Familia Real Britanica

De Duquesa Deslumbrante a Duquesa Difícil: por qué cambió la relación de Meghan Markle con la prensa

La duquesa de Sussex, esposa del príncipe Harry de Inglaterra, es “perseguida” por los medios según George Clooney. Los expertos achacan esto a la propia familia Markle.

Se convirtió Meghan, la esposa del príncipe Enrique, en la nueva Diana, acosada por los tabloides como lo afirma su amigo el actor estadounidense George Clooney? Falso, replican los diarios británicos y los expertos de la realeza, según los cuales la prensa se moderó. “Están persiguiendo a Meghan Markle por todas partes”, dijo Clooney, amigo personal de Markle y de su marido, a la revista WHO durante una entrevista en Los Ángeles. “Es una mujer embarazada de siete meses y que está siendo perseguida y vilipendiada de la misma manera que lo fue Diana, la historia se está repitiendo”, dijo Clooney. “Ya vimos como terminó”.

La exactriz de origen estadounidense Meghan Markle, siempre soñó con convertirse en la “segunda princesa Diana”, dijo el biógrafo de la familia real británica Andrew Morton. “Cuando era adolescente, declaró una vez que iba a ser la ‘Diana 2.0’, pero por ahora, sería más adecuado describirla como la ‘Meghan 1.0′”, dijo Morton al diario británico The Telegraph.

Según el experto, la fallecida Princesa de Gales y la actual Duquesa de Sussex tienen mucho en común y ambas pronto se convirtieron en celebridades muy amadas. Sin embargo, tanto Markle, como lady Di, sufren presión por parte de los medios. “Tal como Meghan pronto se transformó de la ‘Duquesa Deslumbrante’ a la ‘Duquesa Difícil’, la princesa Diana pasó de ser una princesa de cuento de hadas a un ‘diablo y monstruo’ en cuestión de meses“, señaló Morton.

No creo que las dos (situaciones) sean comparables“, estimó Penny Junor, experta de la familia real británica, interrogada por la agencia AFP.  “No he escuchado decir que Meghan se queje de los paparazzi. Ella puede vivir su vida, caminar en el parque, ir al restaurante y comportarse como una persona normal sin ser seguida por una decena de paparazzis. Diana no podía hacer eso”, agrega.

Tras la muerte de Diana, la prensa británica revisó su código de conducta, cuyo respeto garantiza un organismo independiente, al reforzar sus normas sobre el acoso y el respeto a la vida privada. Ello permitió poner fin a los “peores excesos” de hace 25 años, “cuando los paparazzi se tomaban muchas más libertades”, según Junor. “Lo más sorprendente, es que esta comparación se produce (…) en una época en la que la intimidad real es respetada como nunca antes” asegura por su lado el diario The Daily Telegraph.

La prensa había recibido muy bien inicialmente la llegada de Meghan a la familia real, tras una espectacular ceremonia de boda en el castillo de Windsor en mayo de 2018. Pero la exactriz fue luego objeto de críticas por su supuesto comportamiento difícil tras una serie de dimisiones en el seno del personal de la casa real, hasta el punto de ser apodada la “duquesa caprichosa” (Duchess Difficult). Sin embargo, Penny Junor considera que George Clooney se equivoca al compararla con Diana.

“No creo que la prensa se comporte mal. Todo eso viene de su familia”, afirma Junor. De hecho, la duquesa habría autorizado a sus amigos a expresarse anónimamente para ayudar a mejorar su imagen en la revista estadounidense People. Morton coincide en que fue el excéntrico padre de la duquesa, Thomas Markle, el responsable de una gran parte de los ataques mediáticos contra su hija.

“Meghan se ha convertido en una especie de pararrayos para todo tipo de controversias, desde los problemas de cuestión racial -si se puede decir así- de la familia real a la obsesión de los medios de oponer a las mujeres pretendiendo que ella y Kate se muerden la yugular”, escribía la periodista Hadley Freeman en The Guardian. Otra observadora de la realeza, Victoria Arbiter afirmó en diciembre a la revista estadounidense Inside Edition que los rumores sobre los caprichos de Meghan están “desprovistos de todo fundamento”.

Las amigas de la duquesa dicen que la vida de Meghan dista mucho de la que relata la prensa. “Es mentira que reciba trato de princesa”, dijeron a la revista People, que no reveló sus nombres. “La percepción que existe de su estilo de vida y la realidad son dos cosas distintas. Meg cocina cada día para ella y para Harry”. “Estuvimos con ella juntas un par de días y su marido estaba fuera por trabajo. En la habitación que me había preparado había una vela encendida al lado de la cama, zapatillas y una bata. Preparó comidas geniales e hizo té todos los días. Estaba lloviendo y había mucho barro en la calle, así que limpió a los perros con toallas”. La duquesa “ama a sus amigos, ama alimentarse, cuidarse. Y nada de eso ha cambiado”.

[Prohibido estrictamente copiar completa o parcialmente los contenidos de SECRETOSCORTESANOS.COM sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original]