Newsroom

Una acaudalada princesa de Qatar es demandada por someter a sus empleados a “esclavitud”

Conocida por su extravagante estilo de vida, la jequesa al Mayassa es hija del anterior emir de Qatar, Hamad bin Isa y presidenta de la Autoridad de Museos de su pequeño país.

La princesa Al-Mayassa de Qatar y su esposo, que constituyen una de las parejas reales más ricas del mundo, fue demandada por tres ex empleados que afirman que se vieron obligados a trabajar hasta 100 horas a la semana sin pago de horas extra y que debían permanecer despiertos hasta que los cuatro hijos se fueran a dormir.

La hermana del emir de Qatar, Al-Mayassa bint Hamad bin Khalifa Al-Thani, y su esposo, fueron demandados por el entrenador personal Graham Bancroft, a la guardaespaldas Chantelle McGuffie y al tutor Benjamin Boyd por sus supuestas prácticas laborales ilegales. Sus demandas dicen que con frecuencia trabajaron horas extras sin compensación y se les negaron días libres mientras acompañaban al la familia en viajes de lujo a Croacia, Grecia e Italia.

Benjamin Boyd afirma que fue despedido rápidamente en represalia después de que solicitó que se le pagara por trabajar las horas adicionales y junto a los otros ex empleados exige que se les paguen miles de dólares en salarios perdidos. La casa real de Qatar, una de las más numerosas del mundo, dice que las acusaciones y sostiene que están protegidos por la inmunidad diplomática, según documentos judiciales presentados en Nueva York la semana pasada, informó la prensa.

Conocida por su extravagante estilo de vida, la jequesa al Mayassa es hija del anterior emir de Qatar, Hamad bin Isa y presidenta de la Autoridad de Museos de su pequeño país, en Oriente Medio, y su presupuesto de US$ 1.000 millones al año la convirtió en una poderosa fuerza en el mundo del arte, responsable de la adquisición de una obra de Cezanne por US$ 250 millones en 2011, un precio récord. Si bien no hay un número definitivo de la enorme riqueza de Sheikha al Mayassa, la familia real tiene un valor neto de miles de millones de dólares. 

La dinastía Al Thani de Qatar, es una de las familias reales más ricas del mundo y posee tres veces más propiedades en Londres que la Reina de Inglaterra, así como más propiedades que la oficina del Alcalde de Londres. El actual emir, Tamim bin Hamad, un fanático del fútbol de toda la vida, compró el equipo de fútbol francés Paris Saint-Germain en 2011. En 2017, el equipo pagó US$ 263 millones por el delantero brasileño Neymar, la tarifa de transferencia más alta jamás pagada un jugador.   

La princesa Al-Mayassa posee un lujoso estilo de vida que alterna entre Doha, capital del emirato, y Nueva York, donde posee una mansión gigante en el Upper East Side. Medios occidentales -la prensa de Qatar es muy sumisa ante la monarquía- detallan cómo el Estado de Qatar compró dos casas adosadas de la calle 72 Este, combinándolas en una sola casa con espacio suficiente para la colección de arte de la princesa, una piscina cubierta y una terraza en la azotea de 8.500 pies cuadrados. La casa destinada al personal costó US$ 41 millones.

La demanda a la que ahora la princesa hace frente dice: “Se exigió a los trabajadores que firmen contratos, que establecen que mientras viajan con sus jefes (es decir, la familia), no se concederán días de descanso. Durante estos tiempos, se requiere que todo el personal esté en servicio en todo momento sin pago extra Esa disposición es ilegal bajo las leyes laborales estatales y federales”.

Bancroft comenzó a trabajar como entrenador personal para la pareja en 2015 con un salario de US$ 5.440 por mes junto con un apartamento amueblado de dos habitaciones. La demanda afirma que se le exigió viajar con la familia por los Estados Unidos, Europa y Doha, y se esperaba que se quedara despierto hasta que los cuatro hijos de la familia se hubieran acostado.

Eso significaba que a menudo trabajaba durante 90 horas, siete días a la semana sin pago de horas extra. Su contrato se rescindió en octubre sin el período de aviso de cuatro semanas especificado, según la demanda.

Por su parte, Boyd dijo que dejó su trabajo en la Universidad de Chicago para asumir un puesto de US$ 80.000, que trabaja 40 horas a la semana, como tutor de los cuatro hijos de la pareja en septiembre del año pasado, según documentos judiciales. Sin embargo, también se esperaba que acompañara a uno de los niños durante actividades recreativas como montar a caballo en Connecticut. Alega que rápidamente se encontró trabajando 50 horas a la semana y que cuando planteó la cuestión de las horas extra la princesa lo despidió a la mañana siguiente.

En cuanto a McGuffie fue tomada como detalle de seguridad personal para la princesa qatarí en marzo del año pasado y con frecuencia se encontraba trabajando semanas de siete días y días de 14 horas en viajes al extranjero sin horas extras, según la demanda. Su contrato también se rescindió sin previo aviso y no recibió su cheque de pago final, reclama la demanda. Los ex empleados acusan a la pareja real de violaciones múltiples de la ley de empleo de Nueva York, incluida la falta de registro de las horas trabajadas y el pago de las horas extraordinarias.

Prohibido estrictamente copiar completa o parcialmente los contenidos de SECRETOSCORTESANOS.COM sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Anuncios