Francia

María de Médicis se llevó dos grande sorpresas el día de su boda con el rey de Francia

Un 17 de diciembre, de 1600, el rey Enrique IV de Francia se casó con la riquísima noble florentina María de Médicis, el mismo día que se conocieron. Los testigos cuentan que la noble florentina ese día se llevó ¡DOS GRANDES SORPRESAS!

La primera fue la emoción con la que su prometido le presentó a Gabrielle d’Etrangues, su joven amante: “Ella es mi favorita, que no desea ser sino vuestra rendida servidora”. Luego, con una enérgica presión en los hombros, el rey obligó a Henriette a inclinarse ante su reina, en una escena humillante.

La segunda sorpresa la cuenta Tallemant Des Reaux, quien relata crudamente que la nueva reina de Francia, durante la noche de bodas, “quedó terriblemente perfumada por el olor de las axilas de su esposo”.