Gran Bretaña

“Fea, gorda, grotesca”: la dramática vida de Ana de Inglaterra, la reina que la historia olvidó

Desde las crónicas de su época, hace 300 años, hasta la película “La Favorita”, las representaciones de Ana siempre se fijaron en su forma física, olvidando su paso por el trono.

Desde las crónicas de su época, hace 300 años, hasta la película “La Favorita”, las representaciones de Ana siempre se fijaron en su forma física, olvidando su persona y su papel político. Las críticas hacia su gordura, su gula, su carácter y su enfermedad dejaron a un lado su paso por el trono.

Dice la historia que Ana tuvo que ser llevada a su ceremonia de coronación en una silla sedán especialmente diseñada para ella. Con solo 37 años, estaba demasiado enferma y con sobrepeso como para recorrer a pie la ruta tradicional de procesión desde el Westminster Hall hasta la Abadía de Westminster, aproximadamente a 300 metros de distancia.

Cuando murió en 1714, a la edad de 49 años, fue colocada en un ataúd descrito por un espectador tan ancho que era “casi cuadrado”, y “más grande que el del príncipe, su marido, que se sabía que era un gordo y voluminoso”. hombre”.

El ataúd de la última reina de la dinastía Estuardo fue llevada a la Abadía de Westminster por un carro con “ruedas grandes y fuertes”, tirado por ocho caballos cubiertos de púrpura, y luego fue transportado por no menos de 14 hombres. Algunos incluso afirman que el ataúd no cabía dentro de la bóveda y que otros ataúdes reales tuvieron que ser movidos para acomodarlo.

La reina Ana es una de las monarcas menos conocidas de Gran Bretaña y ahora se hizo famosa mundialmente gracias a la película “La favorita” (The Favourite) de Yorgos Lanthimos. Muchos hasta ahora solo conocen los detalles más breves de su vida, como que vio morir a 17 hijos, antes de nacer o en la infancia; otros más se sorprenden al escuchar que ella existió. La mayoría solo sabe que fue gorda.

La hija del rey Jacobo II fue una mujer enferma toda su vida. Víctima del sobrepeso, vivía en un estado de dolor constante. Ella experimentó 17 embarazos en su vida, resultando en abortos múltiples, seis bebés nacidos muertos, dos bebés que murieron a las pocas horas de nacer, dos hijas (María y Ana Sofía), que murieron siendo bebés, y un hijo, Guillermo (duque de Gloucester), que murió a los 11 años.

Los cronistas contemporáneos e historiadores posteriores jamás se centraron en la figura de la madre angustiada que perdía un hijo tras otro, y solo se concentraron en comentarios sobre su gordur. Después de su espectacular caída, Sarah, duquesa de Marlborough, favorita y manipuladora de Ana, escribió un relato condenatorio de su amistad que pinta un retrato duradero de Ana como “miserable, aburrida, infantil y extremadamente grosera y corpulenta”.

En aquel tiempo, un noble se quejó de que estaba “lamentando ver que ella se engorda” y el escritor contemporáneo Roger Coke describió a la reina como “monstruosamente” gorda, con una cara que llevaba “una tintura de acidez” y estaba “rubicunda e hinchada”, culpando de todo a su exceso en la mesa y una adicción al chocolate caliente.

Otro político, John Clerk, después de encontrarse dos veces con la reina durante un ataque agudo de gota, escribió con horror la cara “temible, roja y moteada” de Ana, sus “vendajes desagradables” y “trapos sucios”, asegurando que la reina “parecía ser la mortal más despreciable que había visto en cualquier situación”. “La naturaleza parece estar invertida“, declaró Clerk, “cuando una pobre mujer enferma se convierte en uno de los gobernantes del mundo“.

La reina y su marido, el discreto príncipe Jorge de Dinamarca.

Los biógrafos reales de los siguientes siglos se mostraron fascinados en la figura física de la reina Ana. Un erudito victoriano de Alexander Pope presentó a la reina como “fea, corpulenta, gotosa, lenta, glotona”. La historiadora Linda Colley la describe como simplemente “la pobre y desaliñada reina Ana”. Mark Kishlansky en 1991 describió a la reina como “poco atractiva”, insinuando que sus gustos “insípidos” estaban “limitados al juego y la cena, perdiendo libras en un juego de mesas y ganándolos en el otro“.

