Asia & Oriente Medio

Los recuerdos de Farah Diba a 40 años del exilio: “Me dijeron que si mataba a mi marido con veneno me permitirían volver”

La esposa del último shah de Irán no pierde contacto con los iraníes que viven bajo la dictadura autocrática desde 1979. Entrevistada por medios europeos, dijo: Mi mayor esperanza es que algún día se les permita su libertad”.

Justo a las afueras de Teherán una vez se levantó una estatua de Farah Pahlavi, la última emperatriz de Irán. “Era de bronce, y tenía casi tres metros de altura”, explica la viuda de shah Mohammad Reza Pahlavi, derrocado por la Revolución iraní en 1979. “Trataron de romperla en pedazos después de que nos fuéramos, pero no pudieron. Así que al final se dieron por vencidos y me arrojaron a un lago. De todos modos, me gusta pensar que un día volveré a aparecer”.

Pasaron 40 años desde que cayó el telón final del gobierno de la mujer apodada “la Jacqueline Kennedy de Medio Oriente” y su esposo, el último shah de Irán, quien había sido expulsado de su país unas semanas antes. El monarca había enfurecido a los clérigos al intentar occidentalizar el país y fue odiado por muchos por su reinado autocrático. En una entrevista concedida al diario británico The Telegraph, la emperatriz recuerda el día del exilio de su familia con emociones encontradas: “Traté de no perder toda esperanza y creo que realmente fue el final”, dijo. “Pero nunca olvidaré las lágrimas en los ojos del rey cuando el avión despegó”.

La vida en el exilio fue muy dura. El shah murió de cáncer en Egipto solo unos meses después de haber sido expulsado del trono, y en los últimos 18 años la emperatriz perdió a dos de sus cuatro hijos por suicidio; en 2001, su hija, la princesa Leila , de 31 años de edad, murió de una sobredosis de drogas en Londres, y en 2011, el hijo de la pareja de 44 años, el príncipe Alí Rezah, se disparó en Boston. Según la propia emperatriz, sus hijos “nunca superaron la conmoción” de lo que había sucedido en sus años formativos.

En el discreto pero elegante departamento de París donde ahora pasa la mayor parte del año, la emperatriz de 80 años vive rodeada de recuerdos de su glamorosa vida pasada. Entre las pinturas y esculturas se encuentran anidadas fotografías del esposo a quien todavía se refiere como “el rey” y su descendencia: el príncipe heredero Rezah II (ahora de 58 años y un activista político que vive en los Estados Unidos) y la princesa Farahnaz (de 55 años de edad y que viven tranquilamente en Nueva York), así como Leila y Alí.

Farah Dibah, nacida en el seno de una familia iraní de clase alta, se convirtió en la tercera esposa del Shah (las dos anteriores no habían logrado engendrar un heredero) en 1959, con un vestido diseñado por Yves Saint Laurent para Dior. Tal fue su dedicación a su trabajo caritativo y su popularidad que, en 1967, shah dio el importante paso de hacer de su reina consorte una “Shahbanu“, la primera emperatriz del Irán moderno. El día de su coronación, llevaba una corona de Van Cleef & Arpels, engastada con 1469 diamantes, 36 esmeraldas, 34 rubíes y 105 perlas, y pesaba casi dos kilos. “Se sentía como demasiado”, dice ella.

Solo cuando la reina Isabel II de Inglaterra visitó Irán, a mediados de los años 60, la emperatriz entendió por qué: “Después de la cena oficial, la acompañé de regreso a sus apartamentos y ella se quitó la corona con un gran suspiro de alivio. ‘Ahora puedo respirar’, dijo. ‘Porque es muy pesada’. Y sentí envidia porque mi corona el oro se clavaba en mi cabeza, pero en la de ella había una especie de cojín de terciopelo para hacerlo más cómodo”.

