Newsroom

Reina Camilla: biógrafo real vislumbra una “disputa constitucional” cuando Carlos se convierta en rey

Christopher Wilson aseguró a la prensa británica que la “legitimidad” del matrimonio del príncipe de Gales y la duquesa de Cornualles podría ser “cuestionada” porque no tiene respaldo público de la reina Isabel II.

“La pareja ha tenido dudas sobre la legitimidad de su matrimonio después de que algunos expertos constitucionales declararon que era ilegal”, dijo el biógrafo al diario The Daily Mail. “Los críticos argumentaron que los estatutos prohibían a Carlos casarse en una oficina de registro civil: la Ley de matrimonio de 1836, que prohíbe a la realeza casarse en las oficinas de registro, y la Ley de matrimonio de 1949”.

El biógrafo no ve motivos para que, a la muerte de la reina Isabel, el príncipe Carlos ascienda al trono, pero la consorte del nuevo monarca podría verse en serios problemas: “Nada menos que una revolución puede impedir que Carlos suba al trono después de la muerte de su madre, pero un desafío legal a la legitimidad de su matrimonio podría poner un freno a la coronación de Camilla”.

Wilson dice que la duquesa de Cornualles, de 71 años, se ha quedado “vulnerable” porque la reina se ha negado a intervenir y respaldar públicamente a la duquesa como la próxima reina del país. Escribiendo para el Daily Mail, agregó: “Una solución sería si la reina hiciera un respaldo público a Camilla, lo que indica que es su deseo que ella sea coronada junto a Charles. Pero no hay señales de esto en este momento. Por supuesto, esto deja a la duquesa en una posición aislada y vulnerable, algo que a Carlos le cuesta entender”.

“En un momento de la vida en el que debería estar jugando con sus nietos, Camilla enfrenta la perspectiva de una importante disputa constitucional por delante, con ella en el medio”, dice Wilson, quien cree que veinte años después de que el romance fuera confirmado, y trece después de su casamiento civil, la “incertidumbre” continúa sobre el título potencial de Camilla, que no se confirmará oficialmente hasta que Carlos III finalmente sea coronado.

Se sabe que el príncipe Carlos quiere convertir a Camilla en reina (“Queen Consort”, oficialmente) a pesar de las afirmaciones anteriores de que será conocida como Princesa Consorte (“Princess Consort”) cuando él sea coronado. Las leyes lo avalan, ya que por tradición las esposas de los reyes comparten el estatus de su marido -las esposas de reyes son reinas, las esposas de príncipes son princesas- y jamás se ha dado el caso de una consorte real con rango inferior en Inglaterra.

Carlos y Camilla han estado casados por casi trece años, pero la pareja tiene una historia larga y complicada desde que se conocieron a finales de los 70. Aunque la pareja se conoció cuando eran jóvenes, ambos se casaron con otras personas: Camilla se casó con Andrew Parker-Bowles, un oficial militar retirado, pero la pareja se divorció en 2005.

Después de la muerte de Diana en 1997, la pareja reveló su relación a campo abierto, con Camilla asistiendo a una cacería con Carlos y sus dos hijos. El príncipe y su amante fueron fotografiados por primera vez juntos como pareja en enero de 1999 cuando salían del Hotel Ritz de Londres después de celebrar una fiesta para la hermana de Camilla, Annabel.

Aunque el compromiso de Carlos y Camilla fue cuestionado, el paso de los años hicieron que ella ganara popularidad. Desde ese comienzo vacilante, a lo largo de los años, hubo progresos y en 2018 completó 219 compromisos públicos, más que el príncipe Harry y la duquesa de Cambridge, además de trabajar en apoyo de los 507 compromisos del príncipe Carlos.

En el camino, la duquesa adquirió una gran cantidad de patrocinios, desde la Universidad de Aberdeen hasta la Sociedad Nacional de Osteoporosis, las víctimas de violación y abuso sexual, el avance de la alfabetización y el bienestar animal. “Le dejaron hacer las cosas a su manera, y poco a poco ganó aceptación”, escribió Wilson. “Es extraordinario que los prejuicios profundamente arraigados se desvanezcan cuando la gente realmente se encuentra con ella”.

Sin embargo, el historiador cree que los asesores en relaciones públicas de la casa casa real no hicieron lo suficiente para ayudar a Camilla a remontar su popularidad: “En el verano de 2017, en el momento del vigésimo aniversario de la muerte de Diana, una encuesta de YouGov mostró que solo el 14 por ciento de las personas deseaban a la reina coronada de Camilla. Casi dos años después, los observadores cercanos sienten que poco o nada se ha hecho para abordar la cuestión”.

“Tratar con la familia con la que se casó no siempre ha sido fácil”, dice Wilson. “Aunque en todas las apariencias externas tiene el apoyo y la amistad del príncipe Guillermo y el príncipe Harry, en privado hay una distancia. No está demasiado entusiasmada con las reuniones en masa de la Familia Real y tiende, por ejemplo, a abandonar la fiesta de Sandringham en Navidad lo antes posible”.

Según el biógrafo, Camilla “vive, todos los días, con un gran problema en el fondo de su mente: qué título tomará cuando su esposo ascienda al trono. ¿Quiere ser la reina camila? ¿O está contenta, como afirmaron los cortesanos en el momento de su matrimonio, de ser la Princesa Consorte?” “Una pista sobre el pensamiento de su esposo, si no de la suya, se encuentra en un cambio realizado en el sitio web oficial de la pareja real el año pasado, cuando en marzo se eliminaron las referencias a Camilla como princesa consorte”, escribe.

El príncipe, por su parte, no quiere adelantarse a los hechos y en 2010 dijo en una entrevista con la cadena NBC que su esposa “podría” convertirse en reina llegado el momento: “Veremos, y no sé si yo… si yo estaré vivo, pero eso… podría ser”. Los voceros de Clarence House, residencia oficial de Carlos y Camilla, dice que nada cambió, una afirmación arriesgada, dado que es bien sabido que Carlos quiere que su esposa sea coronada.

“Pero, ¿quiere realmente Camilla ser coronada? ¿Quiere arriesgarse a provocar otra protesta contra su nombre?”, se pregunta Wilson. “Aunque es mucho menos posible que cuando entró por primera vez en el centro de la atención, algunos opositores todavía se están negando. No pueden olvidar a Diana”..

Siga leyendo: Tras la muerte de Isabel II, la mayoría de los británicos prefiere a un “Guillermo V” antes que un “Carlos III”

Anuncios