Newsroom

El prometido de Mako de Japón aclara su situación financiera pero la boda todavía está en duda

Kei Komuro iba a casarse con la nieta de los Emperadores de Japón en 2018, pero un problema financiero, que involucra a su madre, hizo que la casa imperial perdiera su confianza en él. Mientras tanto, la emperatriz Michiko presiona para que nieta suspenda la boda.

Kei Komuro, el eterno prometido de la princesa Mako de Japón, anunció que su familia resolvió todos los problemas financieros que causaron el aplazamiento de su matrimonio con la nieta del emperador Akihito. En una declaración difundida a la prensa japonesa, el joven, de 27 años, respondió a un comentario del príncipe Akishino, el padre de la princesa, quien afirmó que la familia Komuro debería dar una respuesta segura y clara sobre su problema financiero si desea que la boda imperial se celebre.

La princesa Mako, la mayor de las nietas del emperador, anunció en septiembre de 2017 que estaba comprometida y se casaría el 4 de noviembre de 2018. Pero la postergación del matrimonio hasta 2020 fue anunciada por la Agencia de la Casa Imperial en febrero de 2018, tras una serie de informes sobre la participación de la madre de Komuro en una disputa financiera. La princesa Mako y Komuro dijeron que “no tenían tiempo suficiente para hacer los preparativos suficientes”.

La madre de Komuro ocultó a la casa imperial que mantenía una deuda de 4 millones de yenes.

Komuro reconoció que recibió ayuda financiera del prometido de su madre después de su compromiso en septiembre de 2010. Sin embargo, el hombre le dijo unilateralmente a la madre que quería cancelar el acuerdo dos años después y le dijo que no tenía ninguna intención de pedir la devolución del dinero cuando ella le habló sobre el tema. “Los dos confirmaron que el asunto financiero, incluida la asistencia y la compensación, se resolvió por completo“, indicó Komuro en el comunicado.

Luego, alrededor de agosto de 2013, según Komuro, su madre recibió una carta del ex novio solicitando el reembolso de la asistencia financiera. La madre, sorprendida por la abrupta demanda que estaba en contra del pacto de palabra de años atrás, buscó el consejo de un experto. También le dijo al hombre que no podía aceptar su demanda. El ex prometido respondió que hablaría con un abogado, pero nunca volvió a ponerse en contacto con ellos sobre el tema, explicó el diario The Mainichi.

“Debido a estos desarrollos, mi madre y yo comprendimos que el tema de la asistencia del ex novio era un asunto resuelto”, escribió Komuro. Sin embargo, los informes sobre problemas financieros salieron a la luz en la prensa nipona tras anunciarse el compromiso. “Nos enojamos mucho porque no pudimos entender la intención de la persona”, afirmó el joven, quien trabaja como asistente legal en un bufete de abogados de Tokio y estudia Derecho en la Universidad de Fordham en Nueva York.

Anuncios