Abdicación en Japón

Un incidente diplomático con Corea del Sur empaña el fin del pacífico reinado de Akihito

Un alto parlamentario surcoreano insistió en que el emperador debería disculparse por el tema de las llamadas “mujeres de consuelo” de la Segunda Guerra Mundial.

A días de celebrarse sus 30 años de reinado y unos dos meses de su abdicación al trono, el emperador Akihito de Japón ve ensombrecido su pacífico reinado con un incidente diplomático desatado entre su país y Corea del Sur.

El pasado 11 de febrero, el primer ministro japonés, Shinzo Abe, denunció como “extremadamente inapropiados” los comentarios hechos sobre Akihito por un importante legislador surcoreano durante una entrevista con la agencia estadounidense Bloomberg, aumentando las ya altas tensiones entre los dos vecinos.

Abe dijo ante la Dieta nipona (parlamento) que su gobierno pidió a Corea del Sur que se disculpe por los comentarios hechos por presidente de la Asamblea Nacional, Moon Hee-sang, que describen al emperador como “el hijo del principal culpable de los crímenes de guerra”, refiriéndose al fallecido emperador Showa.

El parlamentario surcoreano también reclamó una disculpa pública de parte de Akihito, de 85 años, para resolver una disputa sobre el tráfico de mujeres coreanas en la época colonial para trabajar en burdeles militares japoneses. Esta semana, el portavoz del parlamento surcoreano dijo que no tenía intención de disculparse por sus comentarios sobre el emperador de Japón, sugiriendo que el problema podría seguir provocando tensiones entre los vecinos.

No sé por qué esto se está convirtiendo en un problema tan grande“, dijo Moon en Washington. Dijo que solo estaba buscando una disculpa por las antiguas esclavas sexuales surcoreanas, eufemísticamente llamadas “mujeres de consuelo”, y que encontró la respuesta de Abe “incomprensible”. “Realmente no puedo entender por qué están haciendo esto“, dijo Moon, y agregó que “ha estado diciendo lo mismo durante 10 años”.

Los comentarios de Moon sobre el emperador se produjeron durante una entrevista en la que se le preguntó cómo las dos partes podrían resolver sus desacuerdos de larga duración sobre la ocupación de 1910-45 de Japón en la península coreana. Moon dijo que una disculpa del emperador antes de su abdicación prevista en mayo sería muy significativa, ya que era “el hijo del principal culpable de los crímenes de guerra”.

A la pregunta de cómo puede Japón reparar la prolongada disputa con la República de Corea, Moon dijo: “Si una persona como esa (Akihito) le da la mano a las antiguas mujeres de consuelo, ahora ancianas, y les dice que de verdad lo siente, estas solas palabras resolverán los problemas de una vez por todas“.

Los dos países, que son el tercer socio comercial más grande del otro, se enfrentaron a una serie de desacuerdos derivados del período colonial. La fricción entre los dos aliados de los Estados Unidos plantea nuevas preguntas sobre los esfuerzos de Washington para crear vínculos más estrechos entre sus socios regionales para enfrentar a Corea del Norte y el crecimiento de China, informó Bloomberg.

Lea además: Cómo serán las ceremonias que convertirán a Naruhito en emperador de Japón

La mayoría de los surcoreanos creen que Japón no se disculpó lo suficiente por sus acciones durante la ocupación, mientras que muchos japoneses argumentan declaraciones de pesar en el pasado, que incluyen disculpas oficiales ante las ‘mujeres de confort’, debería haber sido suficiente. “Para el tema de las mujeres de confort, solo hay un tema pendiente, que es una sincera disculpa”, dijo Moon, según la agencia surcoreana Yonhap. “No sé por qué lo están arrastrando por tanto tiempo”.

Prudente y equilibrado, el emperador Akihito siempre se mostró consciente de la consideración de criminal de guerra que su controvertido padre sigue recibiendo de muchas personas en el extranjero, supo ajustar los necesarios pronunciamientos contritos por el ominoso pasado imperial japonés a las drásticas limitaciones que la Constitución impone a su posición.

Expresiones solemnes de pesar por el sufrimiento infligido a los países asiáticos fueron dirigidas por Akihito, con mayor o menor contundencia, a Corea del Sur en septiembre de 1990 (cuando transmitió su “profundo remordimiento” al presidente Roh Tae Woo) y octubre de 1996 (cuando manifestó su “profunda tristeza”), a los países del Sudeste Asiático en octubre de 1991 y a China en octubre de 1992.

Desde que ascendió al Trono del Crisantemo, Akihito trató de curar las heridas de la Segunda Guerra mundial en Asia”, escribió el periodista japonés Takehiko Kambayash. “En 1991 visitó Tailandia, Malasia e Indonesia en su primer viaje oficial al extranjero. También viajó a China en 1992 y a la isla de Okinawa, en el sur de Japón, en 1993, donde tuvo lugar una de las pocas batallas que se produjeron en tierra en el país nipón durante el conflicto bélico”.

En enero de 2016, la pareja imperial visitó Filipinas para rendir homenaje a los caídos en la guerra, justo cuando se cumplieron 60 años de la normalización de las relaciones diplomáticas entre los dos países. Durante la Segunda Guerra Mundial, algunas de las duras batallas entre Japón y Estados Unidos tuvieron lugar en suelo filipino, lo que causó la pérdida de numerosas vidas en ese país. “Esto es algo que nosotros, los japoneses, no debemos olvidar nunca y que intentamos mantener grabado en nuestro corazón con nuestras visitas“, dijo Akihito en Manila.

[Prohibido estrictamente copiar completa o parcialmente los contenidos de SECRETOSCORTESANOS.COM sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original]

Anuncios