Newsroom

Cartas revelan que el consorte de María Estuardo fue asesinado por su cuñado

El marido de la reina María I de Escocia fue asesinado hace 450 años por el hermanastro como parte de un complot para tomar el poder, afirmó una historiador en un nuevo libro publicado en sintonía con la llegada a los cines de la película “Mary Queen of Scots” sobre la soberana que fue ejecutada.

Kate Williams, consultora histórica para múltiples documentales de la BBC y profesora de la Universidad de Reading, asegura con esto haber resuelto el asesinato de Henry Stuart, conde de Darnley, el segundo esposo de la reina escocesa.

El 10 de febrero de 1567, la casa de Lord Darnley en Kirk o’Field, Edimburgo, fue destruida y fue encontrado muerto junto a su sirviente en un huerto cercano. Junto a ellos había una silla, una cuerda, una daga y dos batas.

María de Escocia fue ejecutada en 1587.

Hasta ahora, la historia ha sugerido que Lord Darnley había sido asesinado por sus parientes, mientras que los historiadores afirmaban que había muerto a manos del tercer marido de la reina, el ambicioso conde de Bothwell.

La reina de Escocia también estuvo implicada en el asesinato salvaje. Su matrimonio había estado bajo una gran presión desde que se casaron en 1565, y solo dos años más tarde, él y su escudero fueron encontrados muertos en un huerto.

Pero ahora, basándose en las cartas escritas por la reina Isabel I de Inglaterra, prima de María, y los lores, la profesora Williams afirma que uno de los sospechosos que pasó por debajo del radar fue el medio hermano de María, James Stuart, conde de Moray.

Una conjura política mató a lord Darnley en 1587.

No mucho antes de que se descubrieran los cuerpos, una explosión sacudió la casa de Lord Darnley, pero se cree que la explosión fue detonada después del asesinato, un posible intento de cubrir la verdadera causa de la muerte.

Williams dijo al diario británico Daily Mail que “el conde de Moray era sospechoso en ese momento, pero simplemente era demasiado poderoso, por lo que aplastó cualquier sospecha”. “Era el hijo ilegítimo del padre de María con una amante, que normalmente no habría llegado muy lejos en esas situaciones, pero él lo hizo, ya que era el líder de todos los lores y la aristocracia. Continuamente trató de quitarle el poder a ella”.

“Después de varios intentos de tratar de tomar el poder: reducción, guerra, secuestro, el conde de Moray sabía que tenía que empujarla fuera del camino y ser este Regente de facto de su bebé”, dice Williams. “Todos odiaban a lord Darnley porque les había quitado sus tierras”, por lo que, según la historiadora, los lores escoceses conspiraron para matarlo bajo las órdenes de Lord Moray.

“La noche anterior al asesinato, el conde de Moray desapareció convenientemente para ir a” cuidar a su esposa enferma “, y luego regresó al día siguiente. “Encontraron a lord Darnley con su sirviente asfixiado en un huerto cercano el 10 de febrero. Junto a ellos había una silla, una cuerda y una daga y dos batas porque Darnley y su sirviente habían escuchado que se plantaba pólvora en la casa y escaparon usando la silla, la cuerda y la daga. Llevaban batas porque habían estado en la cama”.

Todavía se conserva en Edimburgo el cráneo del conde de Darnley.

“Pero solo llegaron tan lejos antes de ser estrangulados por secuaces”, relata la experta. “Todo esto fue parte de la gran conspiración del conde para tomar el poder. María se dio cuenta de lo que había sucedido y estaba aterrorizada. Ella sabía que los nobles y su hermanastro eran parte de eso, pero era impotente. Le dirigieron sospechas a ella. Moray dejó de lado a María y obtuvo todo el poder para él, aprisionándola y obligándola a abdicar”.

Para la historiadora, María Estuardo “cometió el error fatal de correr a Inglaterra pensando que la reina Isabel la devolvería al trono”. Pero la reina Isabel “estaba en un dilema: era comprensiva”, “pero el conde de Moray era simplemente demasiado poderoso”, dice Williams. “Ella estaba en una posición imposible. “Este fue el crimen perfecto”, sentenció la historiadora.

En 2015, se convocó a un comité de patólogos, expertos en explosivos, científicos e historiadores de la Royal Society de Edimburgo para estudiar el crimen con métodos modernos de investigación, y concluyó que las manos de María estaban limpias. La investigación pareció exonerar a María, pero no fue concluyente sobre la causa de la muerte, y la identidad precisa de los perpetradores sigue siendo desconocida.

Prohibido estrictamente copiar completa o parcialmente los contenidos de SECRETOSCORTESANOS.COM sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.