Gran Bretaña

¿Enrique VI de Inglaterra tuvo un entrenador sexual en su cama matrimonial?

La historiadora británica Lauren Johnson revela que el monarca medieval y su esposa, Margarita de Anjou, no estaban solos en la noche.

El rey Enrique VI de Inglaterra (1421-1471) y su esposa, la francesa Margarita de Anjou, lucharon durante más de ocho años por engendrar un heredero, pero ahora se descubrió que la pareja real no estaba sola en sus esfuerzos en la alcoba real. La historiadora británica Lauren Johnson ha desenterrado evidencia que muestra que cuando Margarita “visitaba” el dormitorio de su esposo para las obligadas relaciones matrimoniales, a veces se les unieron algunos cortesanos de confianza.

Johnson le dijo al diario The Guardian que esto era muy inusual, y agregó: “¿Fue porque el casto Enrique, que fue virgen hasta que se casó, no sabía lo que estaba haciendo? Creo que es completamente posible que haya llegado a un punto en el que tal vez sea necesario aclararle lo que debería estar haciendo. Eso no se puede hacer de manera pública en absoluto. La recámara del rey es el lugar más privado [donde] podrías tener esta conversación o, de hecho, comprobar lo que estaba pasando”.

Los matrimonios reales eran entonces consumados con “ceremonias de la cama”, en la que los recién casados ​​fueron colocados en el lecho conyugal por sus invitados en su noche de matrimonio. De hecho, se consideraba que el matrimonio no estaba realmente sellado sino hasta que marido y mujer se acostaban. El primer registro en inglés se remonta a Enrique V en la década de 1420, cuando las ceremonias involucraban “la copa de vino y la bendición de la cama”.

MARGARITA DE ANJOU

Johnson explica: “Si bien las ceremonias reales podrían involucrar bendiciones públicas y quizás procesiones a la alcoba en la noche de bodas, después de ese momento no había nadie en la alcoba real cuando el rey y la reina tenían sus primeras relaciones matrimoniales”. Pero Margarita de Anjou tuvo una experiencia diferente. La historiadora encontró evidencia documental de esto en los Archivos Nacionales, entre otras fuentes.

El Ryalle Boke, el libro de protocolo de la corte, por ejemplo, registra que una vez que el rey estaba en la cama, “el camarero del rey o un escudero para el cuerpo llegaba con la reina, y con sus dos de los damas y un lacayo”. Otra fuete, describiendo cuando “el Rey y ella Reina yacen juntos”, notó que su chambelán estaba “en la misma recámara”. Johnson sugiere que pudo haber sido el duque de Suffolk, mariscal de Inglaterra, o Ralph Botiller, chambelán de la casa real.

Johnson observa: “El Ryalle Boke no deja claro en qué punto se fueron, dejando abierta la sugerencia intrigante de que se quedaron para asegurarse de que el lecho matrimonial se usara correctamente. La evidencia de que hay personas que se quedaban en la habitación del rey potencialmente algunos años después de que se casara… es muy extraña”.

ENRIQUE VI DE INGLATERRA

Este es uno de los descubrimientos que aparecerán en su libro, Shadow King: The Life and Death of Henry VI.Johnson escribe: “El reinado de Enrique VI se recuerda con razón como un punto de inflexión en la historia inglesa, y la sombra del rey cayó sobre sus reinos durante años después de que fue depuesto. Esta fue la época de la derrota de Inglaterra en la Guerra de los Cien Años y las Guerras de las Rosas. El conflicto debía ser el principal legado de Enrique. Sin embargo, el mismo Enrique, el niño rey que se convirtió en un santo hombre martirizado, no fue un tirano. Amaba la paz antes de la guerra. Trató a su esposa e hijo con cariñoso respeto”.

Los enemigos de Enrique VI lo difamaron como débil por tomarse tanto tiempo para engendrar un heredero, y difundieron rumores de que el único hijo de la pareja, el príncipe Eduardo, era un remplazo o un bastardo.

La investigación de Johnson también la lleva a creer que, parte de la razón por la que Margarita y Enrique tardaron tanto tiempo en concebir era que la reina tenía un trastorno alimentario: un documento de 1467 dice que la reina “ayuna cuatro o cinco veces a la semana” durante su matrimonio y tener una salud débil. “Irónicamente, probablemente lo hacía para cumplir los votos religiosos con la esperanza de quedar embarazada”, sugiere Johnson. “Como el primer deber de una reina era tener hijos, esto tuvo un gran impacto en su popularidad. La infertilidad fue usualmente atribuida a las mujeres, pero las quejas sobre la esterilidad real socavaron la masculinidad de Enrique VI y su autoridad“.

Prohibido estrictamente copiar completa o parcialmente los contenidos de SECRETOSCORTESANOS.COM sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Anuncios