Dinastia Romanov

El reloj más caro del mundo perteneció a los zares y fue hallado en un mercado de pulgas

En una de esas historias asombrosas que solo es posible conocer gracias a Internet, en 2012 un hombre se dirigió a Google para buscar “Vacheron & Constantin” y “egg” para descubrir algo que no pudo creer.

El huevo de oro incrustado de joyas con un reloj de oro Vacheron que compró por 13.302 dólares hace 20 años, en un mercado de pulgas en EE.UU., en realidad fue un regalo de cumpleaños para el zar Alejandro III confeccionado en 1887 por Peter Carl Fabergé. Ahora se ha vendido de manera privada por varios millones de dólares, lo que probablemente lo convierte en el reloj más caro del mundo.

La persona encontró un artículo de 2011 del diario británico The Telegraph titulado “¿Se trata de 20 millones de libras en su chimenea?” El huevo era el tercero de los 54 huevos Fabergé, propiedad de la familia real rusa, y se había perdido desde 1922, tras la Revolución bolchevique que le costó la vida al zar Nicolás II y su familia. Se sabe que en 1922 este huevo fue transferido de la acorazada Armería del Kremlin, que había confiscado las joyas en 1917 cuando el zar fue derrocado, al cuidado del plenipotenciario especial del Consejo de Comisarios del Pueblo, Ivan Gavrilovich Chinariov. Más allá de los registros escritos, también sobrevivió una fotografía de 1902 del huevo en exhibición en San Petersburgo.

Foto de una exposición de 1902 en San Petersburgo con el huevo. (Fuente: Hodinkee)

Vincent y Anna Palmade, dos expertos en la obra de Fabergé, encontraron el catálogo de una subasta de Parke Bernet (una casa de subastas adquirida posteriormente por Sotheby’s) en 1964 y al ver la fotografía pudieron identificar un huevo que se vendió por $ 2.450 como el huevo faltante de Fabergé. Probablemente nunca se sabrá cómo terminó saliendo de la Unión Soviética y llegando a los Estados Unidos, pero se cree que debe ser una historia bastante interesante.

El propietario anterior planeó fundir el huevo, pero no tuvo suerte en encontrar un comprador, por lo que solo lo mantuvo completo hasta su búsqueda de Google en 2012. Se puso en contacto con Wartski, una empresa familiar de comerciantes de antigüedades con experiencia en Fabergé que aparecía citada en el artículo de Telegraph. Wartski se lo compró en nombre de un cliente no identificado. “El presupuesto estimado para el huevo era de más de $ 30 millones en 2011, pero no sorprendería si el precio final pagado fuera significativamente más alto para evitar que el vendedor lo subastara”, dice Eric Wind en un artículo publicado en Hodinkee. Es un poco decepcionante que no sepamos el precio final y el comprador, pero no inesperado”.

Fotografía del huevo en un catálogo de subastas de Parke Bernet de 1964. (Fuente: Hodinkee)

“El vendedor anónimo aparentemente teme que salga la noticia de su descubrimiento. Recientemente compró una casa un poco más grande y un auto nuevo, pero en apariencia se mantiene discreto”, explica Bloomberg News. Con toda probabilidad, este reloj que perteneció al zar Alejandro sea el más caro jamás vendido, superando el famoso Huevo Rothschild vendido en 2007 por Christie’s por más de US$ 18 millones. Vacheron tiene una tradición extremadamente orgullosa de ser el “cronometrador” de la realeza y una caja de esta marca de la década de 1950 tenía en su interior la frase “Proud Possession of Royalty Since 1755”. (S.C.)