Belgica

Laurent de Bélgica confesó que quiso exiliarse en Libia: “Había contratado un profesor de árabe para los niños”

Ocurrió hace una década, en el momento en que la fundación del príncipe estaba llevando a cabo un importante proyecto de plantación de árboles en el país, regido entonces por Muammar Gadaffi.

“Estaba listo con mi familia para exiliarme a Trípoli. Incluso había encontrado alojamiento y había contratado un profesor de árabe para los niños. Ellos empezaron a aprender árabe y estaban encantados”. Las palabras son las del príncipe Laurent sorprendieron a Bélgica esta semana. Ocurrió hace una década, en el momento en que la fundación del príncipe estaba llevando a cabo un importante proyecto de plantación de árboles en Libia, destinado a detener el avance del desierto. El hermano menor del rey Felipe dijo a la cadena belga RTBF que planeó abandonar Bélgica para instalarse en Libia, regida entonces por el dictador Muammar Gaddafi.

Laurent aprovechó la oportunidad para manifestar toda su ira en el asunto de los fondos libios. Su proyecto iniciado en 2008 finalmente fue abandonado, la organización sin fines de lucro del príncipe perdió mucho en la aventura. Desde entonces, Laurent viene exigiendo al gobierno belga que intervenga a su favor para recuperar el dinero invertido, unos 50 millones de euros. El primer ministro Charles Michel replicó que no era asunto suyo. Sin embargo, en 2011, en aplicación de las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU, se congelaron 14 mil millones de euros de fondos libios en Bélgica.

Desde entonces, el gobierno belga permitió que muchas compañías acreedoras belgas en Libia recibieran reembolsos de sus inversiones, a través de intereses y dividendos generados por el capital libio, que no está congelado. Pero la organización sin fines de lucro del príncipe Laurent, el Fondo Global para el Desarrollo Sostenible no tenía derecho a tal tratamiento.

El importe liberado con el acuerdo del gobierno belga ascendería a unos 300 millones de euros al año. En seis años y medio, por lo tanto, habrían sido reembolsados ​​2.000 millones de euros. Los expertos de la ONU investigaron estos reembolsos y llegaron a la conclusión de que grandes sumas han llegado al fondo de riqueza soberana de la Autoridad de Inversiones de Libia, que posiblemente tienen familiares del ex presidente Gaddafi.

“Es un asunto muy serio”, dijo el príncipe. “El informe de la ONU explica que este dinero puede haber ido a las milicias. Estas milicias han ejecutado a personas, han hecho huir a las personas“. “Tengo que decirles que esperaba enfrentar problemas de corrupción en Libia, pero lo que me esperaba en Bélgica no podía imaginármelo. Me cayó, diría, incluso peor”, confesó Laurent, quien agregó que su “gran sueño” es “dejar un mundo que está constantemente envidioso, que me critica“.

En la entrevista concedida a RTBF, el príncipe Laurent, de 58 años, dijo que se siente abrumado: “Me siento personalmente emocionado porque puedo decir que todos los proyectos que he dirigido han sido beneficiosos para la comunidad. Y no veo por qué fue tan estigmatizado. Y te digo que nunca lo aceptaré … Estoy muy preocupado porque no solo existe la voluntad de lastimarme, de dañarme, de dañar a mi familia, sino de dañar a todos los que me apoyan” .