Gran Bretaña

La historia olvidada de Bess de Hardwick: la carcelera de María Estuardo

Construyó algunos de los palacios más magníficas de la época y se convirtió en sinónimo de ingenio, ambición y extravagancia. Mantuvo una íntima relación con la reina de Escocia.


Aunque la vida de María, reina de Escocia, estuvo profunda y trágicamente ligada a la de su prima y rival, la reina Isabel I de Inglaterra, se dio la curiosa anécdota de que estas dos mujeres jamás de conocieron personalmente. María e Isabel no tuvieron ninguna relación, aparte de la epistolar, y la reina de Escocia murió ejecutada en 1687 después de ser acusada por Inglaterra de urdir un complot para asesinar a su prima.

A pesar de los intentos de María, Isabel siempre se resistió a encontrarse cara a cara con su prima, en una combinación de miedo y autoprotección. La reina inglesa se mostraba ávida por información sobre María, en particular por su aspecto físico, pero lo último que quería era encontrarse con ella sucumbiendo al legendario encanto de María.

La llegada de María a Inglaterra en 1568 puso a Isabel en una posición imposible: preocupada, se oponía a su regreso a Escocia, lo que supondría una muerte segura, pero también a la guerra de Escocia en nombre de María en nombre del catolicismo. Por un lado, María era una reina reina, pero también era una amenaza mortal: Isabel no tenía un heredero y María era el pretendiente más fuerte del trono inglés; para muchos católicos, ella, y no Isabel, era la legítima reina.

Dejar a María en libertad era simplemente demasiado peligroso, así que se decidió que sería puesta bajo arresto domiciliario, bajo el cuidado del conde de Shrewsbury. Protestante, absolutamente leal y, lo que es más importante, propietario de vastas propiedades lo suficientemente grandes como para albergar a una reina en Midlands, a una distancia segura de Londres, Escocia y los puertos ingleses.

María, sin embargo, mantuvo una relación íntima, al menos por un tiempo, con la esposa de su carcelero, Isabel, condesa de Shrewsbury, más comúnmente conocida como “Bess de Hardwick”, una de las pocas inglesas que tenían acceso a María. En 1569, cuando Bess esperaba la llegada de María al castillo de Tutbury, un lugar horriblemente húmedo y lúgubre, la menos salubre de las casas de Shrewsbury, ella estaba en su cuarto matrimonio y había recorrido un largo camino desde los humildes comienzos.

Bess nació en 1521, o principios de 1522, en una familia de Derbyshire, contó la historiadora Kate Hubbard en su libro Devices and Desires: Bess of Hardwick and the Building of Elizabethan England. Su padre era propietario de una pequeña propiedad en Hardwick y fue ascendiendo en la corte de los Tudor gracias a los maridos bien elegidos y la astuta explotación de los activos que esos maridos le habían proporcionado.

Un matrimonio prematuro de corta duración con Robert Barlow, un niño de Derbyshire, le dejó una pequeña herencia. Su próximo esposo, Sir William Cavendish, quien, como Bess, provenía de una familia de caballería y adquirió el castillo de Chatsworth, el sitio de la primera casa de Bess, que le dio seis hijos. Sir William St Loe, el marido número tres, era sólidamente rico, estaba bien conectado y dejó a Bess sus tierras del oeste.

Pero sus primeros tres matrimonios fueron superados por su cuarto. Shrewsbury fue uno de los condes más importantes de Inglaterra, una especie de magnate con vastas propiedades ricas en carbón, hierro y plomo.
En los primeros años de su matrimonio, sus cartas también estaban llenas de afecto: llamó a Bess “mi única alegría”, dijo que su ausencia “me llevó a un basurero” y deseó sus “noches conmigo”.

Pero su felicidad fue arruinada por el nombramiento del conde de Shrewsbury como custodio de la encarcelada María. Las órdenes de Isabel a Shrewsbury habían prohibido expresamente que Bess, o cualquier otra mujer gentil, fraternizara con la reina de Escocia, pero en los primeros días la condesa y la reina pasaron mucho tiempo juntas.

Bess debe haberse sentido profundamente curiosa acerca de María, que tenía 26 años, era hermosa y su vida tenía una cuota inusualmente alta de brutalidad y tragedia: había perdido un reino, un hijo, tres maridos (en el asesinato del segundo habría estado involucrada y el tercero la había secuestrado, violado y obligado a casarse con él).

Para María, Bess era una fuente de información y un conducto hacia Isabel. Más tarde afirmó que Bess le había contado escandalosas historias sobre la reina inglesa: que era una ninfómana, ridículamente vana, etc. Ambas mujeres eran intrigantes empedernidas y esperaban poder ser de utilidad la una a la otra. Charles Cavendish, el hijo menor de Bess, contrabandeaba cartas para María y tal vez lo mismo hizo Bess.

La custodia de la reina de Escocia al principio habría parecido un honor para los Shrewsburys. Ninguno hubiera esperado que durara 15 años, presentando una inmensa tensión financiera y emocional, y contribuyendo en gran medida a la ruptura de su matrimonio, que solo duró dos años en 1569; la reina de Escocia era una joven altamente atractiva y manipuladora, y Shrewsbury se encontró de repente tratando de complacer a tres mujeres poderosas: Isabel, María y Bess.

A pesar de que la reina Isabel contribuyó monetariamente para mantener a María y de corte de prisión domiciliaria (que llegaba a estar compuesta por 60 personas), sus contribuciones estaban lejos de ser suficientes y pronto fue evidente que el conde esperaba compensar el déficit de su propio bolsillo. Por otra parte, empezaron a llegar a Londres rumores de que Shrewsbury era demasiado indulgente con su prisionera y sobre las horas pasadas por Bess y María encerradas en sus habitaciones.

Fue entonces cuando las relaciones entre Bess y la reina de Escocia se agriaron. En 1577, un sirviente describió su hogar conyugal como “un infierno”. Shrewsbury culpó a su regaño, a su “malvada y maliciosa esposa”, y Bess tomó represalias al culpar a la influencia de “los que te odian”. Finalmente, dejó la casa de la familia y Shrewsbury dejó de pagarle una asignación anual. 

Bess se exasperaba cada vez más por María y sus quejas, y prefería recluirse en Chatsworth, lejos de su esposo y su prisionera. A principios de la década de 1580, se rumoreaba que Shrewsbury y María eran amantes, que la reina había dado a luz probablemente a dos niños producto de ese romance. En 1584, la reina de Escocia fue retirada de la custodia de Shrewsbury y dos años más tarde se encontró con su muerte en el castillo Fotheringhay.

El cautiverio había convertido a la otrora hermosa soberana en una mujer encorvada y coja, con el pelo gris escondido debajo de una peluca. Al conde de Shrewsbury le correspondió dar el visto bueno al verdugo y miró hacia otro lado y lloró al caer el hacha sobre el cuello real. Bess no estaba presente, porque ya estaba separada del conde, pero quizás no haya derramado ninguna lágrima.