Familia Real Britanica

Isabel II regaló un nuevo título a su hijo menor por su cumpleaños 55

El conde de Wessex y su esposa, Sophie, serán conocidos como Condes de Forfar, un título escocés que no se utiliza desde hace 300 años.

La reina Isabel II de Gran Bretaña conmemoró el cumpleaños de su hijo menor, el príncipe Eduardo, otorgándole un nuevo título nobiliario que podrá utilizar oficialmente en Escocia. Eduardo, conde de Wessex desde 1999, y su esposa Sophie Rhys-Jones, serán conocidos como Conde y Condesa de Forfar cuando se encuentren en Escocia. Como es tradición, cuando los miembros de la familia real británica están en este país, utilizan sus títulos escoceses, cosa que hasta ahora el príncipe Eduardo no tenía. El título escocés del príncipe Carlos es el de conde de Rothesay, mientras los príncipes Guillermo y Harry son condes de Strathearn y conde de Dumbarton, respectivamente. El título escocés del príncipe Andrés es el de conde de Inverness.

El nuevo título del príncipe Eduardo fue anunciado este domingo 10 de marzo, cuando el príncipe cumplió 55 años. El condado de Forfar fue creado en el año 1661, durante el reinado de Jacobo II de Inglaterra y Escocia, para Archibal Douglas, por entonces un aristócrata de 8 años de edad que llegó a convertirse en consejero privado de la reina María II y su esposo, Guillermo III. El título se extinguió como título en 1715, cuando el segundo conde murió sin descendencia. El título debe su nombre a la ciudad escocesa de Forfar, de poco más de 14.000 habitantes, y ubicada cerca del histórico Castillo de Glamis, hogar de los condes de Strathmore y Kinghorne, la familia de la que formaba parte la difunta reina madre, abuela de Eduardo.

Nacido en 1964, Eduardo abandonó la carrera militar en su juventud para dedicarse a la producción teatral. En 1999 contrajo matrimonio con Sophie Rhys-Jones en la capilla de San Jorge (Windsor), y recibió de su madre, como regalo de bodas, los títulos de Conde de Wessex y Vizconde Severn. Tiene dos hijos, Lady Louise Mountbatten y James, quien adquirió el vizcondado de Severn como hijo de un conde. Tras abandonar el mundo teatral, Eduardo comenzó una vida más activa dentro de la familia real y actualmente es patrocinador de varias organizaciones benéficas escocesas, como el Festival Internacional de Edimburgo, las Orquestas Juveniles Nacionales de Escocia y el Bádminton de Escocia. Como fideicomisario del Premio Duque de Edimburgo, apoya la educación no formal de miles de jóvenes en Escocia y tiene presentaciones anuales de los Premios de Oro en el Palacio de Holyroodhouse en Edimburgo.En 2014, el conde fue nombrado Lord Alto Comisionado ante la Asamblea General de la Iglesia de Escocia, como representante personal de la reina en la asamblea. (S.C.)