Newsroom

Al cumplir 85 años, el emperador Akihito hizo un llamamiento por la continuidad de la paz construida por Japón

El emperador de Japón, Akihito, celebró este domingo en Tokio su 85 cumpleaños acompañado por decenas de miles de japoneses que se reunieron en los jardines del Palacio Imperial de Tokio para felicitarlo. Se trata del último cumpleaños que celebrará como emperador antes de su abdicación al Trono del Crisantemo, que se planea para el 30 de abril de 2019.

El 125° emperador de Japón, llegó al trono en 1989 tras la muerte de su padre, Hirohito, para asumir un puesto ceremonial como “símbolo de unidad del pueblo” nipón, según marcó en 1947 la Constitución de posguerra. El 2016 anunció su deseo de retirarse de la vida pública debido a su edad y sus problemas de salud y finalmente, tras superar numerosos obstáculos legales, se organizó la abdicación.

n-imperial-b-201812242

El príncipe heredero Naruhito, que se convertirá en el nuevo emperador el 1 de mayo del próximo año, cuenta con el respaldo de una amplia mayoría del pueblo japónes -un 89 por ciento, según una encuesta de “Nikkei” publicada en agosto de 2016-. El heredero exigió al Gobierno un cambio de ley para permitir descanso al anciano, cuya figura goza de una popularidad indiscutible.

Más de 80.000 japoneses se acercaron a la residencia imperial para presentar sus respetos y saludos al emperador, quien sin embargo no es uno de los monarcas más longevos de Japón. Su padre, el controvertido emperador Showa, conocido en Occidente como Hirohito, vivió 88 años y reinó más de seis décadas.

Japan_celebrates_Emp_598007892

En respuesta a las aclamaciones, Akihito salió a un balcón protegido por vidrios antiterrorismo acompañado de su esposa, la emperatriz Michiko, y los próximos emperadores, Naruhito y la princesa Masako.

“Siempre creí que es importante no olvidar que se perdieron innumerables vidas en la Segunda Guerra Mundial y que la paz y la prosperidad del Japón de posguerra se basaron en los numerosos sacrificios e incansables los esfuerzos realizados por el pueblo japonés, y para transmitir esta historia con precisión a los nacidos después de la guerra”, dijo Akihito.

D25MY3PSZVF5LJTMOSDZ2GY34E

El emperador también dedicó unas palabras a los supervivientes de las numerosas catástrofes naturales de las que fue testigo durante su reinado, así como a las familias de las víctimas: “Por un lado, la tristeza me quita las palabras de la boca cada vez que pienso en tragedias… el terremoto de Hanshin en el 95, el del este de Japón hace siete años… pero también me animó comprobar que, ante tales dificultades, el espíritu de voluntariado está creciendo entre la gente, así como la conciencia para responder ante estos desastres”, dijo en declaraciones recogidas por la cadena pública NHK.

Por último, el emperador dedicó unas palabras a su esposa, con quien celebrará 60 años de matrimonio en el próximo mes de abril: “Quien se atrevió a recorrer conmigo este camino y que, durante 60 años no ha hecho más que prestar un servicio con devoción, tanto al pueblo de Japón como a la Familia Imperial”.

 

D.S.