como se denomina al reinado del actual monarca. Akihito, al explorar lo que significa ser un “símbolo”, interactuó de manera proactiva con los miembros del público bajo el principio de “compartir la alegría y el dolor con la gente”. No restringió sus actividades a actos simbólicos y eventos tradicionales como lo estipula la Constitución, sino que viajó dentro y fuera del país para honrar a quienes sufrieron en la guerra, y las visitas a los afectados por desastres naturales se convirtieron en la parte central de sus deberes.

EL EMPERADOR AKIHITO ABDICARÁ EL 30 DE ABRIL DE 2019.

En un mensaje de video publicado en agosto de 2016, el emperador habló con franqueza acerca de sus preocupaciones de no poder llevar a cabo sus deberes públicos de todo corazón a medida que envejecía. “Se podría decir que estaba cuestionando lo que significaba ser un emperador simbólico. El mes siguiente, el gobierno estableció un panel de expertos encargado de deliberaciones sobre cómo reducir la carga de los deberes públicos sobre el emperador”, dijo el diario japonés Mainichi Shimbun. “Se convirtió en una ruta hacia la abdicación la prioridad, sin embargo, el debate sobre las actividades llevadas a cabo por el Emperador no fue facilitado”.

“No hay una definición para los deberes públicos de un emperador aparte de los actos en asuntos de Estado”, dijo Isao Tokoro, experto en historia del Sistema Imperial y profesor emérito de la Universidad de Kioto Sangyo. “Hay una necesidad de pensar en una nueva forma de hacer las cosas, usar la próxima abdicación y la sucesión subsiguiente como una oportunidad para hacerlo”. Pero no hay señales de que tal discusión esté teniendo lugar. La revisión por parte de la Agencia de la Casa Imperial (Kunaicho) de los deberes públicos del emperador no produjo cambios fundamentales. Un alto funcionario de la agencia explicó: “Dado que el nuevo emperador será más joven, decidimos pasar la batuta con los deberes como son actualmente“.

EL PRÍNCIPE AKISHINO SERÁ EL PRÓXIMO HEREDERO DEL TRONO, SEGUIDO DE SU HIJO HISAHITO.

El príncipe Naruhito, de 58 años, expresó en más de una oportunidad su entusiasmo por perseguir lo que se requiere de la familia imperial “de acuerdo con los tiempos cambiantes”. En una conferencia de prensa el año pasado, el hijo de Akihito dijo que “dependiendo de los cambios en la sociedad, lo que la sociedad busca de la Familia Imperial cambiará. Es importante que respondamos a eso”. El príncipe dijo también que quiere aplicar el conocimiento que adquirió a través de su investigación sobre temas relacionados con el agua, incluidos los desastres naturales y el medio ambiente, a sus deberes como emperador, lo que podría significar un cambio trascendental en una monarquía donde el monarca, definido como “símbolo del Estado”, no tiene ninguna injerencia en el funcionamiento del gobierno.

Algunos critican que la gama de actividades llevadas a cabo por la familia imperial se está expandiendo a medida que disminuye el número de miembros de la familia imperial: en la línea sucesoria actual hay solamente cuatro hombres (Naruhito, su hermano Akishino, el príncipe Hisahito y el longevo príncipe Hitachi). Hideya Kawanishi, profesora de historia japonesa moderna y contemporánea en la Universidad de Nagoya, cree que es necesario un debate a nivel nacional sobre el tema. “Se ha bajado el listón para que el público busque ciertas cosas de la Familia Imperial. No podemos negar que el deseo de la Familia Imperial de quedarse al lado de la gente los ha hecho más ocupados. Ahora es el momento de desechar el camino actual, de hacer cosas y construir algo nueva”, sugirió. (S.C.)

Siga leyendo | El emperador Akihito comunicó a los espíritus de sus antepasados su decisión de abdicar

Anuncios