Newsroom

Japón conocerá el nombre de la nueva era imperial un mes antes de que el nuevo emperador ascienda al trono

El Gobierno de Japón dará a conocer el nombre de la nueva era imperial el próximo 1 de abril, un mes antes de que el príncipe heredero Naruhito ascienda al Trono de Crisantemo, según informó el diario “Mainichi Shinbum” citando fuentes cercanas al gobierno presidido por el premier Shinzo Abe.

El nuevo nombre de era o “gengo” reemplazará al de Heisei (que significa Paz Iluminada) y se inició el 7 de enero de 1989, al morir el emperador Hirohito, para denominar el reinado del actual soberano, Akihito. La era Heisei culminará el próximo 30 de abril a las 23.59 horas, horas después de la abdicación de Akihito.

Al día siguiente, 1 de mayo, será el primer día de la nueva era imperial, que será elegido por un comité de políticos notables, expertos en literatura y caligrafía, historiadores y exfuncionarios de la casa imperial.

Miembros conservadores del gobernante Partido Liberal Democrático (PLD) sostienen que le incumbe al nuevo monarca firmar la orden gubernamental del cambio de era, pero el primer ministro decidió anunciar el nombre con antelación, habida cuenta del impacto que tiene en la vida cotidiana de los japoneses.

Japón utiliza todavía dos calendarios, el occidental y el imperial. El cambio implicará revisiones en varios ámbitos, incluidos los programas informáticos y los documentos que se utilizan en las oficinas públicas. El gobierno cree que debe haber un retraso entre la proclamación del nombre de la era y su implementación para dar tiempo suficiente a los preparativos, incluidos los ajustes del sistema informático.

El gobierno planea retirar a cualquier nombre de era candidato si los medios de comunicación lo informan antes de que se adopte oficialmente, dijo un alto funcionario. Los miembros del gabinete, que se reúnen para adoptar la ordenanza sobre el nombre de la era, tendrán prohibido llevar teléfonos móviles para evitar fugas. En 1988, durante la selección del nombre de era del futuro emperador Akihito, los miembros del comité no podían siquiera ir al baño sin vigilancia para que no filtraran los detalles.

La oficina del priemr ministro está en contra de que el nuevo emperador proclame el nombre de su era, diciendo que podría violar el artículo 4 de la Constitución, que prohíbe la participación en la política de los emperadores. Además, argumentan que si el nombre de la era se proclama y se pone en uso el 1 de mayo, los nombres nuevos y antiguos de la era coexistirán ese día, causando una molestia para el público.