Aunque solo tenía 21 años cuando se casó con el emperador, Farah Pahlavi disfrutó de su reinado de 20 años, durante los cuales se convirtió en una pionera en las artes, algo inusual para una mujer en ese momento y en esa parte del mundo. La historia de la extraordinaria colección que acumuló para su país: un valor de unos 3 mil millones de dólares y más de mil obras de Van Gogh , Picasso, Bacon, Rothko , de Kooning y un joven Andy Warhol , que realizó una visita al Palacio Real pintó su retrato.

En las semanas posteriores a su exilio, la emperatriz recibió un mensaje “de los locos que habían asesinado a tanta gente en casa. Dijeron que si yo podía matar a mi propio marido, con veneno, entonces me permitirían volver a Irán. Y si eso no prueba qué tipo de personas son, entonces no sé qué es”. “Pensar en mi país de origen ahora divide mi corazón en dos. Hay tanta pobreza: los niños mendigan en las calles y duermen en tumbas. Eso simplemente no sucedió en nuestro tiempo. La gente no tiene suficiente para comer, no se les paga a los trabajadores y hay tanta corrupción que periodistas y artistas son encarcelados, torturados y ahorcados”.

En otra entrevista, concedida con motivo de los 40 años de la revolución a la revista francesa Point de Vue, la emperatriz recordó: “En ese momento nos convertimos en verdaderos exiliados vagando de un país a otro. Vivíamos al día y nos preguntábamos continuamente si seríamos libres al día siguiente”. Los exmonarcas tuvieron que volver a Egipto porque en Panamá se negaron a operar al exemperador, ya que el nuevo Gobierno iraní estaba negociando con Estados Unidos la extradición del matrimonio. Tuvieron que volver a Egipto y allí murió, pocos meses después, el último sah de Irán. “Lo recuerdo como un caballero (…) y no os podéis imaginar la manera en la que se comportaba con los niños. No era nada autoritario. Jugaba con nuestros hijos todo el rato o cuando ellos llegaban del colegio corrían hacía su despacho o su habitación”.

Las mujeres, dice la emperatriz, también han sufrido. En el momento de su coronación de 1967, Farah sintió que lo que estaba haciendo “era para todas las mujeres … Porque en nuestro tiempo las mujeres eran activas en todo tipo de áreas diferentes. En un momento dado, el número de mujeres iraníes que iban a la universidad era más que los hombres. Pero ahora ellas son objeto de abusos y falta de respeto y les han quitado sus derechos. Y sin embargo son increíblemente valientes”. La emperatriz dice que lo sabe por los correos electrónicos diarios que recibe de mujeres y hombres jóvenes, muchas de los cuales aún la ven como la encarnación de una versión idealizada de la nación que existía antes de la República Islámica. “‘Soñamos con verte de vuelta aquí’, me escriben algunas. Y es tan conmovedor que con todo lo que se les ha dicho sobre nosotros, todavía se sienten así “.

Aunque Internet está controlado en Irán, con los medios sociales bloqueados de manera intermitente, resulta difícil para el gobierno teocrático eliminar por completo la huella de la primera y última emperatriz que tuvo el país, a pesar de que, según ella, circulan “noticias falsas” sobre su muerte. “Sí, es curioso: he muerto varias veces. Pero gracias a internet la gente sabe todas las cosas que hice. Por supuesto, hay mujeres muy religiosas y con el cerebro lavado, pero muchas de ellas solo quieren ser liberadas e iguales. Mi mayor esperanza es que algún día se les permita su libertad”. Farah confiesa además que espera que Irán “algún día obtenga el gobierno que se merece y creo que las semillas que plantas con amor y esperanza nunca se secan, esa luz alcanzará incluso la oscuridad más oscura”, dice ella. “Incluso si no estoy allí para verlo, mis hijos y mis nietos podrían estar“.

[Prohibido estrictamente copiar completa o parcialmente los contenidos de SECRETOSCORTESANOS.COM sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original]

Anuncios