Newsroom

Una hija de la reina Victoria murió debiendo dinero por cigarrillos

La princesa Luisa de Inglaterra, hija de la reina Victoria, murió debido 15 chelines a un estancista de Londres, según unos documentos históricos recientemente revelados. Luisa, duquesa viuda de Argyll, murió en 1939 a la edad de 91 años, con una factura de cigarrillos sin pagar en “R Lewis Limited”, ubicada cerca del Palacio de Buckingham y el Palacio de St. James.

Los Archivos Nacionales en Kew dieron a conocer detalles del patrimonio de la princesa a principios del año pasado y los historiadores dicen que es “muy inusual” que se publiquen tales documentos personales, ya que generalmente están sellados.

_104906761_louise

La princesa, una artista reconocida, fue la sexta hija y la cuarta hija de la reina Victoria y el príncipe Alberto, y fue conocida por su estilo de vida poco convencional. Contra la voluntad de su madre, eligió como esposo a un nombre en una época en que las princesas debían casarse con príncipes de sangre azul. Además, siendo muy joven habría dado a luz al hijo de un guardia que posteriormente fue dado en adopción.

De acuerdo con el archivo, la princesa Luisa dejó en su testamento £ 239.260, 18 chelines y 6 peniques, por un valor de más de £ 70 millones de la actualidad. Sin embargo, la factura del cigarrillo de 15 chelines se mantuvo sin pagar hasta ahora. La princesa habría comprado 300 “Players” o “Woodbines”, las marcas populares de cigarrillos de la época, pero los documentos no dicen cuál fumó la princesa.

La biógrafa de Luisa, Lucinda Hawksley, dijo que la princesa era una fumadora “empedernida”, pero tenía que ocultárselo a su madre, que odiaba el hábito. Solo cuando su hermano, Eduardo VII, se convirtió en rey, en 1901, pudo fumar un cigarrillo en las salas de fumadores de los palacios reales con total libertad.

Misterios sin resolver

b89bfd749544ce45ab76e1620580dfa6

LUISA, DUQUESA DE ARGYLL, MURIÓ EN 1939.

Michael Nash, autor de un libro sobre testamentos reales, dice que los documentos brindan una imagen extraordinaria de la vida de una princesa en los años 30, pero en la última voluntad de Luisa no hay rastros del famoso rubí “Nga Mauk”, propiedad de los monarcas de Birmania del tamaño de un huevo de pato y que supuestamente valía un “reino”. La joya fue, según Nash, convertida en un brazalete para la princesa y los documentos de Kew incluyen un catálogo detallado de sus joyas, que valía más de £ 30.000, pero no hay señales de un rubí sustancial.

Otros misterios también quedan sin resolver, como el hijo ilegítimo de Luisa entregado en adopción por el hijo del ginecólogo que atendió a la princesa. No hay evidencia en los archivos reales, pero en el testamento de la princesa hay muchos nombres.

Princess_Louise_1901_copy

Según el testamento, la princesa Luisa también dejó una deuda sustancial de £ 525 a un médico australiano que vivía en la calle Harley de Londres. Había sido el médico militar australiano en la Primera Guerra Mundial y durante la década de 1920 se convirtió en un entusiasta de los frijoles de soja, un adelantado en su tiempo que dijo en un diario que “las posibilidades de esta nueva comida con frijoles son ilimitadas“. Sin embargo, el testamento no revela qué tratamiento médico proporcionó a la princesa.

Luisa era conocida por las “modas de la salud” y su amor por el ejercicio y su biógrafa indica que estaba decidida a mantener su figura delgada, para evitar convertirse en un “hausfrau”, una mujer considerada como demasiado domesticada, como su madre. “La princesa Alicia, madre del príncipe Felipe, dijo que una vez cenó con la princesa Luisa, donde comió el total de cuatro coles de Bruselas“.

La princesa Luisa también fue una talentosa artista. Su escultura de la reina Victoria sigue en pie en el palacio de Kensington y mantuvo estrechas amistads con muchos de los artistas más importantes de su época. Los archivos muestran que su colección incluye obras de contemporáneos, así como grandes artistas del pasado, sus propias obras y las de su madre.

Luisa ocupaba un gran apartamento en el Palacio de Kensington, que ahora es el hogar del príncipe Guillermo, duque de Cambridge, y su familia. En su sala de estar privada se encontraban las piezas más valiosas, entre ellas el “estudio de una dama de espaldas al espectador”, del artista francés del siglo XVIII Antoine Watteau, valorado en £ 400 en 1939.

Prohibido estrictamente copiar completa o parcialmente los contenidos de SECRETOSCORTESANOS.COM sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.