Newsroom

Tras la muerte de Isabel II, la mayoría de los británicos preferiría a un rey Guillermo V antes que un Carlos III

Según una encuesta publicada esta semana en la prensa británica, casi la mitad del público británico (46 por ciento) cree que el príncipe Carlos debería hacerse a un lado y dejar que su hijo mayor, Guillermo, se convierta en el próximo rey de Gran Bretaña.

La encuesta, realizada por BMG Research y publicada por el diario The Independent encontró además que solo el 20 por ciento de los encuestados piensan que la esposa del príncipe de Gales, Camilla, duquesa de Cornualles, debería tomar el título de “reina” en caso de que su esposo se convierta en el próximo monarca.

El príncipe de Gales es el heredero de mayor antigüedad aparente en la historia británica, habiéndose convertido en el primero en la fila del trono en 1952 tras la muerte de su abuelo Jorge VI hace casi 67 años. A pesar de una cantidad aparentemente significativa de apoyo público para la mudanza, parece poco probable en este momento que Carlos renuncie a su derecho al trono.

La mayoría de las 1.500 personas encuestadas por The Independent piensan que Carlos, de 70 años debe renunciar a su derecho al trono. Solo el 13 por ciento dijo que se “opondría enérgicamente”, a este salto generacional. La idea de dejar lugar al duque de Cambridge para convertirse en el rey Guillermo V es más popular entre los jóvenes en el grupo de 18 a 24 años, donde un tercio de los encuestados dijo que apoyaría enérgicamente que el príncipe de Gales abdique cuando la reina muera.

Según el principio de la casa de Windsor, el derecho al trono no es democrático, ni optativo, sino vitalicio y hereditario, por lo que la abdicación del rey Eduardo VIII, en 1936, provocó una crisis constitucional que casi derriba el sistema monárquico. Este principio es mantenido por Isabel II, de 92 años, que no abdica por su edad y tampoco tiene intenciones de nombrar otro heredero.

El príncipe Carlos recibió en recientes años muchas críticas por transmitir sus puntos de vista sobre temas de actualidad como el medio ambiente y la arquitectura, en marcado contraste con Isabel II, que se ha esforzado por mantener sus opiniones políticas privadas en nombre de la neutralidad.

Hablando con la BBC de su compromiso civil, comenzando por las bien conocidas batallas por el ambiente, Carlos subrayó que sus manifestaciones públicas cesarán cuando sea rey: “Pienso que es esencial recordar que hay espacio para un solo soberano a la vez, no dos. Y por lo tanto no puedes comportarte como rey cuando eres el príncipe de Gales“, dijo

Al mismo tiempo “la idea seguir adelante” con sus manifestaciones “si llegara a la sucesión es un completo sin sentido, porque las dos situaciones son totalmente distintas”. Entonces, consultado si no habrá campañas públicas una vez que llegue al trono, respondió con una sonrisa: “No, no soy tan estúpido”.

Anuncios