Abdicación en Japón

En su último cumpleaños antes de su coronación, Naruhito se compromete a “compartir la alegría y la tristeza” de los japoneses

El príncipe heredero de Japón cumplió 59 años. Ascenderá al trono el 1 de mayo, un día después de que su padre, el emperador Akihito, abdique. 

Con motivo de su cumpleaños número 59 el sábado, el príncipe heredero Naruhito de Japón expresó su determinación de cumplir su nuevo papel como el próximo emperador después de que accediera al trono el 1 de mayo, diciendo que seguirá el camino demostrado por sus padres. “Me gustaría continuar con mis deberes como el símbolo (del estado) al estar siempre al lado de los ciudadanos japoneses y compartir la alegría y la tristeza con la gente“, dijo el heredero en su último cumpleaños antes de convertirse en el 126º ocupante del Trono del Crisantemo.

Según The Japan Times, Naruhito también expresó su disposición a explorar nuevas posibilidades mientras continúa el legado de sus padres, el emperador Akihito y la emperatriz Michiko, diciendo: “Me gustaría alcanzar lo que se requiere de la familia Imperial de acuerdo con los tiempos cambiantes”. Según la cadena NHK, Naruhito también se refirió a su esposa, la princesa Masako, que se ha estado recuperando de una enfermedad, diciendo que cree que su esposa continuará haciendo esfuerzos todos los días para lograr una recuperación completa. También agregó que podría no ser posible para ella adquirir rápidamente la fuerza para llevar a cabo todos sus deberes como emperatriz

“En la mente de muchos japoneses, el Príncipe Heredero es bien recordado p2or el entusiasmo con el que se lo propuso a su esposa a principios de los años 30, prometiendo, como lo describió más adelante, ‘protegerte con todas mis fuerzas por el resto de tu vida'”, escribe el periodista japonés Tomohiro Osaki. “Pero su matrimonio ha recorrido un camino rocoso cuando la Princesa heredera lidió con una presión inmensa para dar a luz a un heredero varón que finalmente podría ascender al trono bajo el sistema de sucesión solo para hombres de la monarquía”.

Mirando hacia atrás a los años que han pasado desde que se convirtió en el primero en la fila del trono, tras la muerte de su abuelo, Hirohito, y la entronización de Akihito en 1989, el príncipe Naruhito dijo que ha estado haciendo esfuerzos para relacionarse con la gente. “He estado tratando de mantener varios intercambios con la gente … para poder percibir correctamente lo que la familia Imperial debería hacer por ellos”, dijo, y agregó que desea mantener ese enfoque como un “pilar” de sus actividades en el futuro.

Consultado sobre qué pensaba de la era “Heisei”, como se denomina al reinado de 30 años del emperador Akihito, el príncipe respondió que durante la era actual, los japoneses se han ganado una reputación internacional digna y han logrado muchos logros en el escenario mundial.  Dijo, según NHK, que está particularmente feliz de ver que un número creciente de jóvenes japoneses, incluidos los adolescentes, se destacan. Piensa que Japón, un país que ha disfrutado de más de siete décadas de paz después de la guerra, ahora proporciona una plataforma para que las generaciones más jóvenes puedan apreciar sus sueños y desatar sus talentos como futuros líderes.

A diferencia de dos de sus predecesores, Naruhito no tiene ningún recuerdo de primera mano de la Segunda Guerra Mundial, un hecho al que se refiere con frecuencia. “Aunque nací después de la guerra y no lo experimenté, creo que hoy, donde los recuerdos de la guerra han comenzado a desvanecerse, es importante mirar hacia atrás de manera humilde hacia el pasado y transmitir correctamente las trágicas experiencias de guerra”, dijo en 2015.

Camino al trono

El emperador de 85 años de edad insinuó su deseo de abdicar en un discurso que salió al aire en agosto de 2016, citando la preocupación de que su edad y su salud debilitada podrían impedirle cumplir los deberes del “símbolo del estado”, como se establece en la Constitución de posguerra de Japón. En junio de 2017, Japón promulgó una legislación única que le permitió al emperador renunciar. La fecha de abdicación se fijó más tarde como el 30 de abril de este año, para ser seguida por la sucesión del príncipe Naruhito al día siguiente.

Naruhito que las enseñanzas de sus padres a lo largo de los años serviría como “grandes guías” en el desempeño de sus deberes oficiales como emperador. Se espera que sus actividades superen las realizadas por el actual emperador, cuyas funciones se simplificaron en los últimos años para aliviar su carga. Cuando los periodistas le preguntaron este sábado sobre su opinión sobre el futuro de la familia imperial, el príncipe también dijo que se adheriría al principio básico de permanecer con la gente mientras se adapta a los tiempos, una declaración que ha repetido en el pasado.

Prohibido estrictamente copiar completa o parcialmente los contenidos de SECRETOSCORTESANOS.COM sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Anuncios