Gran Bretaña

El lugar de la ejecución de Carlos I de Inglaterra fue lo único que sobrevivió al incendio de 1698

El 4 de enero de 1698 el Palacio de Whitehall de Londres, la principal residencia de los reyes de Inglaterra desde 1530 fue destruido por completo por un feroz incendio. Gracias al rápido accionar del rey Guillermo III -que ordenó tapiar ventanas y puertas con ladrillos-, lo único que se salvó de las llamas fue la Banqueting House, un enorme salón construido por el rey Carlos I unos 80 años antes.

En Banqueting House se celebraban las mayores ceremonias, banquetes y fiestas de la corte de los Estuardo, amantes de la buena mesa, y cuando el palacio quedó convertido en cenizas algunos dijeron que el incendio era un castigo divino por la decapitación del rey Carlos I, confirmada por la milagrosa salvación del pabellón favorito del monarca.

Danckerts, Hendrick, 1625-1680; The Old Palace of Whitehall

Hasta su incendio, y durante más de un siglo y medio, el palacio Whitehall fue la residencia real más grande de Europa, con más de 1.500 habitaciones en las que vivieron los reyes de las dinastías Tudor y Estuardo y cientos de cortesanos. Allí, el 30 de enero de 1649 los revolucionarios bajo el mando del dictador Oliver Cromwell le cortaron la cabeza al rey Carlos I.

Enrique VIII de Inglaterra expropió en 1530 el palacio York Place al cardenal Thomas Wolsey, caído en desgracia, para “uso del gobierno”, es decir, del propio monarca, que lo rebautizó Whitehall e inició enormes reformas. La esplendorosa residencia contaba con pistas de bolos, una cancha de tenis cubierta y zona para justas, además de cuadros y obras de arte.

732471db7eb880231eba4506f45dfc7b

La ampliación del palacio puesta en marcha por Enrique implicó la demolición de muchas casas vecinas, incluido un hospicio para leprosos, y el desembolso de más de 8.000 libras en un año y casi 400 trabajadores. “Todo ha sido hecho para complacer a la dama”, escribió un cortesano refiriéndose a Ana Bolena, la cortesana que se convertiría en la segunda esposa de Enrique VIII.

Durante las siguientes décadas, Whitehall fue el centro de algunos de los eventos más trascendentales de la historia inglesa, desde la ejecución de Carlos I en 1649 hasta la Revolución Gloriosa y la sucesión hasta el trono de Guillermo III y María II en 1689. Según el Barón Wildstein, un aristócrata de Moravia que visitó el palacio a principios del siglo XVII, era “un lugar que lo llena de asombro… debido a la magnificencia de sus alcobas y salas de estar, que están decoradas con el esplendor más hermoso”.

afbf5ed9d76975fbd73bce30494d9222

El fuego que destruyó Whitehall se inició el 4 de enero por la tarde, cuando una sirvienta holandesa que estaba secando sábanas de lino en un brasero de carbón de leña en un dormitorio abandonó la habitación olvidando apagar las brasas. Las sábanas solo tardaron un segundo en encenderse, luego en prender fuego a las cortinas y finalmente toda la alcoba estaba en llamas. El palacio todavía era una estructura en gran parte de madera, y las llamas viajaron rápidamente de un edificio a otro. En poco tiempo, el fuego se elevaba sobre toda la parte sur del palacio.

Al extenderse la noticia del incendio, algunos guardias trataron sin éxito de apagar las llamas con cubos de agua, al tiempo que decenas de saqueadores comenzaron a trepar las paredes apartando a los sirvientes que intentaban desesperadamente salvar los valiosos tapices y obras de arte. Entre las víctimas hubo un guardia, un jardinero y la criada holandesa que inició el incendio. El fuego duró 15 horas, avivado por la pólvora almacenada en los cuarteles y el fuerte viento.

banqueting 2
FACHADA DEL SALÓN DONDE CARLOS I FUE EJECUTADO EN 1649.
banqueting 1
BANQUETING HOUSE ES LO ÚNICO QUE QUEDÓ EN PIE TRAS EL INCENDIO DE WHITEHALL.

Prohibido estrictamente copiar completa o parcialmente los contenidos de SECRETOSCORTESANOS.COM sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Anuncios