El autor británico James Pope-Hennessy, fallecido en 1974, tuvo acceso exclusivo al rey Eduardo VIII de Gran Bretaña tras su abdicación y a su esposa, la duquesa de Windsor, con quienes pasó algunos días en su hogar parisino en 1957. Aunque publicó una biografía sobre la vida de la madre de Eduardo VIII, la reina María, las anotaciones privadas del autor que detallan lo que observó durante su estadía no hicieron públicas hasta ahora.

El escritor real se encontró solo en una habitación con Eduardo VIII, quien comenzó a mostrarle las cartas que su madre le había escrito antes de su abdicación. Pope-Hennessy escribió en 1959: “Tomó uno de los dos archivos de 1936 y me mostró varias cartas, hasta que llegamos a una de la reina María, suplicándole que no lo transmitiera (su discurso de abdicación). ‘Seguramente podrías ahorrarte esta tensión y emoción’, leyó. Una mirada de verdadero disgusto cruzó su rostro”, escribió Pope-Hennessy.

“La gente puede decir lo que quiera o no, no me importa. Pero una cosa es segura: actué de buena fe. Y me trataron sangrientamente”, le dijo el duque al escritor, al parecer refiriéndose al desaire que soportó de parte de la familia real después de pagar £ 4.000 en la factura de £ 8.000 para un monumento de la capilla de San Jorge para su padre, mientras que la reina María pagó la otra mitad. Pero aunque la generosidad de Eduardo hizo posible el proyecto, no fue invitado a la ceremonia para que el monumento fuera inaugurado y no hubo mención de su donación en ninguna publicación.

reina maria 2

Los duques de Windsor habían sido presentados por la entonces supuesta amante del entonces príncipe de Gales, Lady Thelma Furness, y terminaron entablando una relación tres años después, en 1934, cuando ella estaba fuera del país. Apenas meses después de su reinado, se hizo evidente que el nuevo rey planeaba casarse con la divorciada. Se decía que el príncipe estaba fascinado con la belleza estadounidense y le había regalado regalos caros que incluían joyas y la había cortejado con unas vacaciones de lujo en el Mediterráneo.

El rey Eduardo VIII se quitó la corona del Imperio británico menos de un año después de convertirse en rey tras la muerte de su padre Jorge V en enero de 1936. Posteriormente, se casó con la ‘socialité’ estadounidense Wallis Simpson, una impactante decisión que llevó a su hermano menor, Jorge VI, a convertirse en rey y luego a su hija, Isabel II. Simpson se divorció dos veces y casarse con ella hubiera sido escandalosa porque, como rey, Eduardo VIII era el jefe de la Iglesia de Inglaterra, que se oponía al nuevo matrimonio después del divorcio.

reina maria 3

Pope-Hennessy dijo que los ruegos de la reina María a su hijo para que no abdique fueron reflejados por otros miembros de la familia real. “Si se publican, muchos años después, estos documentos dan una imagen completa del caos de la abdicación: cartas graves de los ministros, súplicas sinceras del duque de Buccleuch; ofertas útiles del duque de York; currículos brillantes de Churchill; notas de Lady Diana Cooper; mensajes de ánimo de Sibyl Colefax; una o dos cartas sombrías de la reina María, todas amontonadas “.

Los escritos de Pope-Hennessy revelan también el espartano estilo de vida que llevaron los reyes Jorge V y María: “Mi madre detestaba el campo”, le contó el duque de Windsor. “Ella solía decirme: ‘Nací en Kensington y soy londinense’. Odiaba a Sandringham; Balmoral estaba un poco mejor; pero siempre estuvimos allí demasiado tiempo. Sandringham era espantoso”. Le dijo además: “Mi padre tenía un genio de lo más horrible. Fue muy grosero con mi madre… A menudo la he visto salir de la mesa porque él fue muy grosero con ella, y todos los niños la seguíamos fuera; no cuando el personal estaba presente, por supuesto, sino cuando estábamos solos”.

“Mi padre fue una influencia muy represiva”, dijo Eduardo según los escritos de Pope-Hennessy reproducidos por The Daily Mail. “Recuerdo bien cuando solía ir a hacer excursiones durante una o dos semanas en un paraje en Midlands; solíamos tener el tiempo más hermoso con ella sola, siempre riendo y bromeando. Ella era un ser humano diferente a él”.

Anuncios