El historiador real Andrew Gimson describe a Ana como “grotescamente” gorda, mientras que la biógrafa más reciente de Ana, Anne Somerset, la describe como “alarmantemente” obesa, y agrega que “cuando Ana llegó al trono había perdido todos sus atractivos personales”, ya que era “corpulenta y grosera”, además de “complicada y desgarbada”. Aclara, sin embargo, que era muy bonita cuando era princesa y que “numerosos embarazos obviamente influyeron en arruinar su figura”.

En un trabajo de 2001 sobre médicos reales y tratamientos médicos en la corte inglesa, Elizabeth Lane Furdell escribe de manera colorida los síntomas de la gota de la reina Ana, que incluyen “una hinchazón monstruosa”, “posturas grotescas” y “contorsiones flatulentas“, además de describir, con una expresión sombría la “trágica fecundidad” de la reina, casada con el príncipe Jorge de Dinamarca.

La autopsia de la reina Ana, que murió en 1714.

En la década de 1950, el historiador J.P. Kenyon escribió en una frase particularmente encantadora que el cuerpo de Ana, “nunca más que gracioso, se había convertido en una forma sin forma por una serie de embarazos implacables”. Otro escritor, David Starkey describió que la “figura hermosa y femenina de Ana” tuvo la desgracia de arruinarse “después de repetidos abortos involuntarios”.

La autora Ophelia Field dijo en un libro sobre las últimas horas de vida de Ana: “Su cuerpo de cuarenta y nueve años, maltratada por diecisiete años de embarazos y toda una vida de obesidad, rodeado de pocos amigos y sin familia”.

Después de su muerte, los resultados de la autopsia de la reina Anne.fueron grabados en un documento titulado “Sobre las observaciones de la apertura del cuerpo de la reina”. Las observaciones hechas en su cuerpo son inusualmente pocas: “Al abrir el Cuerpo de su Majestad de la Bendita Memoria, encontramos una pequeña hernia umbilical“, comentan los médicos, antes de describir su estómago “demasiado suave”, su hígado “blando y flácido” y una pequeña úlcera en su pierna izquierda. “No podemos dar más detalles”, concluyen, “se nos prohíbe realizar cualquier otra inspección que no sea absolutamente necesaria”.

“La forma en que su cuerpo ha sido analizado, criticado y burlado por sus contemporáneos y cronistas posteriores ha influido en cientos de años de pensamiento durante su reinado” escribe la periodista escocesa Anna Leszkiewicz. “Ana ejemplifica el concepto de Ernst Kantorowicz de los dos cuerpos del Rey: la existencia problemática y simultánea del cuerpo tangible y humano de un monarca y su político, divino y majestuoso”.

Más allá de las descripciones físicas realizadas en los últimos tres siglos, pocos se han fijado en el papel político de Ana durante sus años de reinado, como explicó Sebastian Edwards, curador de la organización Historic Royal Palaces: “Ella arregló el desastre dejado por los hombres y no recibe muchas gracias ni crédito por ello. Si estás buscando líderes femeninas fuertes, no podrías encontrar una mejor en un momento de crisis”.

Los pocos historiadores que no se centran en la figura corporal de Ana Estuardo aseguran que ejerció un poder político considerable y que a menudo pudo imponer su autoridad, aunque su reinado estuvo marcado por un aumento en la influencia de los ministros y una disminución en la influencia de la Corona. 

La reina asistió a más reuniones del Consejo que cualquiera de sus predecesores, y protagonizó una época de grandes avances artísticos, literarios, económicos y políticos solo posible gracias a la estabilidad de su gobierno. De hecho, Ana fue tan bien considerada internacionalmente que un embajador ruso en la corte de Hanover informó que el zar Pedro el Grande que ordenó seis semanas de luto cuando Ana murió, en 1714.

Fue la última reina de la dinastía Estuardo.

Prohibido estrictamente copiar completa o parcialmente los contenidos de SECRETOSCORTESANOS.COM sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Anuncios