Historia destacada

Luis Alfonso de Borbón, el bisnieto de Alfonso XIII que defiende el legado del dictador Franco

Pretendiente al trono de Francia, el Duc d’Anjou no duda en expresar sus pensamientos políticos y nunca condenó la dictadura franquista.

En Francia, Luis Alfonso de Borbón es un personaje anecdótico, aspirante a un trono inexistente. Pero en España este aristócrata lidera la oposición al proyecto de exhumación de su bisabuelo, el dictador Francisco Franco, del mausoleo del Valle de los Caídos. Por parte de su madre, Luis Alfonso es bisnieto de Franco, y por parte de padre, bisnieto del borbón Alfonso XIII, que reinó en España de 1902 a 1931. Desde hace meses se ha puesto al frente de la campaña mediática “El Valle no se toca”, a fin de impedir la exhumación de Franco del Valle de los Caídos, el mausoleo creado por el Generalísimo a unos 50 km al norte de Madrid.

Desde el pasado junio, el gobierno socialista español quiere exhumar los restos del dictador que dirigió España de 1939 a 1975. Según informó la Agence France Presse, este viernes dio un ultimátum de 15 días a la familia del general para que elija un lugar donde reinhumarlo, o de lo contrario decidirá el propio ejecutivo. Los descendientes del militar gallego pueden todavía recurrir ante el Tribunal Supremo, lo que supondría un nuevo retraso y podría echar por tierra el proyecto del gobierno. Máxime cuando el 28 de abril habrá elecciones anticipadas.

Los legitimistas franceses, partidarios del restablecimiento de la monarquía a través de una línea dinástica que pasa por Alfonso XIII, lo consideran su heredero al trono de Francia. Y lo conocen como “el príncipe Luis de Borbón, duque de Anjou”. “Siempre he dicho que estoy a disposición de los franceses y de Francia”, dijo este aristócrata franco-español, con algo de timidez y acento hispano, en una entrevista acordada en 2017 a la televisión católica francesa KTO.

Casado con la rica heredera venezolana Margarita Vargas, el aristócrata es padre de cuatro hijos, el último de ellos nacido el 1 de febrero en Nueva York. En Venezuela, Luis Alfonso es el vicepresidente del Banco Occidental de Descuento, perteneciente a su suegro Víctor Vargas. A éste se le conoce por cierto como “el banquero de Hugo Chávez“, por la forma en que los negocios prosperaron bajo su presidencia.

Pero es en el Reino de España donde más da que hablar este madrileño de 44 años de edad y de pelo y ojos oscuros. En julio, Luis Alfonso de Borbón participó de una manifestación de nostálgicos del franquismo en el Valle de los Caídos. Muchos hicieron el saludo fascista y algunos lo aclamaron a gritos de “nuestro rey”. “La historia condenará a quien profane este Templo grandioso”, escribió poco después en su cuenta de Instagram.

“Lo primero que hay que valorar es si el Gobierno tiene competencia para exhumar a Franco. Su cuerpo pertenece a la familia y sin nuestro permiso no se puede hacer nada. Exhumar a un fallecido sin el consentimiento de los suyos es una profanación y, por tanto, un delito penal. Tengo mis dudas de que la Iglesia, en su caso, permita semejante actuación», dijo en una entrevista con el diario La Razón en octubre pasado.

El Valle de los Caídos ya es un lugar de reconciliación, donde fueron enterradas víctimas de ambos bandos de la Guerra Civil”, explicaba. Los que quieren exhumar a mi bisabuelo son los que no desean pasar página. Franco está enterrado en el Valle de los Caídos porque el Gobierno y el Jefe de Estado de entonces, su majestad el rey Juan Carlos, lo solicitaron a mi bisabuela. Cuando se ataca a Franco se ataca a los míos, a más de media España, a la monarquía que instauró y a la Iglesia a la que protegió. También quieren derrumbar la cruz más grande del mundo. ¿No será esto un ataque al cristianismo?”

“Déjate ver lo máximo que puedas, recuerda a la gente que un rey es posible, pero mantente por encima de la melé, ni a la derecha ni a la izquierda”, le había aconsejado en 2017 en la cadena KTO un allegado suyo, el monárquico Thierry Ardisson, un conocido presentador de la televisión francesa. En España, no obstante, Luis Alfonso se muestra cercano al líder del partido ultraderechista Vox, Santiago Abascal, al que suele retuitear y con el que en 2018 efectuó una marcha llamada “los 101 kilómetros de la Legión”. “Soy apolítico, pero tengo mis valores y voto con conciencia”, aclara el empresario..

En el país, la prensa sigue al detalle la vida de los descendientes del dictador, herederos por cierto de una fortuna en buena parte opaca. La madre de Luis Alfonso, Carmen Martínez-Bordiú, es la más mediática del clan, a fuerza de vender exclusivas sobre su vida privada a la prensa. Contrajo matrimonio en 1972 con Alfonso de Borbón, en una ceremonia grandiosa a la que asistió el mismo Francisco Franco. Sin embargo, tras el divorcio de sus padres y las muertes accidentales de su hermano y su progenitor cuando era niño, Luis Alfonso fue especialmente mimado por su abuela Carmen, la hija única de Franco.

Carmen Franco falleció en 2017 a los 91 años de edad, y Luis Alfonso la reemplazó en la presidencia honorífica de la Fundación Nacional Francisco Franco, que defiende la memoria y las políticas del “caudillo”. Ni el empresario-pretendiente de la corona francesa, ni su familia, condenaron públicamente los crueles años de la dictadura franquista, sino todo lo contrario. “Franco creó la clase media española, creó bosques, embalses y carreteras, se empecinó en que su país no fuera a la guerra y que no se instalara el comunismo“, dijo en 2010. “Tu insuperable obra permanecerá para siempre”, escribió Luis Alfonso en 2018.

Prohibido estrictamente copiar completa o parcialmente los contenidos de SECRETOSCORTESANOS.COM sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Anuncios