Felipe de Edimburgo

Existe una isla polinesia donde Felipe de Inglaterra es considerado un dios

Según la leyenda, el hijo de piel pálida del dios de la montaña cruzó los mares en busca de una mujer rica y poderosa. Los aldeanos de la tribu Tanna rezan diariamente ante sus retratos, pidiéndole su bendición sobre los cultivos de bananos y ñame

Una tribu aborigen del Pacífico Sur ha considerado desde los ños 1950 al príncipe Felipe de Inglaterra como a una deidad. La pequeña sociedad Tanna, habitante de la isla de Vanuatu, promueve desde hace muchas décadas el llamado “Movimiento Príncipe Felipe”, que considera al duque de Edimburgo como la encarnación de una antigua profecía.

Dicha afirmaba que el hijo del dios del volcán se presentaría como un hombre blanco que deja la isla para casarse con una mujer poderosa en una tierra distante antes de regresar un día. Desde que el esposo de la reina Isabel II visitó la isla, los aldeanos rezan diariamente ante sus retratos, pidiéndole su bendición sobre los cultivos de bananos y ñame que hacen que su comunidad primitiva y extremadamente pobre sea autosuficiente.

Aparte del hecho de que nació en la realeza europea en 1921, y que, por lo que sabemos, Felipe no descendió de un volcán en el Pacífico Sur, el duque de Edimburgo naturalmente cumplía con los requisitos. “Había una vez dos mujeres”, dijo una vez Siko Nathuan, jefe de aldea en Yaohnanen en Tanna. “Estaban sentados cuando llegó este volcán. Tuvieron relaciones sexuales y luego vino el Príncipe Felipe. Dejó Tanna para ir a Inglaterra como mensajero. Una vez allí, se casó con la Reina“.

Los antropólogos creen que Felipe, quien se ajustó a la profecía al casarse con una mujer poderosa, fue vinculado a esta leyenda en la década de 1960, cuando Vanuatu era una colonia anglo-francesa conocida como las Nuevas Hébridas. Los aldeanos en ese momento probablemente habrían visto retratos de Felipe y la reina en oficinas gubernamentales y estaciones de policía dirigidas por funcionarios coloniales. La creencia se reforzó en 1974 cuando él y la reina hicieron una visita oficial a las Nuevas Hébridas.

La profecía también dijo que el príncipe regresaría a la isla en su 89 cumpleaños, aunque no se presentó, pero eso no disminuyó la fe de los Tanna en él. “Si algún día regresa, nuestra gente no será pobre, no habrá enfermedad ni deudas, y el jardín crecerá muy bien”, dijo el jefe de la aldea, Jack Malia en 2017. Pero las creencias de esta comunidad van más lejos, ya que dicen que les esperaba un gran día cuando el príncipe Felipe muera: creen que cuando su forma mortal muera, su espíritu regresará a Tanna y llevará toda la riqueza de la corona británica de vuelta con él.

Prohibido estrictamente copiar completa o parcialmente los contenidos de SECRETOSCORTESANOS.COM sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Anuncios